1. Tu ciclo
  2. Sexo
  3. Placer

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

5 razones habituales de un bajo deseo sexual en la mujer

Dado que la satisfacción sexual tiene un papel crucial en el bienestar físico y mental de las mujeres, los problemas de bajo deseo sexual femenino merecen la misma atención y tratamiento que cualquier otra enfermedad física o mental. Para comprender la naturaleza del bajo deseo sexual en las mujeres, aquí tienes un desglose de las causas más frecuentes.

Los problemas del bajo deseo sexual en mujer en sus diversas formas afectan a casi el 50 % de las mujeres. Los problemas en la relación, el enfado y el resentimiento hacia ellas mismas conllevan problemas de deseo sexual no resueltos.

Hay otros aspectos culturales de la educación de las mujeres que también afectan su sexualidad, como la religión y los mensajes sutiles sobre la anatomía del cuerpo femenino que se transmiten de generación en generación. Las influencias familiares y culturales tienen mucho que ver con el aspecto psicológico de la sexualidad femenina.

Si tu crianza y educación incluyeron tener vergüenza de tu propio cuerpo o mensajes sutiles de que tener deseos sexuales es incorrecto o inmoral, es más probable que tengas un bajo deseo sexual.

Estas son las 5 razones más habituales que causan una baja libido en las mujeres.

El estrés es una de las causas más frecuentes de un bajo deseo sexual en la mujer. Los factores estresantes frecuentes que afectan el bienestar general de las mujeres, incluido su deseo sexual, incluyen:

  • Problemas financieros: deudas, bajos ingresos.
  • Estrés laboral: ambiente de trabajo hostil y disfuncional, turnos largos, exceso de trabajo, falta de motivación y de reconocimiento por los esfuerzos realizados.
  • Problemas de relación: problemas de relación que se ignoran, falta de comunicación sobre sexo, falta de apoyo emocional.
  • Problemas familiares: crianza y embarazo, no tener suficiente ayuda y apoyo con los hijos y las tareas del hogar.

Si bien sólo un médico puede determinar las causas exactas del bajo deseo sexual femenino, puedes hacer mucho para manejar el estrés de tu vida y recuperar una sensación de equilibrio y satisfacción. Mientras recibes el tratamiento adecuado del bajo deseo sexual femenino, puedes intentar aliviar la carga en tu vida diaria al:

  • Recibir más ayuda en casa.
  • Priorizar a tus amigos y el tiempo de calidad con la familia sobre las tareas domésticas.
  • Dormir más, incluso a costa de dejar trabajo sin terminar.
  • Abordar los problemas de tu relación. ¿Le vendría bien a tu relación la terapia de pareja? ¿Tú y tu pareja podríais pasar más tiempo juntos y recuperar la conexión perdida?
  • Hablar de sexo. No te guardes tu problema. Si el sexo es un tema tabú en tus círculos sociales, busca amigos en quienes confíes lo suficiente como para compartir tus problemas.

La enfermedad física puede afectar tu cuerpo y puede provocar bajo nivel de deseo sexual en la mujer. Algunas de las causas físicas y mentales más frecuentes para la baja libido sexual femenina incluyen:

  • Lesiones. Cualquier lesión que afecte los órganos reproductivos, así como los nervios y los vasos sanguíneos, puede reducir el deseo sexual. Si el flujo sanguíneo a los genitales femeninos se ve interrumpido, esto suele resultar en una disminución del deseo sexual. Los procedimientos como la histerectomía, pero también las lesiones que resultan del parto, se relacionan con un menor deseo sexual.
  • Las enfermedades crónicas, particularmente el dolor crónico, dañan el bienestar físico y mental general. Hay una gran variedad de enfermedades que afectan el funcionamiento normal del cuerpo femenino, como desequilibrio hormonal, hipotiroidismo, diabetes, anemia o trastornos neurológicos. Si estas condiciones evitan que tengan un sueño saludable y alteran sus rutinas diarias habituales, es normal que las mujeres se sientan fuera de lugar y pierdan la sensación de equilibrio necesaria para una vida sexual saludable.
  • Problemas mentales. La ansiedad y la depresión a menudo reducen el deseo sexual en las mujeres. Además de los problemas subyacentes con el amor propio y la confianza en uno mismo, la depresión y la ansiedad agotan la energía física. Esto da como resultado una sensación de cansancio y lentitud que no va de la mano con una vida sexual emocionante. Si está tomando medicamentos para tratar alguna enfermedad mental, como antidepresivos o para un tratamiento continuo para otras enfermedades crónicas, los efectos secundarios también pueden incluir un bajo deseo sexual.

¿Qué puedes hacer para reducir el efecto que tiene la enfermedad en tu deseo sexual? Puedes hablar del problema con tu médico. El médico te recomendará los métodos correctos para mejorar tu estado de ánimo y recuperar tu energía. Los cambios de hábitos saludables en este caso incluyen:

  • Más descanso y tiempo libre. Si te enfrentas con una enfermedad crónica y estás tratando de mantener tus rutinas habituales, puedes estar esforzándote demasiado y terminar más cansada de lo necesario. Alivia la carga diaria de trabajo y concéntrate en recuperarte.
  • Mejora tu dieta. Con la mayoría de las enfermedades, una dieta más saludable con menos carbohidratos ayuda a aumentar los niveles de energía. Consulta a un nutricionista para que adapte un plan de dieta específicamente para tu situación de salud y estilo de vida.
  • Actividad física. Una cantidad apropiada de ejercicio y actividades al aire libre adecuados a tu situación, te ayudarán a sentirte más relajada y con energía.

Los desequilibrios en la concentración de hormonas, como el cortisol, el estrógeno, la testosterona y las hormonas tiroideas, afectan el deseo sexual.

