1. Ser mamá
  2. Adaptarse a la maternidad
  3. Tu peso y imagen corporal

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

Cómo bajar de peso después del embarazo: qué comer y qué no comer

Puede resultar difícil perder los kilos de más que se engordan en el embarazo. Aprende qué comidas pueden ayudarte a recuperar tu peso anterior.

En el embarazo, se gana algo de peso. Esto se debe al crecimiento que está ocurriendo dentro de ti. El bebé que crece, la placenta, el líquido amniótico y los senos más grandes contribuyen a este peso añadido.

Además, también aumentan las diversas reservas de grasa del cuerpo. Esta grasa es una reserva de energía que necesitarás durante el parto y en los meses con gran demanda energética que le siguen.

El peso del embarazo es una parte integral de la vida tras dar a luz. Sin embargo, por razones de salud, no debes conservar este peso demasiado tiempo.

Si controlas tu dieta después del embarazo, puedes perder peso tras tener un bebé de la siguiente manera.

Si quieres bajar de peso despues del embarazo, evita los regímenes de choque. Necesitas hacer una dieta equilibrada para bajar de peso después del parto . Así conservarás la salud y asegurarás que puedas darle leche materna de calidad al bebé. Estos son algunos alimentos que deben incluirse en tu dieta postparto para asegurar la salud del bebé y la tuya:

  • Productos lácteos bajos en grasa
  • Cereales integrales
  • Fruta
  • Verduras de hoja verde
  • Huevos
  • Pescado
  • Agua

La leche desnatada, el queso bajo en grasa y el yogur desnatado proporcionan las vitaminas B y D que necesitáis el bebé y tú, además de calcio. Además, al tener poca grasa, también ayudan a no engordar.

Recuerda que los productos lácteos pueden tener efectos negativos sobre el bebé. Así que ten cuidado y no abuses de ellos.

Entonces, ¿cómo bajar de peso después del embarazo rápidamente? Los alimentos integrales son ideales si tu intención es perder peso en un mes. Contienen mucha fibra, lo que añade volumen a la comida. Esto mejora tu salud digestiva y evita que engordes más.

Debes comer fruta muy a menudo, especialmente cuando quieras comer algo entre comidas. La fruta es una buena fuente de vitaminas y minerales importantes para la salud. Las verduras de hoja verde también son una fuente de minerales y vitaminas.

Deberías complementar tu dieta añadiendo espinacas, brócoli, col rizada o acelgas. Las verduras tienen pocas calorías, así que no tienes que preocuparte por aumentar de peso por comerlas.

Los huevos son un alimento casi perfecto. Al igual que pescados como el salmón, contienen muchas proteínas, los componentes básicos del cuerpo. La piel y la musculatura interna del vientre están estiradas y sueltas tras el parto. El cuerpo usa proteínas para reparar esta piel y esta musculatura, para que puedas recuperar tu figura anterior al embarazo. El pescado y los huevos también contienen ácidos grasos omega 3, como el DHA, que son importantes en el desarrollo del feto.

Con la pérdida de peso por el metabolismo, necesitarás beber suficiente agua para eliminar los residuos. El agua abundante también ayuda al cuerpo a quemar más calorías.

Durante la lactancia, aumenta el apetito. Esto permite al cuerpo incluir en la leche materna la cantidad de nutrientes que necesita el bebé.

Este mayor apetito aumentará los antojos, muchos de los cuales no serán de comida saludable. Deberías resistirte a los deseos de atracarte de las siguientes comidas insanas:

  • Alcohol
  • Café
  • Comidas fritas y grasientas
  • Refrescos carbonatados
  • Algunos pescados y mariscos

El alcohol que ingieres puede llegar hasta la leche materna que toma tu bebé. Además, hay estudios que muestran que la ingesta de alcohol reduce la producción de leche materna.

Al igual que el alcohol, la cafeína del café también puede llegar hasta la leche materna. Esto hace que el bebé esté inquieto e incómodo, lo que impide que duerma bien.

La comida frita y grasienta contiene aceite y grasas que te harán engordar. Además, si quieres perder peso tras una cesárea, deberías eliminar estas comidas grasas de tu dieta. No contribuyen al proceso de recuperación del cuerpo.

Y hablando de la recuperación tras una cesárea, también deberías evitar las bebidas carbonatadas. Hacen que te hinches, lo que resulta incómodo para la pared abdominal. Además, contienen muchas calorías inútiles que no solo interfieren con el proceso de recuperación sino que causan un aumento de peso tras el parto.

Anteriormente, indicamos que el pescado era un componente positivo de un plan de régimen tras dar a luz. Sin embargo, no todos los pescados y mariscos son buenos, ni para ti ni para tu bebé. Muchos contienen mercurio, que es tóxico.

Durante el embarazo, el cuerpo se prepara para las demandas de la lactancia aumentando las reservas de grasa. (La grasa es una excelente fuente de energía).

Por ello, es natural preguntarse si dar el pecho ayuda al cuerpo a perder esta grasa acumulada. La respuesta es que sí.

Si sigues una dieta sana y equilibrada con variedad de alimentos, puedes perder el peso del embarazo poco a poco mientras das el pecho. Así también garantizarás tu salud y la de tu bebé.

Muchas mujeres hacen mucho ejercicio cardiovascular y siguen un régimen de choque para recuperar el cuerpo que tenían antes de tener un bebé. 

Aunque esto puede dar resultado en un plazo relativamente corto, tiene ciertas desventajas. La pérdida rápida de grasa libera toxinas que llegan a la leche materna, lo que reduce su valor nutritivo para el bebé.

Por ello, deberías intentar comer bien e ir poco a poco. Perderás el peso que has ganado con el embarazo de manera progresiva y recuperarás el tipo que tenías antes.

Con el embarazo, es probable que ganes entre 11 y 15 kilos.

Esto suele deberse al peso del bebé que crece, el mayor tamaño del útero, y la placenta. El líquido amniótico, el aumento de tejido mamario y el aumento del volumen de sangre también contribuyen a esta ganancia de peso.

Por ello, es lógico perder peso cuando das a luz. Según el tamaño de tu bebé, puedes perder hasta la mitad de este peso en el parto. Se pierde el peso del bebé, del líquido amniótico y de la placenta.

Sin embargo, aún queda por perder la mitad del peso ganado.

Por lo tanto, queda por saber cuánto peso se pierde tras el parto y cuándo se perderá.

Aunque puedes perder una gran parte del peso ganado en los primeros seis meses tras el parto, hay otra parte que tardarás más en perder.

Por lo tanto, debes contar con pesar algo más que antes de quedarte embarazada. Sin embargo, el ejercicio y una dieta sana te permitirán perder peso gradualmente y acercarte lo más posible a tu cuerpo anterior al embarazo.