1. Embarazo
  2. La salud durante el embarazo
  3. Pérdida del embarazo / aborto espontáneo

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

Embarazo químico: Síntomas, causas y prevención del aborto espontáneo

¿Qué es un embarazo químico? Este término describe un aborto espontáneo al inicio del embarazo, que es bastante común y ocurre poco después de la implantación. Con este artículo, aprenderás todo sobre el embarazo químico.

¿Qué es un embarazo químico o bioquimico?

Un embarazo químico, también conocido como embarazo bioquímico, es un término que hace referencia a un aborto espontáneo temprano o muy temprano que ocurre antes de la 5ª semana de gestación. Es un embarazo normal en el que la concepción tiene lugar después de la ovulación. El embrión se ha implantado y una prueba de embarazo puede confirmar el embarazo. Sin embargo, se produce un aborto espontáneo antes de que se pueda ver algo en el útero. El único hecho que confirma el embarazo es la reacción química que hace que la prueba dé positivo. Por lo general, ocurre una semana después de que finalice la regla.

Los embarazos químicos representan entre el 50 y el 75 % de los abortos espontáneos. Algunas mujeres que han tenido un embarazo químico no se dan cuenta de que han concebido, ya que el único signo o síntoma real es la llegada tardía del período. Un embarazo químico se confirma cuando en una prueba de embarazo temprana se obtiene un resultado positivo, pero, una o dos semanas más tarde, el resultado es negativo. Aunque un embarazo químico no causa ningún daño físico, sí puede causar sentimientos de dolor, pena y gran tristeza.

¿Son frecuentes los embarazos químicos?

Para las mujeres en edad fértil, las posibilidades de sufrir un aborto espontáneo varían entre el 10 y el 25 %. Los embarazos químicos son muy frecuentes, y ocurren entre el 50 y el 60 % de los primeros embarazos. Los embarazos químicos representan entre el 50 y el 75 % de todos los abortos espontáneos

  • La edad materna avanzada (más de 35 años) aumenta las posibilidades de sufrir un aborto espontáneo.
  • Las mujeres menores de 35 años tienen un 15 % de posibilidades de sufrir un aborto espontáneo.
  • Las mujeres de entre 35 y 45 años tienen una probabilidad de entre el 20 y el 35 % de sufrir un aborto espontáneo.
  • Las mujeres mayores de 45 años pueden tener hasta un 50 % de posibilidades de sufrir un aborto espontáneo.
  • Una mujer que ya ha sufrido un aborto espontáneo tiene un 25 % de posibilidades de tener otro.

Embarazo químico: síntomas 

Los síntomas del embarazo químico varían de una mujer a otra. Algunas no presentan ningún síntoma. Otras pueden experimentar los síntomas de un embarazo bioquímico, los cuales mencionamos a continuación:

  • Sangrado con o sin cólicos (el 20-30 % de los embarazos provocan sangrado al comienzo, pero el 50 % no termina en un aborto espontáneo).
  • Expulsión de coágulos por la vagina.

Causas del embarazo bioquímico

Los embarazos químicos ocurren cuando un óvulo se fecunda, pero la implantación no se completa. Estos embarazos son frecuentes y suelen tener lugar en el 50-60 % de los primeros embarazos. Los científicos creen que la mayoría de los embarazos químicos se producen como consecuencia de un tipo de anomalía cromosómica. Las anomalías cromosómicas son el resultado de distintos factores, como anomalías en los genes transmitidos por el padre o la madre, la baja calidad del óvulo o del esperma, o una división celular anormal del feto. 

Otras posibles causas de los embarazos químicos incluyen:

  • Infecciones, como la clamidiosis o la sífilis.
  • Defecto en la fase lútea.
  • Anomalías uterinas (adquiridas y congénitas).
  • Enfermedades sistémicas, como la enfermedad tiroidea no tratada.
  • Anomalías en la concentración hormonal.
  • Revestimiento uterino defectuoso.
  • Bajo índice de masa corporal (IMC).

Embarazo químico o sangrado de implantación: ¿cual es la diferencia?

Sangrado de un aborto espontáneo (embarazo químico)

En general, el sangrado asociado a un embarazo químico, que es un embarazo inviable o un aborto espontáneo inminente, puede comenzar como un ligero manchado y luego convertirse en un sangrado excesivo con coagulación visible (coágulos de color rojo oscuro), similar a una menstruación abundante. Los cólicos y el sangrado abundante forman parte de los signos del aborto espontáneo. En muchos casos, la mujer puede expulsar el tejido fetal de un embarazo químico por la vagina.

Sangrado de implantación

Por el contrario, el sangrado de implantación aparece como una ligera hemorragia de color marrón con un flujo menor, el cual durará solo unas horas o unos días. En el sangrado de implantación, la cantidad de sangrado vaginal es muy pequeña y ocurre unos diez días después de la concepción. El sangrado indica que el óvulo fecundado se ha adherido o implantado a la pared uterina de la mujer embarazada con éxito.

¿Cuánto dura el sangrado del embarazo químico?

Una mujer, al comienzo de su embarazo, puede tener un aborto espontáneo y experimentar sangrado y cólicos durante solo unas horas. Sin embargo, otra puede sangrar por un aborto espontáneo durante una semana.

