1. Ser mamá
  2. La recuperación tras el parto
  3. Complicaciones

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

Infección puerperal

Después de unos días o semanas tras haber dado a luz, tu cuerpo puede sufrir algunos síntomas algo frustrantes. Entender estos síntomas con claridad y saber qué pueden causar te ayudará a evitarlos y no sufrirlos más.

Las infecciones posparto se pueden dar en varias partes del cuerpo, como en el útero flácido y en los pechos, y debes estar atenta a los síntomas.

Cuando observes cualquier molestia o un dolor insoportable, lo primero que debes hacer es acudir al médico.

Hay varias señales que indican una infección tras el parto y síntomas en el cuerpo que pertenecen a infecciones específicas en el cuerpo.

Hay diferentes tipos de infecciones posnatales que afectan a las madres y al útero, abdomen y otras partes.

Los tipos de infecciones posparto comunes son los siguientes:

Endometritis puerperal

La endometritis es la infección del tracto genital superior que incluye al endometrio, al miometrio y al tejido de alrededor.

Una revisión de Cochrane en el 2012 descubrió que la endometritis aumentaba entre un 1 % y un 3 % en los partos vaginales y entre 5 y 10 veces más en los partos por cesárea. 

Los factores de riesgo de la endometritis incluyen los siguientes:

  • Rotura de las membranas durante un tiempo prolongado (más de 18 h).
  • Colonización de los estreptococos de tipo A y B.
  • Corioamnionitis.
  • Periodo operativo prolongado.
  • Vaginosis bacteriana.
  • Monitorización interna.
  • Pruebas vaginales múltiples.

La endometritis es una infección posparto grave que requerirá hospitalización.

Mastitis puerperal

La mastitis puerperal es una infección puerperal localizada en el pecho causada por la flora cutánea de la paciente o la flora bucal de los lactantes. Los organismos entran a través de un pezón erosionado o agrietado y proliferan, lo que provoca la infección. Las mujeres lactantes podrán sufrir una sensación de ardor en sus pechos además de tenerlos sensibles y firmes a la hora de la subida o la bajada de la leche.

La mastitis se trata con antibióticos orales (por ejemplo, la dicloxacilina).

Además, las pacientes deben seguir dando el pecho, ya que así previenen la acumulación intraductal de tejido infectado. Aquellas que no dan el pecho, deberán usar un extractor de leche en la fase aguda de la infección.

Las mujeres que no responden al tratamiento con antibióticos orales serán tratadas con antibióticos i.v. (intravenosos) hasta que estén afebriles durante 48 horas. Si tampoco responden a ese tratamiento, se las someterá a un absceso de pecho y se les realizará un estudio. 

Infecciones urinarias postparto

Esta es una infección puerperal que afecta tanto a las mujeres que dan a luz por la vagina como a las que lo hacen por cesárea.

Está asociada con una serie de incomodidades y con una hospitalización a largo plazo.

También se ha comprobado que para la lactancia.

Las mujeres que se ven afectadas por este tipo de infección deben haber tenido una “bacteriuria asintomática” antes del parto y esta apareció tras el trauma del parto. Esta infección no difiere mucho de la infección del útero cuando la vemos clínicamente en el cuerpo.

Se puede tratar con antibióticos posparto. Cuando te sientas molesta, visita a tu médico para prevenir el dolor continúo y el malestar.

Infección de las heridas

Esta ocurre tras una cesárea.

La infección de herida quirurgica después del cesarea en mujer puede producirse por la presencia de bacterias alrededor de estas áreas. Esta infección se puede reconocer por varios síntomas como, por ejemplo, rojez (eritema) en la incisión, fiebre, dolor en el abdomen inferior tras el parto, etc.

Los antibióticos orales con protección frente a los estreptococos, estafilococos, entéricos y organismos anaeróbicos son los primeros que se usan cuando se tratan las infecciones perineales.

Infección perineal

Este tipo de infección afecta al perineo y va desde ligera a complicada en mujeres con problemas de salud.

La infección perineal debe tratarse debidamente, sobre todo en mujeres con problemas de salud como la diabetes, la hipertensión, etc. En el momento de observar alguna forma de malestar en la región perineal, se debe acudir al médico para comenzar un tratamiento posnatal. Una visita a tiempo a tu médico te ayudará con las revisiones y el diagnóstico de la infección puerperal.

Otras formas de infección posparto son las siguientes:

  • Infección del bloque paracervical y pudendo.
  • Infección de la herida abdominal.
  • Infección intravenosa.
  • Infección del tejido tierno, etc.

Tras el parto, el cuerpo de una mujer es propenso a sufrir infecciones posparto causadas por bacterias y otros microorganismos. Estas pueden ser causadas por los estafilococos, una bacteria presente en la cavidad oral del bebé o en el tejido abdominal o uterino de la madre. 

Las infecciones adoptan varias formas en el cuerpo de la madre. Estas infecciones pueden ser abscesos en los pechos, escalofríos, fiebre, inflamación del cuerpo o dolor abdominal tras dar a luz.

También puede haber una inflamación del tejido de la uretra y otras partes del cuerpo. Incluso puede haber algún tipo de picor alrededor de la vagina junto con otros molestos síntomas. 

Los síntomas más comunes de la infección posparto, o los más observables, son los siguientes:

  • Demasiado sangrado o hemorragia de la vagina.
  • Olor nauseabundo proveniente de la vagina.
  • Poco o nada de sangrado tras el parto también es un problema.
  • Incremento o inflamación del útero.
  • Dolor en uno o los dos pechos.
  • Náuseas frecuentes o vómito.
  • Sensación de ardor en las piernas o piernas blandas.
  • Problemas de respiración.
  • Síntomas parecidos a una gripe.
  • Fiebre alta.
  • Problema al orinar; orina muy oscura.
  • Dolores de cabeza agudos.

Si crees que tienes algún tipo de problema en tu cuerpo, lo mejor que puedes hacer es visitar a tu médico.

Él o ella te ayudará a determinar si tienes o no dicha infección y decidirá el tratamiento apropiado si la tienes. El primer paso es acudir a tu médico. Es el único que está en la posición adecuada para realizar el diagnóstico de infecciones puerperales y si no puede, te orientará sobre cómo proceder.

No te preocupes, la mayoría de infecciones posparto se tratan con antibióticos y puedes hacerlo tú misma. Sin embargo, las infecciones posparto no deben tomarse a la ligera y debes buscar atención médica.

Más artículos