1. Tu ciclo
  2. Pubertad
  3. Cambios corporales

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

12 preguntas sobre la virginidad y el himen respondidas por médicos

¿Qué es el himen? ¿Lo necesita a tu cuerpo? ¿Deberías perder la virginidad antes? Hoy responderemos a estas y muchas otras preguntas sobre la función de la virginidad.

El himen es una membrana delgada que cubre el orificio vaginal. Está formado por tejido conjuntivo, así como por fibras musculares con vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas.

El himen es fácil de detectar. Por lo general, no se encuentra a más de 1-2 cm (0.8 pulgadas) del orificio vaginal. Sirve de límite entre los órganos genitales externos e internos.

La apariencia y la estructura del himen son tan características como la forma del cuerpo o el color del pelo. Cada mujer lo tiene de su propia forma, tipo, grosor, elasticidad y número de vasos sanguíneos y terminaciones nerviosas. 

Algunos hímenes son elásticos y flexibles; otros no. Algunos tienen muchas terminaciones nerviosas, mientras que otros solo tienen unas pocas.

Hasta ahora, los científicos no han llegado a una conclusión unánime sobre este tema. Una de las teorías más extendidas es que el himen es una barrera especial que impide que los microbios infecciosos se introduzcan en el cuerpo de las mujeres jóvenes.

En realidad, no. Algunas mujeres, alrededor del 0,03 %, nacen sin él. Estas niñas no suelen tener problemas con el desarrollo de los órganos del aparato reproductor.

El himen tiene uno o más agujeros para dejar pasar la sangre de forma natural.  En la mayoría de las mujeres, el himen parece un rosquilla y tiene un gran agujero por el que se puede introducir uno o dos dedos. 

Mucho menos frecuentes son los hímenes con dos agujeros, parecidos a las fosas nasales. ¡Algunos incluso tienen varios agujeros pequeños!

A veces, el agujero del himen es tan pequeño que no se puede introducir un tampón. Consulta a un médico para averiguar qué tipo de himen tienes. Así reducirás el riesgo de romperlo involuntariamente al usar tampones.

El himen de cada mujer tiene una estructura característica, por lo que el sangrado y el dolor pueden ser intensos, leves o estar completamente ausentes. 

Esto depende en gran medida del grosor del himen. Cuanto más grueso sea, más doloroso será perder la virginidad. 

El sangrado durante la primera relación sexual ocurre solo en el 43 % de las chicas. La cantidad de sangre puede variar desde unas pocas gotas hasta un sangrado durante un período de 1-3 días. Si el sangrado persiste durante más de 3 días, consulta a tu médico.

No debes depender de las experiencias de tus amigas o la presión social con respecto a este tema tan delicado. Es muy importante encontrar a una pareja sexual por la que tengas verdaderos sentimientos mutuos. 

Es algo que vale la pena hacer sólo cuando estés lista y si lo deseas.

Así es, el himen puede dañarse antes de tener relaciones sexuales por primera vez, por ejemplo, durante la masturbación, un examen médico, una intervención quirúrgica o al usar tampones del tamaño incorrecto. 

También puede ocurrir en caso de lesiones, golpes con diversos objetos, esfuerzo físico excesivo y ejercicio.

El Congreso Estadounidense de Obstetricia y Ginecología recomienda que las mujeres se sometan a su primer examen ginecológico entre las edades de 13 y 15 años, independientemente de si son sexualmente activas o no. 

Recibirás información sobre salud femenina y el médico comprobará que tus órganos femeninos se están desarrollando adecuadamente.

La virginidad no es perjudicial para la salud. Puede sonar aburrido, pero la abstinencia es lo único que brinda una protección del 100 % contra las enfermedades de transmisión sexual y los embarazos no deseados.

Más artículos