1. Ser mamá
  2. La recuperación tras el parto
  3. Depresión y salud emocional

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

Cómo identificar y tratar la depresión posparto tardía

Descubre cuáles son las causas de la depresión posparto tardía, sus síntomas y cómo puedes pedir ayuda. La depresión posparto no es algo trivial, pero con paciencia, apoyo y un tratamiento apropiado, la superarás.

Tener un bebé te cambia la vida, así que no es sorprendente que las madres primerizas experimentan muchos cambios emocionales tras dar a luz. 

La depresión posparto se define como un episodio de depresión grave asociado con el parto. Se ha estimado que esta enfermedad afecta entre un 15 y un 20 % de las madres primerizas. Sin embargo, es muy común que esta afección no se diagnostique ni se trate, lo que significa que las estadísticas no son del todo correctas. Aunque la depresión posparto se ha dado más a conocer en los últimos años, hay otras variantes de esta afección que quizás no conozcas. 

La depresión posparto tardía, también conocida como la depresión posparto de inicio tardío, puede afectar a las mujeres hasta 18 meses después del parto. Puede incluso aparecer más tarde en algunas mujeres, dependiendo de los cambios hormonales que ocurren tras tener al bebé.

Aunque mucha gente piensa que esta depresión aparece inmediatamente tras el parto, no siempre es el caso. En muchos casos sí aparece tras dar a luz, debido a los cambios hormonales bruscos que ocurren tras el parto, y varía entre las 4 y 6 semanas después del parto. Sin embargo, para otras mujeres, los síntomas pueden aparecer en los primeros 18 meses de vida de su bebé.

En esos casos, puede ser mucho más difícil diagnosticarla. Las madres primerizas suelen tener visitas médicas unas semanas después de dar a luz, pero tras eso, muchas no van al médico regularmente. Esta falta de atención médica puede retrasar el diagnóstico de esta enfermedad tardía.

Los médicos creen que la depresión posparto tardía también está asociada con el poco apoyo que tienen las madres primerizas tras las primeras semanas de vida de su bebé. Después de que sus parejas hayan vuelto al trabajo y el apoyo que han recibido durante las primeras semanas haya disminuido, puede ser muy fácil sentirse abrumada y sola.

Los síntomas de la depresión posparto y de la depresión posparto tardía son los mismos. Es importante saber diferenciar la depresión de la tristeza posparto, o los baby blues. Tener el baby blues se refiere a los sentimientos de tristeza, preocupación, cansancio e inseguridad que sienten hasta el 80 % de madres primerizas tras el parto. Sin embargo, estos síntomas solo duran unos días o semanas como mucho y se van repentinamente. 

Esos sentimientos no son más que una manifestación de la nueva responsabilidad que las madres primerizas tienen para con su bebé, combinada con el cansancio físico y la falta de sueño. La depresión, por otro lado, apunta a una afección más grave que está causada por un desajuste en la química del cerebro.

En la depresión posparto, las hormonas se reducen considerablemente tras dar a luz. Tus niveles de estrógeno y progesterona, que estaban en un nivel alto durante el embarazo, bajan de forma natural cuando llega el bebé. Además de la demanda física y emocional que requiere la maternidad reciente, estos cambios hormonales pueden afectar a tu química cerebral. 

Sin embargo, estos cambios no son la única causa de la enfermedad. Otros factores, como el cansancio físico, la falta de sueño, el sentimiento de sentirse poco atractiva y el problema de ajustarse a un nuevo papel, forman parte del desarrollo de una depresión posparto tardía. En muchos casos es una combinación de todos estos factores circunstanciales y de la vida, junto con una sensibilidad creciente a los cambios hormonales, lo que causa la enfermedad.

Cuando hablamos de la depresión posparto tardía, otras situaciones pueden aumentar tu nivel de estrés. Mientras que al principio tu bebé puede dormir la mayor parte del día, después, aparecen sus primeros dientes o pueden tener cólicos. También requieren más cuidados, ya que están aprendiendo a caminar y a hablar, y el cansancio aparece con más facilidad. Y aunque puede que hayas tenido más ayuda de familiares y amigos durante las primeras semanas de la vida de tu bebé, es muy probable que ahora te enfrentes a estos nuevos retos sola.

La depresión posparto tras dar a luz es muy similar a cualquier otro episodio de depresión que pueda ocurrir en otro punto de tu vida. Se caracteriza por una pérdida de felicidad e interés en la vida, o tener un humor depresivo casi todos los días. Mientras que los baby blues se van solos, en 10 o 14 días, los síntomas de la depresión son más fuertes y duran más. Muchas mujeres se preguntan: ¿сómo saber si tengo depresión postparto? Los síntomas de la depresión postparto suelen ser:

  • Pérdida de interés en actividades cotidianas.
  • Pérdida o ganancia de peso que no está asociada a una dieta.
  • Disminución o aumento del apetito.
  • Llanto constante e inexplicable.
  • Cansancio o pérdida de energía.
  • Sentimientos de culpa, inutilidad y desesperación.
  • Cambios en tus patrones de sueño (acostarse tarde y levantarse temprano).
  • Preocupación excesiva sobre tu bebé.
  • Pensamientos suicidas o intentos de suicidio.

