1. Flo es una aplicación para el calendario de ovulación, el seguimiento de la menstruación y el embarazo
  2. Tu ciclo
  3. Sexo
  4. Anticonceptivos

Cómo interrumpir el embarazo tras 1 semana, 1 mes o después del coito

Si te preocupa que te hayas podido quedar embarazada tras relaciones sexuales sin protección, o ya sabes con certeza que hay un embarazo no deseado, es natural buscar formas para interrumpir dicho embarazo. Lo importante es hacerlo sin riesgos para tu salud. Descubre con Flo las ventajas y las desventajas de las diferentes formas de interrumpir un embarazo.
Una mujer pensando cómo interrumpir un embarazo tras una semana

Puede que se produzca un embarazo si tú, tu pareja o ambos no estabais preparados para un momento espontáneo; pero, ¿qué pasa después, cuando existe la posibilidad de una concepción? Hace años, para otras generaciones, la única salida a esta situación hubiese sido «esperemos a ver». En la actualidad, tienes la opción del anticonceptivo de emergencia, que puede prevenir un embarazo antes de que ocurra.

Podéis usar anticonceptivos de emergencia si habéis tenido relaciones sexuales sin protección, o si dudáis de la efectividad del método anticonceptivo usado. Para este anticonceptivo es clave que se use en cuanto se sospecha el embarazo (antes de que pasen 72 horas desde las relaciones sexuales sin protección). Las píldoras anticonceptivas de emergencia están diseñadas para prevenir el embarazo, no para interrumpir un embarazo que ya se ha producido. 

También se conoce como «la píldora del día después». Ten en cuenta que este solo es su nombre y no lo que determina cuándo se debe de tomar. No está prevista para uso como método anticonceptivo habitual. Si piensas que necesitas algo más permanente, habla con tu médico para que te lo prescriba.

Usa Flo para hacer un seguimiento de tu método anticonceptivo

Activa un recordatorio para tomar la píldora y obtener predicciones de tu ciclo con fiabilidad máxima con nuestra aplicación. ¡Descarga ahora!

Crees que podrías encontrarte en una situación en la que tu método anticonceptivo falló en tu último coito hace aproximadamente una semana. Puede que lo pienses porque no te llegó la menstruación el día que esperabas o simplemente te cuestionas el método de protección que usasteis tú y tu pareja. 

¡No te asustes! Aún estás a tiempo para interrumpir el embarazo. Si todavía no han pasado cinco días desde que tuviste las relaciones sexuales que te preocupan, puedes tomar la píldora del día después para evitarlo. Si ya han pasado los cinco días, puede que tengas que recurrir a otras opciones disponibles para interrumpir el embarazo.

La mejor opción para interrumpir un embarazo en este momento es una medicación que se puede usar para poner fin a un embarazo en sus inicios. En muchos casos, se puede tomar en cuanto notas la ausencia de la menstruación y se ha confirmado el embarazo. La parte positiva es que aún dispones de algo de tiempo para tomar la decisión. No obstante, para usar esta medicación, el primer día de la última menstruación tiene que haber sido hace menos de nueve semanas. (Algunos medicamentos se suelen tomar cuando hace menos de siete semanas desde la última menstruación.)

Así pues, ¿cómo se calcula cuánto tiempo llevas embarazada? En los Estados Unidos, esto se suele hacer calculando cuánto tiempo hace desde tu última menstruación normal. 

Así es cómo se calcula la edad gestacional:

  • Coge un calendario.
  • Busca la fecha del primer día de tu última menstruación.
  • Cuenta las semanas completas que han pasado desde esa fecha (Paso 1) hasta la fecha actual.  

Por ejemplo, si tu última menstruación empezó el 1 de octubre y hoy es 1 de noviembre, entonces la edad gestacional es 4 semanas. Esto significa que han pasado cuatro semanas desde el primer día de tu última menstruación normal.

Esta información te puede ser muy útil si buscas opciones posibles para interrumpir un embarazo. Si tienes dudas, consulta siempre con tu médico cuál es la mejor forma de interrumpir un embarazo según tu edad gestacional.

Un aborto médico es el que se hace cuando ha pasado más de una semana desde las relaciones sexuales sin protección a las que nos referimos hasta nueve semanas desde el primer día de tu última menstruación (edad gestacional). Algunos medicamentos se suelen tomar cuando hace menos de siete semanas desde la última menstruación.

