1. Ser mamá
  2. La recuperación tras el parto
  3. Complicaciones

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

¿Cuánto tardarán tus hormonas en asentarse después de dar a luz?

¡Lo conseguiste! Tú, esa mujer fuerte, valiente, feroz, suave, amorosa y bella que eres, has traído un pequeño ser humano al mundo. Después de tanta ilusión y esfuerzo y un torbellino de emociones, tu bebé ha llegado por fin. A pesar de todas las emociones, es posible que las hormonas después del parto te hagan plantearte cuando empezarás a sentirte “normal”.

Tu cuerpo pasa por muchos cambios para ayudarte a prepararte para el parto. Muchos de estos cambios tienen que ver con las diferentes hormonas o diferentes niveles de hormonas que produce tu cuerpo. Estas hormonas modifican tu cuerpo físicamente y también pueden tener un impacto en tu estado de ánimo. 

Pero ahora que tu bebé ha nacido, puede que aún te sientas fuera de lugar. Sensible, irritable, susceptible, impaciente... la lista es larga. Otras madres hablan de las alegrías de la maternidad mientras que tú experimentas la tristeza posparto. 

La buena noticia es que lo que estás sintiendo después de dar a luz es totalmente normal y en gran parte se debe a los cambios hormonales después del embarazo. Esto es lo que necesitas saber si tienes desequilibrio hormonal, cuánto tiempo tardarán tus hormonas en asentarse después de dar a luz, y qué puedes hacer para ayudar a atenuar la montaña rusa de emociones producida por las hormonas del posparto.

El cuerpo de la mujer produce muchas hormonas diferentes durante el embarazo para mantenerlo y para ayudar en el parto. Los efectos de las hormonas después del embarazo pueden afectar a tus actividades cotidianas. 

Por ejemplo, la relaxina es una hormona que segregan los ovarios de la mujer, la placenta e incluso el endometrio a lo largo de todo el embarazo. Durante el primer y segundo semestre inhibe las contracciones musculares para impedir un parto prematuro y, al final del embarazo, promueve la rotura de las membranas que rodean al feto y la apertura y ablandamiento del cuello uterino y de la vagina, así como la relajación de los ligamentos de la pelvis para favorecer el proceso del parto.

La relaxina distiende los músculos y los ligamentos del cuerpo, por lo que las mujeres embarazadas pueden ser más propensas a los esguinces o hiperextensiones de los músculos durante la actividad física, poniendo en peligro las articulaciones. Incluso después del parto, la relaxina sigue estando activa, así que puedes tardar hasta cinco meses antes de que vuelvas a recuperar la estabilidad en tu cuerpo. 

Prolactina: es la hormona que estimula la producción de leche en el cuerpo, se mantiene en el cuerpo desde el embarazo y mientras des el pecho. Además, puede afectar a la conducta, al metabolismo, al sistema inmunológico y a la regulación de fluidos, lo que explica los posibles alteraciones hormonales postparto como cambios de humor y la retención de líquido (edemas) tras el parto. 

La oxitocina es otra hormona que desempeña una importante función en el parto y en la lactancia. Durante el parto, estimula la contracción muscular uterina y, durante la lactancia, promueve el tránsito de la leche hacia el pecho. Las últimas investigaciones han demostrado que la oxitocina es muy importante en la conducta social. Es responsable de la excitación sexual, el reconocimiento, la confianza y la ansiedad. Por eso, también se la conoce como la “hormona del amor”. Además, se sabe que la oxitocina estimula el vínculo afectivo madre e hijo.

A pesar de que todas las mujeres producen estas hormonas durante y después del embarazo y del parto, no todas las mujeres comparten las mismas experiencias emocionales.

Dos de los mayores “actores” en el mundo de las hormonas del embarazo y el parto son los estrógenos y la progesterona. De hecho, a las mujeres que tienen problemas para quedarse embarazadas, los médicos les suelen recetar suplementos de estrógenos y progesterona para facilitar el embarazo. Los niveles de estrógeno y progesterona durante el embarazo sirven tanto para ayudar al crecimiento del feto como a los cambios del cuerpo de la mujer. 

Tanto el estrógeno como la progesterona se segregan en los ovarios (corpus luteum), y en la placenta durante el embarazo. Los niveles de progesterona aumentan significativamente al principio del embarazo. La progesterona prepara el endometrio y sus vasos sanguíneos para “alimentar” al feto que se está desarrollando, además de impedir las contracciones del músculo uterino y evitar un parto prematuro. Los niveles de estrógenos aumentan durante el embarazo y llegan a su punto máximo antes del parto. Actualmente, los investigadores piensan que el parto empieza cuando los estrógenos son la hormona dominante.

Casi inmediatamente después de la expulsión de la placenta, los niveles de progesterona regresan a su estado de antes del embarazo. Los niveles de estrógeno después del embarazo se mantienen elevados, dando lugar a lo que se conoce como el dominio de los estrógenos. Es perfectamente normal que estés de mal humor y susceptible con esta montaña rusa hormonal. Puede que hasta te dé por llorar, sin motivo aparente. Cuando empieces a acostumbrarte a tus nuevas rutinas y refuerces el vínculo afectivo con tu bebé, los llantos repentinos se calmarán en unas semanas.

