1. Embarazo
  2. La salud durante el embarazo
  3. Enfermedades y infecciones

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

Síndrome de TORCH en el embarazo: cómo pueden afectar las infecciones al embarazo

Durante el embarazo, estás expuesta a sufrir diferentes trastornos de la salud. Es conveniente que tengas conocimientos básicos de ciertos problemas médicos para evitar que tanto tu salud como tu bebé sufran efectos indeseables. Los virus TORCH son uno de los problemas graves de salud que sufren muchas mujeres. Puedes aprender más sobre el síndrome con Flo.

Muchas mujeres creen que el síndrome de TORCH es un único trastorno. Sin embargo, según los expertos de la salud, el síndrome de TORCH es un grupo de varias enfermedades infecciosas. Pueden causar problemas graves y perjudicar a la salud del feto.

¿Cuáles son las complicaciones del síndrome de TORCH? Padecer una infección TORCH en el embarazo es peligroso para el feto. Se contagia rápidamente al bebé a través de tu sangre. En este nivel, el sistema inmunitario del bebé no es bastante fuerte para luchar contra la infección, por lo que acaba por contraerla también. 

Es más, si la infección o la enfermedad permanece en la sangre del bebé, es posible que los órganos vitales no se desarrollen de manera adecuada. Además, hay riesgo de padecer numerosos problemas de salud. Por ejemplo, ictericia o problemas auditivos. Las enfermedades TORCH durante el embarazo aumentan el riesgo de muerte intrauterina y de aborto espontáneo.

Algunas de las enfermedades asociadas con el síndrome de TORCH son:

La toxoplasmosis, provocada por parásitos, es una enfermedad infrecuente. Se produce cuando un parásito se introduce en el cuerpo a través de la boca. Puedes adquirir este parásito al comer carne cruda. La infección también se transmite al feto, lo que puede provocar daños cerebrales, exceso de líquido en el cerebro, convulsiones, inflamación en ciertas partes de los ojos y retraso en la capacidad de utilizar los músculos.

El virus de la varicela y del herpes zóster es una causa de la varicela y del síndrome de la varicela congénita en los bebés.  

Es poco probable que le contagies la varicela a tu bebé. Incluso aunque tengas la varicela mientras estás embarazada, solo hay un 2 % de posibilidades de que se la contagies.

Sin embargo, si un bebé nace con varicela congénita, hay riesgo de anomalías congénitas. 

También es necesario vacunarse, si nunca lo has hecho. Las mujeres que contraigan varicela durante el embarazo deben consultar a su médico inmediatamente.

El parvovirus B19 contribuye al eritema infeccioso, un problema poco frecuente para las embarazadas y sus bebés. Esto es así porque muchas mujeres son inmunes al parvovirus, de modo que sus bebés están a salvo de sus efectos adversos. 

Sin embargo, si el virus afecta a un bebé, puede provocarle anemia. En algunos casos, puede producirse un aborto espontáneo. Ten en cuenta que no existen vacunas ni medicamentos para prevenir la enfermedad. Así que deberías prestar una atención especial a la higiene e intentar evitar el contacto con gente enferma. Además, se recomienda a las embarazadas que hablen sobre los posibles riesgos del parvovirus B19 con su médico.

La rubéola, o sarampión alemán, está causado por un virus y es una enfermedad contagiosa. Las embarazadas que padezcan rubéola, tendrán dolor de garganta, erupciones cutáneas y febrícula.

Es más, si estás embarazada y contraes rubéola (sobre todo durante el primer trimestre), tienes que ir al médico, ya que tu bebé también puede tenerla.

Es una infección causada por un virus del grupo de los herpes que afecta al 50 % de los adultos para cuando han cumplido 30 años. Aunque no tiene tratamiento, mejora por sí sola muy rápidamente y no causa problemas graves.

Sin embargo, en el caso de las embarazadas es diferente; si tienen la afección, el CMV puede contagiarse al bebé. 

El citomegalovirus es también una de las infecciones víricas habituales que afectan a los recién nacidos.

Si un bebé nace con CMV congénito, puede enfermarse o padecer los siguientes problemas crónicos:

  • Ictericia
  • Tamaño pequeño al nacer
  • Pérdida auditiva
  • Pérdida de visión
  • Discapacidad intelectual
  • Debilidad muscular
  • Problemas pulmonares
  • Convulsiones

El herpes es una de las infecciones crónicas más comunes. 