En la mayoría de los casos, un embarazo químico no dura mucho tiempo, por lo que no suele provocar signos y síntomas relacionados con el embarazo, como vómitos, dolor de cabeza, fatiga y cambios de humor. Este tipo de aborto espontáneo es diferente al resto.

¿Cómo evitar y prevenir  el embarazo químico?

El tratamiento más importante durante o después de un aborto espontáneo tiene como objetivo evitar infecciones y hemorragias. Cuánta más inicial sea la etapa del embarazo, más probable es que tu cuerpo expulse por sí mismo todas las células fetales, por lo que no necesitarás tratamientos e intervenciones adicionales. Si el cuerpo no puede expulsar todas las células fetales, se suele recurrir a la dilatación y al legrado, de forma que se evite tanto la infección como el sangrado. 

Entonces, ¿cómo evitar un embarazo bioquímico? La mayoría de los abortos espontáneos ocurren debido a anomalías cromosómicas, por lo que no hay nada específico que se pueda hacer para prevenirlos. Sin embargo, un estilo de vida saludable es un paso muy importante para evitarlos. Controla y cuida tu salud antes de quedarte embarazada; de esta forma, lograrás un entorno saludable para que se desarrolle el embarazo. Algunos pasos que puedes llevar a cabo son:

  • Ejercicio adecuado y regular
  • Comida sana
  • Control del estrés
  • Control del peso y mantenerte dentro de los límites saludables
  • Consumir alimentos ricos en hierro o tomar ácido fólico todos los días.
  • Evitar fumar y beber alcohol

Además, puedes someterte a otros procedimientos médicos si consultas a tu médico. Por ejemplo:

  • Técnicas de reproducción asistida (TRA) o fecundación in vitro (IVF, por sus siglas en inglés), y pruebas de embriones antes de la implantación para confirmar si los cromosomas son normales. Si has sufrido múltiples abortos espontáneos, es recomendable someterte a estas pruebas.
  • Las mujeres con el síndrome del ovario poliquístico (SOP) o con ciclos menstruales irregulares pueden tener una concentración de hormonas femeninas inadecuada para concluir con éxito las primeras etapas del embarazo, por lo que podrían beneficiarse de la suplementación hormonal.

Una vez sepas que estás embarazada, el objetivo es seguir un estilo de vida saludable y crear un ambiente saludable para que crezca el feto. A continuación, te presentamos una lista de comprobación básica para las primeras etapas del embarazo:

  • Mantén segura la parte inferior del abdomen.
  • No fumes ni bebas, y evita ambientes con humo.
  • Consulta a tu médico de cabecera antes de consumir cualquier medicamento de venta libre.
  • Controla tu concentración de azúcar en la sangre (si eres diabética).
  • Evita la exposición a riesgos ambientales, como rayos X, radiación y enfermedades infecciosas.
  • Elimina la cafeína de tu dieta o reduce su consumo.
  • Evita actividades o deportes de contacto que tengan riesgo de lesiones.
Annan, J. J. K., Gudi, A., Bhide, P., Shah, A., & Homburg, R. (2013). Biochemical pregnancy during assisted conception: a little bit pregnant. Journal of clinical medicine research, 5(4), 269.

Arck, P. C., Rücke, M., Rose, M., Szekeres-Bartho, J., Douglas, A. J., Pritsch, M., ... & Nakamura, K. (2008). Early risk factors for miscarriage: a prospective cohort study in pregnant women. Reproductive biomedicine online, 17(1), 101-113.

Barlow, P., Lejeune, B., Puissant, F., Englert, Y., Van Rysselberge, M., Degueldre, M., ... & Leroy, F. (1988). Early pregnancy loss and obstetrical risk after in-vitro fertilization and embryo replacement. Human Reproduction, 3(5), 671-675.

Burton, G. J., & Jauniaux, E. (2004). Placental oxidative stress: from miscarriage to preeclampsia. Journal of the Society for Gynecologic Investigation, 11(6), 342-352.

Coulam, C. B., & Roussev, R. (2002). Chemical pregnancies: immunologic and ultrasonographic studies. American Journal of Reproductive Immunology, 48(5), 323-328.

Geva, E., Yaron, Y., Lessing, J. B., Yovel, I., Vardinon, N., Burke, M., & Amit, A. (1994). Circulating autoimmune antibodies may be responsible for implantation failure in in vitro fertilization. Fertility and sterility, 62(4), 802-806.

Larsen, E. C., Christiansen, O. B., Kolte, A. M., & Macklon, N. (2013). New insights into mechanisms behind miscarriage. BMC medicine, 11(1), 154.

Lee, H. M., Lee, H. J., Yang, K. M., & Cha, S. H. (2017). Etiological evaluation of repeated biochemical pregnancy in infertile couples who have undergone in vitro fertilization. Obstetrics & gynecology science, 60(6), 565-570.

Zeadna, A., Son, W. Y., Moon, J. H., & Dahan, M. H. (2015). A comparison of biochemical pregnancy rates between women who underwent IVF and fertile controls who conceived spontaneously. Human Reproduction, 30(4), 783-788.

Más artículos