La depresión posparto tardía puede afectar potencialmente a cualquier madre, pero hay ciertos factores de riesgo que hacen que la depresión sea más propensa. Los factores de riesgo de la depresión posparto incluyen:

  • Historial previo de enfermedades mentales.
  • Eventos estresantes antes o durante tu embarazo.
  • Tener un bebé que necesite cuidados intensivos neonatales.
  • Lactancia difícil.
  • Embarazo no planificado.
  • Parto traumático o cesárea.
  • Historial previo de adicciones.
  • Inestabilidad financiera.
  • Tener un bebé con defectos congénitos u otras complicaciones.

Ten en cuenta que estos factores de riesgo no harán que automáticamente tengas depresión posparto. Las mujeres pueden sufrir esta enfermedad incluso sin estos factores de riesgo. La mujeres que tienen estos factores, de hecho, puede que nunca desarrollan la depresión posparto, sobre todo si tienen una gran red de apoyo tras dar a luz.

Esta enfermedad también puede afectar a los padres primerizos. Aunque son las madres las que llevan a cabo todo el embarazo y el parto, ambos pueden tener dificultades con su nueva responsabilidad y el cambio de papeles. De hecho, se ha estimado que entre el 4 y el 25 % de los padres primerizos pueden experimentar los síntomas de depresión posparto paternal, o depresión posparto masculina.

Los síntomas de la depresión posparto paternal pueden ser muy similares a los de que sufren las madres, pero algunos hombres externalizan su depresión de manera diferente. Los médicos afirman que los hombres son más propensos a incurrir en comportamientos de agresividad, hipersexualidad o abuso de sustancias. Los padres que tienen dificultades para establecer un vínculo con su bebé tienen un mayor riesgo de desarrollar depresión posparto masculina y tienden a cerrarse en vez de expresar sus sentimientos.

La mejor manera de tratarla depende de la gravedad de tus síntomas. Pero, en cualquier caso, lo primero y más importante es hablar con alguien sobre lo que estás sintiendo. Si sospechas que lo que estás sintiendo es algo más que solo el baby blues, exprésale tus sentimientos a tu pareja, una persona cercana o familiar, o a tu médico.

Si has pensado alguna vez en hacerte daño a ti o a tu bebé, acude al médico lo más rápido posible, ya que eso es una emergencia médica. Muchas mujeres retrasan el buscar ayuda debido a los sentimientos de culpa o vergüenza, pero la depresión posparto tardía se puede tratar y no es culpa del paciente. La duración de la depresión depende solamente del diagnóstico temprano y de su tratamiento.

El tratamiento más común para la depresión posparto tardía incluye la psicoterapia. La terapia cognitivo conductual (TCC) y la terapia interpersonal (TIP) son las terapias que más se usan para tratar y curar la depresión posparto. Estas terapias ayudan a los pacientes a entender sus emociones, a sí mismos y a sus relaciones, y a retomar el control de su estado emocional. Los grupos de apoyo también son de ayuda, ya que te permitirán entrar en contacto con otras mujeres que tengan sus propias historias de depresión posparto y ayudará con tus sentimientos de culpa y soledad.

Si sufres de un caso más grave de depresión posparto tardía, tu psiquiatra tiene que recetar antidepresivos. Los antidepresivos como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), los inhibidores de la recaptación de serotonina y norepinefrina (IRSN) y los antidepresivos tricíclicos (ATC) son considerados, generalmente, como seguros para dar el pecho. Puede que en algunos casos tu bebé se irrite con más facilidad cuando los tomes; coméntale a tu médico estos cambios.

Tu médico también te recomendará tener hábitos saludables como una dieta equilibrada, ejercicio, dormir lo suficiente y buscar la ayuda de tu pareja y seres queridos.

Hay un cierto nivel de estigma asociado con todas las formas de depresión posparto, pero es importante entender que la depresión posparto sin tratar puede tener muchos efectos negativos en tu salud mental y en la dinámica familiar. La depresión posparto sin tratar puede causar tardanza en el habla, aumento del llanto y problemas de comportamiento de tu hijo. También hay un riesgo elevado de hacerle daño a tu bebé o a ti misma.

Buscar ayuda para tratar la depresión posparto de forma temprana puede ayudarte a establecer un vínculo con tu bebé de forma sana. Aunque el tratamiento para la depresión no es efectivo inmediatamente, te sentirás mejor en unas semanas ¡y por fin podrás disfrutar de tu tiempo con tu bebé recién nacido!

https://www.babycenter.com/0_postpartum-depression_227.bc

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4101986/

https://www.healthline.com/health/why-we-need-to-talk-about-postpartum-depression-in-men#1

https://www.whattoexpect.com/first-year/postpartum-depression

https://www.babymed.com/postpartum/the-baby-blues-or-postpartum-depression