Por tanto, si descubres que estás embarazada dentro este periodo de tiempo, significa que aún estás en el primer trimestre del embarazo. Esto está dentro de los límites legales para interrumpir un embarazo.

Esta forma de aborto se hace al tomar un medicamento que detiene el embarazo. La parte positiva es que aún dispones de algo de tiempo para decidir si esta es la mejor opción para ti; además, es una alternativa que no conlleva ninguna intervención quirúrgica. Tu médico llevará a cabo varios procedimientos antes de que comiences a tomar los medicamentos recetados. 

Estas acciones pueden incluir:

  • Exploración física.
  • Repaso del historial médico.
  • Prueba de embarazo o ecografía.
  • Análisis de laboratorio (sangre y orina).
  • Explicarte qué es un aborto médico.
  • Solicitarte que firmes el formulario de consentimiento.

Tu médico te dará dos medicamentos diferentes que deberás tomar. Uno lo tomarás ahí mismo durante la visita médica. Dicho medicamento impide la función de la hormona progesterona y provoca la desintegración del revestimiento uterino. El segundo medicamento lo tomarás en casa, normalmente entre 6 y 72 horas desde la toma del primero. Este medicamento provocará la contracción del útero, lo que causará que se desprenda su revestimiento. 

La mayoría de las mujeres tendrán dolor, calambres abdominales y sangrado abundante (más que en una menstruación normal) entre 1 y 4 horas después de tomar el segundo medicamento. Esto es normal y significa que funciona. 

Podrás tener algunos efectos secundarios con este procedimiento:

  • dolor;
  • náuseas;
  • vómitos;
  • dolor de cabeza;
  • fiebre;
  • escalofríos;
  • diarrea.

Tu médico te recomendará lo que puedes tomar para aliviar dichos síntomas. 

A la semana, tendrás que visitar a tu médico otra vez para que compruebe que el aborto ha sido completo. 

Tus menstruaciones deberán volver a la normalidad tras aproximadamente 4–8 semanas.

Tras un aborto, podrás tener relaciones sexuales en cuanto te sientas preparada.

No obstante, podrás sentir incomodidad y tener sangrados vaginales durante una o dos semanas, por lo que quizás prefieras esperar al fin del sangrado antes de retomar las relaciones sexuales.

Usa anticonceptivos si no quieres quedarte embarazada, ya que puedes ser fértil inmediatamente tras el aborto.

Algo importante que no has de olvidar es que, una vez que comienzas a tomar los medicamentos recetados, no deberías dejar de tomarlos. Es arriesgado dejar de tomar medicamentos una vez que has empezado. Dejar de tomarlos implica un riesgo extremadamente alto de defectos de nacimiento graves si el embarazo no se detiene.

Una joven tomando píldoras para un aborto médico

Un aborto quirúrgico es tal cual suena: un procedimiento quirúrgico que pone fin al embarazo. Dicho procedimiento quirúrgico se realiza durante el primer trimestre del embarazo (hasta la edad gestacional de 12 semanas) para interrumpir un embarazo no deseado o cuando está justificado por razones médicas. 

Antes de realizar el aborto quirúrgico, tu médico te hará una ecografía. Esta se hace para comprobar que el embarazo es uterino normal y para determinar la edad gestacional. El aborto quirúrgico es un procedimiento ambulatorio que se realiza en instalaciones quirúrgicas con supervisión. Se te sedará durante el procedimiento y se te administrará un analgésico local en el cérvix. Hay varios tipos de técnicas abortivas disponibles, cuyo uso suele depender de la edad gestacional. Son las siguientes:

Succión (6–16 semanas de gestación), también conocido como aspiración por succión, raspado por succión o aspiración endouterina. Una vez estás colocada, se anestesia el cérvix y se insertan unas varillas para dilatarlo. Después, se inserta un tubo aspirador en el útero para extraer la placenta y el feto. El procedimiento suele durar entre 10 y 15 minutos. Puede que tengas que permanecer en la clínica varias horas para recuperarte. Se recetan analgésicos y antibióticos a la paciente. 

