1. Tu ciclo
  2. Sexo
  3. Las infecciones de transmisión sexual (ITS)

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

Gonorrea en mujeres: Una guía completa

Las enfermedades de transmisión sexual son bastante frecuentes y pueden afectar a cualquier persona, sin importar su raza, sexo, estatus social, grupo demográfico o nivel educativo. Seducidos por la petulancia de la idea de que «no me puede pasar a mí», la mayoría de adolescentes y jóvenes sexualmente activos se quedan pasmados cuando les diagnostican una ETS. Una de esas enfermedades de transmisión sexual es la gonorrea. La gonorrea es una ETS bacteriana común tanto en hombres como en mujeres. Si no se trata, puede causar infertilidad.

Básicamente, la gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) de la que te puedes contagiar si tienes relaciones sexuales con alguien que está infectado. La bacteria Neisseria gonorrhoeae es la causa de la gonorrea y puede infectar tanto a hombres como a mujeres. 

¿Сómo se presenta la gonorrea en mujeres? Es una infección frecuente, especialmente entre los jóvenes de entre 15 y 24 años. La bacteria normalmente crece en áreas húmedas y cálidas del cuerpo. Los efectos de la gonorrea se presentan en la uretra, las trompas de Falopio, el cuello uterino, el útero, la vagina, el pene, el recto, los ojos, la garganta y las articulaciones.

Se propaga exclusivamente a través de la actividad sexual y no puede transmitirse a través de asientos de inodoro o tiradores de puerta. 

La gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual que está extendida. Se estima que 820 000 hombres y mujeres se infectan cada año en los Estados Unidos de América.

La infección por gonorrea es la segunda ETS bacteriana que más se presenta en los E.E U.U

Se han registrado varios efectos de la gonorrea en las mujeres. 

La infección del útero y las trompas de Falopio pueden dar como resultado una infección dolorosa de la pelvis, conocida como EPI. La EPI conlleva cicatrización en las trompas de Falopio. En este caso, es posible que el óvulo fecundado no llegue. Como resultado, la implantación del embrión se realizará en la trompa y ocasionará un embarazo tubárico. Esta es una complicación grave que puede ocasionar un aborto espontáneo e, incluso, la muerte de la madre.

Los síntomas de la infección pélvica en mujeres pueden ser fiebre, dolor de la pelvis y dolor durante las relaciones sexuales. ¿Cuáles son las  consecuencias de la gonorrea en mujeres? Si no se trata, la gonorrea causa infertilidad y esto puede dar como resultado dificultades para lograr un embarazo. También puede ocasionar embarazos ectópicos, un embarazo en el que el embrión anida fuera del útero.  

Si la infección es lo suficientemente grave, se puede formar un absceso tubo-ovárico. Esto puede ser mortal, por lo que podría ser necesaria una cirugía mayor.

Sí, la gonorrea es contagiosa. La infección se propaga cuando las personas tienen múltiples parejas sexuales y no usan preservativos u otras medidas de protección mientras mantienen relaciones sexuales. La bacteria que causa la gonorrea se transmite a través de fluidos corporales, como los fluidos provenientes de la vagina o el semen.

Si tienes gonorrea y estás embarazada, podrías tener un mayor riesgo de aborto espontáneo.

Una madre puede transmitir la infección a su hijo recién nacido durante el proceso de parto. La infección puede afectar a los ojos del bebé.

La gonorrea es causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae. 

La gonorrea se transmite de un individuo a otro a través del sexo oral, vaginal o anal sin protección. La infección afecta con mayor frecuencia a la vagina, la uretra, el recto o la garganta. En el caso de las mujeres, la gonorrea también puede causar infección en el cuello uterino y propagarse durante las relaciones sexuales.

Las personas contraen gonorrea si han tenido relaciones sexuales sin protección con otra persona infectada. La infección de la gonorrea se propaga cuando el semen (eyaculación), los fluidos vaginales y el líquido preseminal se introducen en el ano, la boca (durante el sexo oral) o los genitales. 

Hay 3 formas a través de las cuales puedes contraer la gonorrea:

  • sexo vaginal
  • sexo anal 
  • sexo oral

La gonorrea también puede propagarse si te tocas los ojos con las manos sucias de fluidos infectados. 

