1. Tu ciclo
  2. Sexo
  3. Placer

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

Cómo tener el orgasmo vaginal: 9 consejos inolvidables

El mito del orgasmo vaginal da la vuelta al mundo. ¿Realmente existe? Con esta excitante guía, te enseñaremos algunos trucos cómo conseguir, provocar un orgasmo vaginal.

Escuchar que una mujer ha alcanzado al orgasmo vaginal es raro. Sin embargo, al igual que el mito de Pie Grande, este fenómeno se ha arraigado y la gente se pregunta si vale la pena intentar conseguirlo. 

Históricamente, ha habido un gran vacío de conocimiento cuando hablamos de la ciencia de los orgasmos femeninos. Un estudio reciente del The Journal of Sex and Marital Therapy descubrió que cerca del 37 % de mujeres estadounidenses necesitaban la estimulación del clítoris para llegar al orgasmo. El mismo estudio estableció que menos de 1 de cada 5 mujeres eran capaces de llegar al orgasmo a través de la estimulación vaginal.

Sin ir más lejos, la cuestión cómo alcanzar el orgasmo vaginal es una cosa complicada que requiere concentración, lubricación, un vibrador, algunas posiciones extrañas y ejercicios. Entonces, ¿cómo lograr un orgasmo vaginal? Aquí te damos unos consejos para poder conseguir uno o muchos más.

Mucha gente subestima el poder de un buen juego previo. El juego previo es muy importante para las mujeres porque ellas tardan más tiempo en llegar al nivel de excitación necesario y buscan la respuesta a la pregunta: cómo llegar al orgasmo vaginal.

El juego previo tiene una finalidad física y emocional. Prepara tanto la mente como el cuerpo para tener relaciones sexuales. Cuando hay besos, abrazos y caricias, las mujeres se sienten deseadas y la vagina se lubrica. Esto es esencial para tener sexo cómodamente y poder alcanzar el orgasmo vaginal.

Aunque el juego previo depende de la pareja, los sexólogos recomiendan masajes en los hombros, besos y tocarse antes de tener sexo. De hecho, un estudio del Journal of Sex Research halló que tanto hombres como mujeres necesitan unos 18 minutos de juego previo antes de pasar a la acción.

El clítoris es una parte asombrosa del cuerpo femenino. Está ahí solo para hacer que las mujeres sientan placer. Es la parte más erógena y sensible de una mujer. Estimularlo puede poner en marcha una respuesta fisiológica sexual. 

Si quieres aumentar tus posibilidades de tener un orgasmo vaginal, necesitas estimular el clítoris de forma directa. Esto puede hacerse con un juguete, con la lengua o con los dedos. Los sexólogos sugieren experimentar con diferentes formas de presión y caricias para ver qué te funciona. 

Al final, eres tú quien conoce tu cuerpo como nadie. Está en tu mano educar a tu pareja sobre qué te estimula para llegar al orgasmo.

Mucha gente ha oído hablar de los ejercicios de Kegel. Pero, ¿sabías que pueden hacer algo más que prevenir pérdidas de orina? Las mujeres que los han probado han descubierto que, además de tener un mejor control de sus vejigas, también tienen mejores relaciones sexuales.

Puedes aumentar tus posibilidades para alcanzar el orgasmo vaginal si fortaleces tus músculos pélvicos. Afortunadamente, puedes fortalecerlos haciendo ejercicios de Kegel. Con ellos, los tonificarás mejorando así tu excitación. También pueden causar un mejor agarre durante las relaciones sexuales y unas contracciones más intensas durante los orgasmos, ya que llega más sangre a tus partes bajas.

Además, estos ejercicios mejoran la circulación sanguínea hacia tu vagina, hacen que el sexo sea más intenso y mejoran tu confianza sexual. Parece que vale la pena probar esto, ¿no?

Hay mujeres que afirman que pueden llegar al orgasmo vaginal si han tenido un orgasmo antes de tener sexo. Sorprendente, pero vale la pena intentarlo.

¿Сómo es un orgasmo vaginal? Según las mujeres: «es como si mi cuerpo se “calentara” y me permitiera tener una sensación y unos orgasmos más intensos».

Una vez que se ha calentado y alcanzado un orgasmo, las posibilidades de alcanzar el siguiente pueden aumentar definitivamente.

La mejor posición para alcanzar el orgasmo vaginal es la que proporciona la mayor estimulación del clítoris y el punto G. Aunque es diferente para todas, los sexólogos recomiendan la postura del “perrito”. Así, el pene aplicará la presión necesaria al punto G y ayudará a que consigas un orgasmo vaginal.