Dilatación y evacuación (DyE) (después de 16 semanas). Con este procedimiento, tu médico puede insertar un tallo de laminaria o un dilatador sintético en tu cérvix 24 horas antes de la cirugía. También podrá administrar una inyección para garantizar la muerte fetal antes de la cirugía. Durante este procedimiento, se dilata el cérvix, igual que en el procedimiento por aspiración. Se inserta el mismo tipo de tubo para iniciar el proceso de eliminación del revestimiento uterino. Se usa una cureta (un instrumento quirúrgico parecido a una cuchara grande) para raspar el revestimiento que se va a succionar. El procedimiento suele durar entre 15 y 30 minutos. Se recetarán antibióticos para ayudar a prevenir una infección.

Dilatación y extracción (después de 21 semanas) también conocido como DyX, DyX intacta, descompresión craneal intrauterino o aborto con nacimiento parcial. Los médicos suelen reservar este procedimiento para casos en los cuales el feto tiene un problema serio o cuando la madre tiene complicaciones médicas importantes.

En este procedimiento, se insertan tallos de laminaria en el cérvix dos días antes de la cirugía. El cérvix se debe haber dilatado antes del tercer día y el saco amniótico se rompe. El procedimiento comienza con la inserción de fórceps en el útero para girar al feto y tirar de sus piernas, brazos y cuerpo para bajarlo por el canal del parto. Se hace una incisión pequeña en la base del cráneo fetal para evacuar los contenidos del cráneo y provocar su colapso. Entonces, se saca al feto del útero y del canal del parto completamente. 

Un motivo médico que podría requerir un aborto quirúrgico es el embarazo ectópico. El embarazo ectópico ocurre cuando un óvulo fecundado se implanta en la trompa de Falopio u otra zona (ovario, cérvix, abdomen) en vez del útero. Este caso, se requiere hospitalización. En un embarazo ectópico, puede que obtengas un resultado positivo en la prueba de embarazo, pero los niveles hormonales suelen ser más bajos de lo normal. También podrás tener cólicos y sangrado, como si fuese a comenzar tu menstruación. Si tienes estos síntomas, es recomendable que contactes a tu médico de forma inmediata para hacerte a una revisión y pruebas.

Desafortunadamente, si se te diagnostica un embarazo ectópico, el embarazo tiene que ser interrumpido. Este embarazo es inviable y puede resultar en complicaciones serias para la salud de la mujer. El aborto se realiza por varias razones. El embrión que se desarrolla en la trompa de Falopio no recibirá los nutrientes necesarios para asegurar su supervivencia, el feto no tiene sitio suficiente donde crecer y hay un riesgo elevado de sangrado e infección si la trompa de Falopio revienta.

Si tu trompa de Falopio no ha reventado y tu embarazo no está muy avanzado, tu médico podrá administrarte una inyección de metotrexato. Esto detiene el desarrollo celular y tu cuerpo simplemente absorberá las células.

En otros casos, el embarazo se interrumpe con cirugía. El procedimiento se hace con laparoscopia para extraer el óvulo fecundado. Durante esta cirugía, el médico hará todo lo posible para salvar la trompa de Falopio, pero a veces no es posible. En caso de sangrado severo que tenga que ser frenado con rapidez, podrá ser necesaria una incisión abdominal. 

Este puede ser un momento difícil para muchas parejas y para la mujer en particular, ya que no solo experimenta la pérdida emocional, sino además el estrés físico causado por los cambios hormonales. Afortunadamente, incluso cuando hay complicaciones y se pierde una de las trompas de Falopio, aún es probable que puedas quedarte embarazada con la trompa restante.

Muchas personas creen que hay alimentos que previenen el embarazo. Nos preguntamos: ¿cuáles son y realmente funcionan? Algunos de estos alimentos son perejil, orejones, papaya, raíz de jengibre y trigo sarraceno, entre otros. Tras una revisión exhaustiva de la literatura sobre el tema, no hay suficientes pruebas que justifiquen la creencia de que algunos alimentos impiden el embarazo. Gran parte de la literatura médica actual aporta pruebas de los alimentos que se deberían consumir para tener un embarazo sano, además de aquellos que se deberían evitar. 

Una muñeca como símbolo de las formas de interrumpir el embarazo

Entre muchos otros, este es uno de los mitos existentes acerca de cómo prevenir el embarazo. Las mujeres han de saber que tomar un baño caliente después de las relaciones sexuales ni impide el embarazo ni disminuye las probabilidades de quedarse embarazada. 