  • Las concentraciones de cortisol pueden fluctuar debido al estrés diario. Si te sientes cansada, agotada y abrumada continuamente, es posible que tus concentraciones de cortisol sean excesivas. El cortisol también se vincula con problemas de azúcar en la sangre y antojos de alimentos poco saludables. Si sientes que vas corriendo a todos los sitios y te notas inquieta pero no llena de energía, deberías considerar el hecho de que sean tus concentraciones de cortisol.
  • El estrógeno, la principal hormona que afecta la salud de las mujeres, causa muchos problemas de salud cuando se desequilibra. Además del deseo sexual reducido, el aumento o las concentraciones bajas de testosterona se vinculan con la distensión abdominal, el aumento repentino de peso, los cambios de humor, la sequedad vaginal, el período ligero o abundante y las citologías anormales.
  • El hipotiroidismo causa fatiga y un rápido aumento de peso. También te hará sentir continuamente cansada y de mal humor. El tratamiento de la tiroides hipoactiva es sencillo, pero necesitas un control de salud pormenorizado para asegurarte de que la glándula esté sana.
  • La testosterona generalmente comienza a disminuir a los veinte años, por eso puedes experimentar un bajo deseo sexual. Los problemas con el acné y acrocordones, la caída del pelo, la aparición de vello, la ansiedad y la infertilidad son solo algunos de los problemas causados por el desequilibrio de testosterona.

El deseo sexual de las mujeres disminuye naturalmente a partir de los 40 años y la menopausia tiene un papel principal en esto. El alto deseo sexual de las mujeres después de los 40 años también es común y puede ser el resultado de una reducción del estrés con los hijos que se van de casa y que no tienen que preocuparse por la anticoncepción debido a la menopausia. La caída de la concentración de estrógeno en mujeres mayores de 40 hace que estas sienten menos deseo de tener relaciones sexuales. Además, la menopausia abrupta, una afección que ocurre una vez se extraen los órganos reproductivos de las mujeres (por ejemplo, en una histerectomía), también puede afectar al deseo sexual.

Consumir demasiado alcohol y cigarrillos durante un período prolongado puede reducir el deseo sexual o incluso causar impotencia.

El alcohol también puede reducir las posibilidades de que te quedes embarazada, especialmente si tienes problemas de fertilidad. Reducir el consumo de alcohol y tabaco, y centrarte en hábitos saludables es la mejor opción en general, y puede influir positivamente en tu deseo sexual.

Las enfermedades mentales pueden reducir el deseo sexual, pero incluso los problemas psicológicos subyacentes que no requieren tratamiento pueden tener que ver mucho con tu deseo sexual. Estos son algunos de los problemas subyacentes que afectan a tu deseo sexual:

  • Confianza y autoestima. Una mujer necesita amarse y aceptarse a sí misma y a su propio cuerpo para tener una vida sexual saludable. Si no sientes confianza en ti misma, podrías sentirte insegura de tu cuerpo y tener menos deseo sexual.
  • Trauma y abuso. Estar en una relación abusiva, ya sea el abuso emocional, físico o sexual, puede causar una baja libido en las mujeres.
  • Trauma infantil. Los puntos de vista disfuncionales y poco sanos sobre el cuerpo femenino y la sexualidad pueden pasar de generación en generación, y estas influencias familiares pueden obstaculizar la sensación de liberación y el disfrute del sexo.

Si te preguntas cómo mejorar tu deseo sexual, la respuesta es tan compleja como la condición en sí misma. Trabajar con un equipo adecuado de expertos, que incluye un médico, un terapeuta y un sexólogo, te ayudará a recuperar la salud física y resolver los problemas psicológicos que te provocan menos deseo sexual.

Hay muchos remedios para el bajo deseo sexual disponibles en farmacias, pero no debe usarlos sin consultar a tu médico. Los medicamentos para el deseo sexual de las mujeres son una innovación farmacéutica y pueden ayudarte a que superes tus problemas. Aun así, teniendo en cuenta lo complejo que es el problema del bajo deseo sexual, deberías investigar cuáles son las causas reales subyacentes. 

Lo que está detrás de la libido femenina es un delicado equilibrio entre la salud física y mental, así como la satisfacción con uno mismo y las relaciones interpersonales. Cuando una mujer no se encuentra bien en una o varias de estas áreas, ya sea enfermedad física, estrés o porque esté en una relación tóxica, es posible que padezca disfunción sexual. 

¿Сómo mejorar la libido baja? Para superar el bajo deseo sexual y recuperar una relación saludable con tu propio cuerpo, debes analizar las principales razones del bajo deseo sexual y cómo te están afectando. Si bien es normal sentir una falta de deseo sexual a veces, debes buscar ayuda si el problema comienza a preocuparte.

No es necesario tener un diagnóstico de ninguna enfermedad para tratar el deseo sexual bajo en mujeres. Si sientes que la falta de deseo sexual te está causando angustia o simplemente deseas mejorar la calidad de vida (sexo incluido) tienes que acudir a los médicos y terapeutas y obtener remedios para la libido baja.

https://www.drinkaware.co.uk/alcohol-facts/how-alcohol-affects-relationships/is-alcohol-affecting-your-sex-life/

https://www.menopause.org/for-women/sexual-health-menopause-online/sexual-problems-at-midlife/decreased-desire

https://www.saragottfriedmd.com/how-your-hormones-really-affect-your-sex-drive-what-to-do-about-it/

https://www.verywellmind.com/help-for-women-with-low-sex-drive-2300705

https://www.psychologytoday.com/intl/basics/low-sexual-desire

https://www.youtube.com/watch?v=PRfONo0O6Po&t=1162s



 


Más artículos