Si eso no te funciona, puedes intentar estar tú arriba. Esta posición proporciona la mejor estimulación al punto G, debido al ángulo del pene. Además, puedes controlar fácilmente el ritmo, la profundidad y el ángulo. 

La tercera posición es “la amazona”. Puedes sentarte en el regazo de tu pareja para conseguir una penetración más profunda y una buena estimulación del clítoris. Y una ventaja extra: ¡más intimidad!

Sí, los ejercicios de Kegel pueden fortalecer tu suelo pélvico. Las posiciones diferentes pueden ofrecerte un buen ángulo de penetración. El juego previo puede ayudarte a lubricar mejor. Pero ¿qué tal si pruebas a tener una buena conversación con tu pareja?

Una comunicación sincera y directa con tu pareja puede llevarte muy lejos. Si cuando te abres en la cama comunicas tus preferencias, pasiones y fantasías, y lo que no te excita, las posibilidades de alcanzar el orgasmo vaginal aumentan. 

Es necesario hablar con tu pareja para descubrir qué os gusta. Porque de lo contrario, jugaréis a las adivinanzas y eso no conseguirá más que frustración. Como pareja sexual, no deberíais quedaros en solo una cosa que os funcione. Intentad no limitaros y explorad vuestra sexualidad.

Hay muchos hombres quién después de visionar porno recurren al ritmo rápido durante el coito. Eso no hace nada para mujer ya que el hombre eyaculará antes de que ella cuente hasta 10. 

Aunque no hay una “manera correcta” de tener sexo, mucha gente desea una combinación de un ritmo rápido y lento. Los hombres deberían empezar con un ritmo lento para luego acelerarlo. Las mujeres deberían ponerse encima para intentar controlar fácilmente el ritmo, la profundidad y el ángulo. Como pareja, deberíais cambiar rápidamente de lento a rápido, relajaros un momento y volver a acelerar. 

La clave es continuar experimentando con un montón de técnicas y estilos diferentes y descubrir qué es lo que os funciona en vuestra vida sexual.

Si quieres engrasar los mecanismos de tu amor, usa lubricante. Estos añaden hidratación, haciendo las sensaciones más suaves y naturales.

Como hemos mencionado anteriormente, esto es esencial para tener sexo de una manera más cómoda y poder alcanzar el orgasmo vaginal. Sin embargo, hay veces que las mujeres tienen problemas de lubricación debido a las hormonas, la menopausia, el estrés o el embarazo. También, más del 30 % de las mujeres afirman que sufren de sequedad natural. 

Esta adición simple y económica a tu vida sexual puede ayudarte a alcanzar el orgasmo vaginal. Da igual qué lubricante uses, es mejor que primero lo apliques en los dedos y luego lo pongas en las zonas deseadas. Puede ser en la vulva, en la vagina, en el pene, en el ano o en un juguete sexual.

Todo el mundo quiere tener una buena vida sexual. Para eso, se necesita lubricante, ejercicios de Kegel, estimulación del clítoris y comunicación. Lo único que falta es una mente relajada. 

Para poder alcanzar el orgasmo vaginal, primero debes relajarte y disfrutar del proceso. Permítete experimentar a fondo el sexo y sus placeres. Olvídate del estrés, la culpa y las opiniones.

Es muy importante descansar mucho, hacer ejercicio regularmente y comer bien. 

Pero sobre todo aprende a amar a tu cuerpo. Gústate y quiérete de la cabeza a los pies. Cuando te aceptes, empezarás a tener una vida sexual mejor y con suerte muchos orgasmos vaginales.

Si has intentado todos los trucos que te hemos mencionado y sigues sin tener el orgasmo vaginal, es completamente normal. Si has prestado atención a lo que hemos dicho, habrás leído que muchas mujeres necesitan la estimulación directa del clítoris para alcanzar el orgasmo. Por desgracia, el clítoris está fuera de la vagina y apenas se estimula durante el coito. 

Échale la culpa a la evolución del clítoris y a su colocación en la parte superior de la unión de los labios vaginales. Es una situación frecuente y no debes preocuparte. El coito no da la suficiente estimulación directa del clítoris para excitarte tanto y que consigas un orgasmo vaginal. 

Al final, tenemos que recordar que el orgasmo vaginal femenino es solo uno de los muchos elementos importantes de la satisfacción sexual.

https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/0092623X.2017.1346530
http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/00224490409552237#.VNj_cWTF_iQ

Más artículos