Existen dos tipos de herpes, uno de ellos es HSV-1, que provoca ampollas alrededor de la boca. También se puede contagiar a los genitales. El otro, HSV-2 es una ETS que puede producir herpes genital. Provoca ampollas y abre llagas que cursan con dolor. Esta infección también puede contribuir al herpes labial. 

El herpes vulgar puede afectar a tu bebé mientras está en el útero, lo que es poco frecuente. Además, es habitual que los bebés contraigan la infección durante el parto. El riesgo de infección aumenta en los bebés cuando las madres tienen el primer brote de herpes mientras están embarazadas, al principio del embarazo. 

Esto es porque las embarazadas eliminan el exceso de partículas víricas durante mucho tiempo. Sin embargo, el riesgo de infección por herpes en el bebé aumenta si la madre contrae herpes en las etapas avanzadas del embarazo. Así que deberías consultar al médico sobre esta situación.

Con las precauciones adecuadas, puedes reducir el riesgo de infección hasta cierto punto.

El perfil TORCH se realiza para detectar si tienes una enfermedad infecciosa (cubierta por la prueba) o si has tenido alguna en el pasado. Esta prueba también es necesaria para averiguar si eres inmune a las enfermedades infecciosas como la rubéola. 

Muchos expertos de la salud recomiendan realizar las pruebas de TORCH antes del embarazo, con vistas a un desarrollo saludable del feto y un embarazo seguro. Además, los resultados de la prueba de TORCH se califican de positivos o negativos.

Un resultado negativo se considera normal salvo que sea de una enfermedad contra la que deberías estar vacunada. Esto indica que no hay anticuerpos en tu cuerpo. Significa además que no has tenido una infección reciente ni pasada.

Por otro lado, un resultado positivo indica que se han encontrado anticuerpos IgG o IgM. Estos anticuerpos pueden ser un signo de una o más de las infecciones cubiertas por la prueba TORCH. Sugiere, además, que te vacunaron de esa enfermedad en el pasado. 

El médico te lo explicará con detalle si los resultados son positivos y te recomendará el tratamiento más adecuado.

Tratamiento para síndrome de TORCH es variable y depende de los síntomas.

  • Para tratar la toxoplasmosis, es posible que el médico te recomiende sulfadiazina y pirimetamina. 
  • El tratamiento del citomegalovirus depende de los síntomas del paciente, como fiebre o cansancio.
  • En el caso del virus del herpes vulgar, es posible que el médico te aconseje un parto por cesárea si encuentra lesiones activas.
  • Las embarazadas que padezcan rubéola pueden tratarla con reposo y analgésicos suaves.
  • Si la madre ha tenido la varicela previamente, no supone una preocupación importante. Sin embargo, si la madre embarazada no ha tenido la varicela, el riesgo de hacerlo aumenta durante el embarazo. Puedes proteger a tu bebé del síndrome de la varicela congénita evitando el contacto con personas que tengan la enfermedad.
  • Los expertos de la salud no recomiendan vacunarse contra la infección de la varicela mientras se está embarazada. 

El tratamiento del TORCH es menos estresante antes del embarazo. Sin embargo, tienes que eliminar las infecciones TORCH del cuerpo para facilitar un desarrollo saludable del feto. Los expertos de la salud recomiendan hacerse las pruebas de TORCH antes de quedarse embarazada. Estas pruebas ayudan a detectar una enfermedad o una infección. Si los resultados son positivos, puede que el médico te recomiende un tratamiento según tus síntomas. Aunque los resultados negativos no son motivo de una preocupación considerable, es posible que el médico te sugiera unas medidas de precaución para que tengas un embarazo seguro.

Las infecciones TORCH pueden desembocar en afecciones médicas críticas que perjudiquen la salud de tu bebé. Es muy recomendable que hables con tu médico sobre el síndrome de TORCH antes de quedarte embarazada para evitar desenlaces no deseados.

https://www.webmd.com/children/what-is-TORCH-syndrome#3

https://emedicine.medscape.com/article/235213-overview

http://parenting.firstcry.com/articles/TORCH-infection-during-pregnancy-things-you-must-know-watch-for/

https://www.healthline.com/health/TORCH-screen


Más artículos