La infección también puede transmitirse a un bebé en el momento del nacimiento si la madre la tiene. La gonorrea no se propaga a través del contacto casual. No se puede contraer la gonorrea al besarse, abrazarse, darse la mano, compartir alimentos y bebidas, estornudar y toser.

Es posible que las mujeres con gonorrea no muestren ningún signo o síntoma, especialmente en las etapas iniciales de la infección. Aunque una mujer presente síntomas, estos serán bastante leves y probablemente se confundirán con una infección vaginal o urinaria. Sin embargo, algunos de los síntomas habituales de la gonorrea en las mujeres son micción dolorosa o frecuente (también conocida como disuria), sensación de ardor o picor en el área vaginal, sangrado intermenstrual y un aumento del flujo vaginal (acuoso, cremoso o con ligera coloración verde).

Otros signos y síntomas de la gonorrea en las mujeres son fiebre, dolores en la parte baja del abdomen e infecciones rectales como, por ejemplo, defecación dolorosa, picor, sangrado, dolor y secreción en la zona anal.

Toda mujer que sea sexualmente activa puede infectarse. El diagnóstico es importante para que tu profesional sanitario pueda proporcionarte los medicamentos adecuados (antibióticos).  Las parejas de las mujeres que han tenido la infección deben recibir el tratamiento adecuado para la gonorrea, ya que sus parejas sexuales también pueden estar infectadas. La medicación adecuada y el tratamiento de las parejas también evita que las mujeres vuelvan a infectarse. Las mujeres con EPI necesitan medicamentos más agresivos que sean eficaces para erradicar las bacterias causantes de la gonorrea. Las mujeres con complicaciones graves ocasionadas por la infección suelen requerir hospitalización y la administración de antibióticos intravenosos.

Sí, la infección por gonorrea se puede curar con la medicación adecuada: antibióticos. Los antibióticos tienen el potencial de eliminar por completo la bacteria, aunque no revertirán ningún daño causado por la infección o cicatrización de las trompas de Falopio. Sin embargo, con la creciente resistencia a la terapia antibiótica habitual, la gonorrea es cada vez más difícil de tratar.

La gonorrea es una de las infecciones de transmisión sexual más difundidas. Algunos de los signos y síntomas de gonorrea en mujeres son flujo vaginal anormal y dolor en la parte inferior del abdomen. La mejor protección frente esta infección de transmisión sexual son la abstinencia, las relaciones sexuales con una sola pareja (monogamia) y el uso adecuado del preservativo. 

Dado que la bacteria también puede prosperar en la garganta, debes usar preservativos o los preservativos bucales para el contacto vaginal-oral. La prevención de la propagación de la ETS depende de ofrecer orientación a hombres y mujeres en riesgo y del diagnóstico y tratamiento oportuno de las infecciones.

Alirol, E., Wi, T. E., Bala, M., Bazzo, M. L., Chen, X. S., Deal, C., ... & Hook, E. W. (2017). Multidrug-resistant gonorrhea: A research and development roadmap to discover new medicines. PLoS medicine, 14(7), e1002366.

Curran, J. W., Rendtorff, R. C., Chandler, R. W., Wiser, W. L., & Robinson, H. (1975). Female gonorrhea: its relation to abnormal uterine bleeding, urinary tract symptoms, and cervicitis. Obstetrics and Gynecology, 45(2), 195-198.

Hart, M. (1971). Gonorrhea in women. JAMA, 216(10), 1609-1611.

Piszczek, J., St. Jean, R., & Khaliq, Y. (2015). Gonorrhea: Treatment update for an increasingly resistant organism. Canadian Pharmacists Journal/Revue des Pharmaciens du Canada, 148(2), 82-89.

Torpy, J. M., Lynm, C., & Golub, R. M. (2013). Gonorrhea. JAMA, 309(2), 196-196.

Walker, C. K., & Sweet, R. L. (2011). Gonorrhea infection in women: prevalence, effects, screening, and management. International journal of women's health, 3, 197.

Yorke, J. A., Hethcote, H. W., & Nold, A. (1978). Dynamics and control of the transmission of gonorrhea. Sexually transmitted diseases, 5(2), 51-56.


Más artículos