En el posparto puede haber dos tipos de disfunción de la tiroides: tiroiditis posparto, que se caracteriza por un hipertiroidismo transitorio o hipertiroidismo transitorio seguido por hipotiroidismo transitorio o permanente, en menor medida.

Una baja actividad de la tiroides puede causar una serie de efectos físicos, como:

  • Intolerancia al frío
  • Aumento de peso (pérdida de apetito)
  • Hipoactividad
  • Cansancio
  • Estreñimiento,
  • Debilidad en el músculo proximal
  • Mixedema (inflamación facial/periorbital)
  • Piel fría y seca
  • Cabello quebradizo
  • Bradicardia
  • Disnea de esfuerzo 

Recuerda, el dominio de los estrógenos posparto no significa necesariamente que tengas una mayor cantidad de estrógenos en el organismo, sino que el nivel de estrógenos es alto en relación con el descenso de progesterona que se produjo tras el parto. 

El dominio de los estrógenos también se ha relacionado con la fatiga suprarrenal. Las glándulas suprarrenales producen hormonas que ayudan a regular funciones corporales como controlar la glucosa en sangre y la tensión arterial. Las glándulas suprarrenales tienen dos zonas, denominadas corteza y médula.  

La corteza produce aldosterona (que controla los niveles de sodio), cortisol (que controla los niveles de glucosa), hormonas sexuales (como los andrógenos). La médula produce catecolaminas (adrenalina, la hormona del “miedo”, o de la reacción de “huir o luchar”, y noradrenalina, la hormona de la “ira”).

El dominio de los estrógenos y la fatiga suprarrenal pueden estar interrelacionados y comparten muchos de los síntomas: cansancio, aumento de peso e irritabilidad. Si tu médico cree que padeces fatiga suprarrenal causada por el dominio de los estrógenos, es posible que te recete la medicación adecuada.

Las hormonas del posparto pueden hacer que muchas mujeres se sientan desanimadas y no son parecen a sí mismo. Además del sentimiento de tristeza posparto, es posible que observes otros síntomas que pueden ser indicativos de un desequilibrio hormonal. Estos síntomas pueden incluir:

  • Aumento de peso
  • Cansancio
  • Dolores de cabeza
  • Mala calidad del sueño 

El desequilibrio hormonal también puede afectar tu estado de ánimo, y puedes sentir depresión y ansiedad. 

Como los efectos de las hormonas posparto pueden hacerse notar poco después de dar a luz, muchas mujeres quieren saber durante cuánto tiempo pueden esperar experimentar los síntomas del desequilibrio hormonal. La duración de las hormonas posparto de cada mujer será un poco diferente, pero puedes probar muchas cosas para intentar averiguar cómo equilibrar los niveles hormonales después del embarazo.

¿Como regular las hormonas después del parto? Si sientes tristeza posparto, ¡no te preocupes! Hay muchas opciones de tratamiento disponibles para ayudarte a reequilibrar las hormonas posnatales. 

Si sufres síntomas como irritabilidad, cansancio, cambios de humor y estrés, podrás encontrar alivio simplemente con pedirle a tus amigos y familiares que te ayuden con el bebé o con las tareas domésticas. Incluso algo tan sencillo como que te ayuden haciéndote la comida y ordenando la casa puede liberarte y te permitirá tener más tiempo para descansar y que tu cuerpo se recupere. Si necesitas tiempo para estar sola, pídele a tu pareja o busca a alguien que se ocupe del bebé mientras te das un buen baño o paseas al aire libre. El ejercicio moderado también puede ayudarte a equilibrar las hormonas y a reducir el estrés. Si disfrutas de la compañía de tus seres queridos, busca un hueco para quedar una noche con tu pareja o ir al parque con tus amigos.

También es posible que tu médico o el personal sanitario te recomienden suplementos a base de hierbas u hormonales para ayudarte a tratar el desequilibrio hormonal. 

Una mejora de la actividad suprarrenal también ayudarte a aliviar algunos de los síntomas del desequilibrio hormonal. No te olvides de descansar lo que necesites y de alimentarte bien.

La pregunta que casi todas las madres primerizas se hacen es “¿cuándo volveré a sentirme normal?” o “¿cuándo volveré a sentirme yo otra vez?”. La verdad es que cada mujer es diferente. Generalmente, los síntomas relacionados con el desequilibrio hormonal solo son prevalentes durante unas cuantas semanas después del parto, normalmente entre 6 y 8. 

Los síntomas relacionados con las hormonas durante la lactancia perdurarán en el cuerpo mientras la mujer dé el pecho. Sin embargo, es posible que te des cuenta de que puedes mitigar los efectos del desequilibrio hormonal utilizando algunos de los tratamientos que hemos mencionado, incluso aunque estés dando el pecho.

Recuerda, sentir tristeza posparto es totalmente natural. Sin embargo, es importante estar atenta a otros síntomas posparto graves. Si notas que tus síntomas hormonales son tan intensos que te impiden disfrutar del tiempo que pasas con tu bebé, o que no mejoran pasadas unas semanas después del parto, consulta a tu médico sobre otras opciones de tratamiento. 

Infórmate sobre qué más puedes esperar después del parto.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10544750

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3354841/

Más artículos