1. Ser mamá
  2. Tu bebé
  3. Los cuidados del bebé y la lactancia

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

Cómo sujetar a un bebé recién nacido: instrucciones paso a paso

No es poco frecuente que los padres de bebés recién nacidos quieran tenerlos siempre en sus brazos. Aquí tienes algunos consejos que deberás seguir para asegurarte de que sujetas correctamente al bebé.

Lávate las manos antes de coger a tu bebé. Lo mismo deben hacer tu pareja, familia y amigos que quieran echarte una mano cogiendo a tu bebé.

Aunque pueda parecer de mala educación pedirles a todos que se laven las manos, es un paso inicial necesario. El sistema inmunitario de tu criatura está aún débil y en desarrollo. Si entra en contacto con gérmenes, el cuerpo podría tener dificultades para luchar contra una infección.

Si te parece exagerado pedirles a todos que se laven las manos con jabón cada vez, es buena idea tener un gel antiséptico cerca para que puedan desinfectarse rápidamente antes de coger al bebé.

A la hora de coger a tu bebé recién nacido, puede que estés algo tensa dado su tamaño y fragilidad. 

Esta preocupación puede afectar cómo levantas y sujetas al bebé, haciéndolo con torpeza e incomodidad.

Necesitas sentirte cómoda con la idea de levantar y coger a tu nuevo bebé. Una vez estés a gusto, cogerle te saldrá de manera natural.

La cabeza de un recién nacido representa una tercera parte de su peso corporal y los músculos del cuello aún no están suficientemente desarrollados para apoyar y controlarla.

Por tanto, siempre debes ofrecer un apoyo para la cabeza del bebé a fin de impedir que se ladee hacia una postura peligrosa. 

También es importante tomar nota de la posición de las fontanelas, una parte blanda situada encima de la cabeza del bebé. Protégela para que no se golpee contra objetos duros y sólidos.

Lo más probable es que la postura que elijas para sujetar a tu bebé dependa de lo que consideres cómodo y lo que quieras hacer mientras lo sostienes.

Algunas posturas comunes son: 

  • Sujeto contra el hombro
  • Sujeto bocabajo sobre el brazo
  • Sujeto contra la barriga
  • Sujeto sobre las piernas 

Si vas a pasear con el bebé por casa o, incluso, fuera, la mejor opción suele ser tenerlo sujeto contra el hombro.

En esta postura, sujetas al bebé contra ti con su cabeza sobre tu hombro y tu mano sosteniendo la cabeza y cuello.

Sujeto contra la barriga es la postura ideal para la lactancia. 

Coloca al bebé con la cara hacia arriba, con su cabeza apoyada contra el antebrazo del brazo sobre el cual se apoya. Puedes usar el otro brazo como apoyo extra o para posicionar el pecho.

La postura del bebé sujeto bocabajo sobre el brazo es a la inversa de cuando lo tienes contra la barriga. 

Aquí, el bebé está tumbado sobre tu brazo en un ángulo ligeramente ascendente, pero mirando hacia el suelo. Esta postura es útil para que un bebé con cólicos expulse los gases.

Sujetar al bebé sobre las piernas es ideal para cuando queréis daros un respiro y verle de cara.

Siéntate recta en una silla y coloca al bebé sobre tu regazo, con su cabeza hacia tus rodillas y cara arriba. Apoya al bebé sobre tus antebrazos y usa tus manos para ofrecer apoyo a su cabeza y cuello.

Por supuesto, hay ratos en los cuales tendrás que posar a tu bebé para hacer otra cosa. Ten en cuenta las siguientes reglas: 

  • Usa una mano con los dedos extendidos para apoyar la cabeza y el cuello del bebé, mientras sujetas sus nalgas con la otra.
  • Dobla tus rodillas y acércate lo más posible a la superficie plana sobre la cual vas a colocar el bebé.
  • Lentamente, quita tu mano de debajo de sus nalgas y apóyala sobre su abdomen o pecho para que esté tranquilo.
  • Saca cuidadosamente la otra mano de debajo de su cabeza.

Más artículos