Existen pruebas de que los cambios de temperatura pueden afectar a los espermatozoides. No obstante, esto solo ocurre si los cambios se aplican directamente a los espermatozoides. Así, puede que te preguntes: ¿y si me hago una ducha vaginal con agua más caliente? ¡Esto NO es recomendable! No afectará a los espermatozoides en absoluto y podrá causarte quemaduras internas, que podrán resultar en tejido cicatricial.

Esto es genial si tienes una pareja sexualmente activa, pero quizás es la peor manera de prevenir un embarazo. También es uno de los mitos relacionados con los anticonceptivos y la concepción. Hay gente que cree que es bueno disminuir la frecuencia de las relaciones sexuales cuando se intenta lograr un embarazo. Pueden pensar, por tanto, que aumentar la frecuencia del coito es bueno para prevenir el embarazo. Desafortunadamente, ambos casos son erróneos.

Si queréis llegar a concebir, tú y tu pareja debéis tener relaciones sexuales con la mayor frecuencia posible. Esto no disminuye la cantidad de los espermatozoides; de hecho, asegura que sean sanos. Lo mejor que pueden hacer las mujeres que no quieran quedarse embarazadas es visitar a su médico para saber cuál es la manera más saludable de asegurar una protección adecuada de la pareja. 

Un «aborto casero» solo es seguro cuando un médico ha puesto en práctica todos los pasos necesarios para completar un aborto médico. De hecho, el último paso del aborto médico se hace en casa, cuando tomas el medicamento que se te ha recetado para completar el procedimiento abortivo. Unos estudios realizados en los Estados Unidos han evaluado las preferencias de las mujeres en relación al aborto médico. Un gran porcentaje de las mujeres entrevistadas prefieren tomar el segundo medicamento en la intimidad de su hogar. Los investigadores también descubrieron que la tasa de éxito en relación con tomar dicho medicamento en la clínica o en casa no alteró el resultado final del procedimiento. Cualquier otra manera de realizar un aborto que no sea en instalaciones médicas oficiales puede provocar daños graves a la salud de la mujer.

Arrish, J., Yeatman, H., & Williamson, M. (2016). Australian midwives and provision of nutrition education during pregnancy: a cross sectional survey of nutrition knowledge, attitudes, and confidence. Women and Birth, 29(5), 455-464. https://doi.org/10.1016/j.wombi.2016.03.001

Chong, E., Frye, L. J., Castle, J., Dean, G., Kuehl, L., & Winikoff, B. (2015). A prospective, non-randomized study of home use of mifepristone for medical abortion in the US. Contraception, 92(3), 215-219. https://doi.org/10.1016/j.contraception.2015.06.026


Fox, M. C., & Krajewski, C. M. (2014). Cervical preparation for second-trimester surgical abortion prior to 20 weeks' gestation. Contraception, 89(2), 75-84. https://doi.org/10.1016/j.contraception.2013.11.001

Ireland, L. D., Gatter, M., & Chen, A. Y. (2015). Medical compared with surgical abortion for effective pregnancy termination in the first trimester. Obstetrics & Gynecology, 126(1), 22-28. doi: 10.1097/AOG.0000000000000910

Rao, M., Zhao, X. L., Yang, J., Hu, S. F., Lei, H., Xia, W., & Zhu, C. H. (2015). Effect of transient scrotal hyperthermia on sperm parameters, seminal plasma biochemical markers, and oxidative stress in men. Asian Journal of Andrology, 17(4), 668. doi:10.4103/1008-682X.146967

U. S. Food and Drug Administration. (2016). Post-market drug safety information for patients and providers. Plan B: Consumer Questions and Answers. Retrieved from https://www.fda.gov/Drugs/DrugSafety/PostmarketDrugSafetyInformationforPatientsandProviders/ucm491173.htm

Whitehouse, C. (2018). Frequent sex – not abstinence – is better for sperm quality. BioNews (Online). Retrieved from https://www.bionews.org.uk/page_138566

Más artículos

Sigue tu ciclo con la aplicación Flo

Recibirás un único SMS. No almacenaremos ni utilizaremos tu número de teléfono de ninguna otra manera.