1. Tu ciclo
  2. Pubertad
  3. Cambios corporales

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

Desarrollo de los senos durante la pubertad: Problemas, tamaños, cómo elegir un sujetador y ¡muchos más!

La pubertad es la etapa de la vida en la que se producen los cambios fisiológicos más drásticos tanto en los chicos como en las chicas. En este período, tienen lugar un crecimiento y un desarrollo rápidos, influidos principalmente por cambios hormonales. En el caso de las niñas, la pubertad se caracteriza por el crecimiento de los senos. Es una de las transformaciones más notables del cuerpo de una joven en crecimiento, aparte del ensanchamiento de las caderas y demás. En este artículo, te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre los senos en la adolescencia y cómo lidiar con los cambios de la mejor manera.

En las niñas, la pubertad suele comenzar entre los 8 y 14 años de edad.

¿Cómo es el desarrollo normal de los senos? Pues, en ciertos casos, algunas chicas empiezan dicha fase mucho antes o después, pero para las niñas con una curva de crecimiento y desarrollo normal, la pubertad comenzará durante los primeros años de educación secundaria.

En la pubertad, se produce un aumento natural de la hormona estrógeno en el organismo. Esta es la hormona responsable de la gran transformación que tiene lugar durante la adolescencia y que incluye el crecimiento de los pechos. Puedes notar que hay muchos más cambios en tu cuerpo, pero el desarrollo de los senos femeninos suele ser lo primero que tú y todos los demás notarán. 

A medida que tu cuerpo se desarrolla, tus pechos normalmente serán el primer cambio visible de la pubertad. Comienzan siendo una pequeña masa debajo de los pezones, como un montículo o una protuberancia, y crecerán poco a poco mientras te haces mayor. Cuando te sientas lista para usar sujetador, pídele a un padre o tutor que te ayude a elegir la ropa interior más cómoda.

En sus primeras etapas, los pequeños bultos o protuberancias se llaman botones mamarias. Este cambio generalmente se produce entre los 8 y los 13 años, y continuará progresando hasta que te hayas desarrollado por completo. En general, el desarrollo completo de los pechos tardará entre tres y cinco años.

Entonces, ¿cómo es el desarrollo normal de las mamas? Cuando tus senos comiencen a crecer, notarás un bulto firme debajo del pezón. La areola también puede que aumente de tamaño junto con el pezón. Puedes optar por no usar sujetador si aún no te sientes cómoda con él, ya que los pechos que están empezando a desarrollarse no se suelen notar debajo de la ropa.

El desarrollo de mamas durante la pubertad se produce en etapas. En esta sección, te explicaremos estas etapas junto con los cambios en los senos en la pubertad:

  • Primera etapa. En la primera etapa (durante la infancia), los pechos son planos. 
  • Desarrollo mamario inicial. El desarrollo de los senos suele tener lugar dos o tres años antes de la primera menstruación de una niña. Se caracteriza por la aparición de las yemas mamarias. Durante esta fase, el pezón y el área circundante (denominada areola) comienzan a expandirse. El tejido mamario empieza a desarrollarse y los senos, que son duros al tacto, apenas se notan.
  • Crecimiento de los senos. Los senos comienzan a aumentar de tamaño y a tomar forma cónica al principio, luego una forma más redondeada. En esta etapa, la areola se oscurece y agranda; los pezones puede que se hagan más protuberantes.

Cómo cambiar el tamaño y la forma del pecho

El tamaño y la forma del pecho varían de una persona a otra. El tamaño de tus senos dependerá en gran medida de la genética, lo que significa que si tu madre los tiene grandes, entonces tienes buenas posibilidades de llegar a tenerlos también. Sin embargo, es importante que te asegures de cuidar tus pechos en un momento tan decisivo como la pubertad. Durante esta etapa, los senos están creciendo continuamente, y descuidarlos puede causarte problemas.

Las adolescentes de pechos grandes pueden tener dificultades para lidiar con sus senos en crecimiento, mientras que las jóvenes de pechos pequeños pueden no estar satisfechas con su crecimiento. 

El desarrollo mamario en la pubertad es un proceso natural, y no hay mucho que puedas hacer para intervenir en él. Veamos por qué algunos métodos para cambiar los senos funcionan o no.

Pastillas y cremas

Hay anuncios con gancho de cremas y pastillas que afirman que pueden hacer que los senos aumenten o disminuyan de tamaño. Sin embargo, esto queda lejos de la realidad, e incluso puede no ser seguro para tu salud. Las pastillas y las cremas no autorizadas por las autoridades sanitarias pueden contener productos químicos que no son seguros para la piel y para tu salud en general, por lo que se desaconseja su uso. 

Masaje

Ninguna forma de masaje influye el tamaño de los pechos. Si lo haces en exceso, incluso podría dolerte o irritar la piel y los pezones.

Ejercicio

Los pechos están compuestos principalmente de tejido graso en lugar de músculo, por lo que el ejercicio no afectará al desarrollo de los mismos. Sin embargo, un cuerpo tonificado te hará sentirte más segura de ti misma, ¡así que no dudes en hacer ejercicio de todos modos!

Cambio de peso

Bajar o subir de peso puede afectar al tamaño de los pechos, pero no siempre sucede.

Las chicas engordan de forma natural en su adolescencia. Es vital contar con un cierto porcentaje de grasa corporal, por lo que no debes preocuparte. Al igual que sucede con otras partes de tu cuerpo, los senos tienen tejido graso. Por eso, al subir de peso puede que aumente el tamaño de tus pechos, y bajarlo puede hacer que sean un poco más pequeños.

Dormir boca abajo

Dormir boca abajo no afectará al desarrollo de los pechos en la adolescencia ni los hará más pequeños. Sin embargo, si te duelen, es posible que te resulte más cómodo dormir boca arriba o de lado.

Dormir con sujetador

Dormir con sujetador tiene sus propios ventajas y desventajas, pero no se sabe con certeza que mejore el tamaño o la forma del pecho. Algunas personas se sienten más cómodas durmiendo con sujetador, pero suele recomendarse usar uno ligero sin aros, ya que de esta manera tus pechos no estarán comprimidos y la circulación sanguínea será buena. 

Cirugía

Recurrir a la cirugía para mejorar el tamaño o la forma de los pechos no es una opción para las menores de edad. Según la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), la cirugía de aumento de pecho no está indicada a menores de 18 años, y los implantes mamarios tienen una edad mínima adecuada de 22 años.

Problemas con los pechos durante la pubertad

La mayoría de las niñas tendrán sensibilidad o dolor en los pechos mientras están creciendo, sobre todo en el área del pezón. No te preocupes, estos dolores de crecimiento son totalmente normales mientras se desarrollan los senos y pueden tratarse con el sujetador adecuado. Es importante que le pidas a tu madre o a una mujer más mayor que te ayude a elegir el tamaño y estilo de sujetador correctos para conseguir una comodidad óptima, especialmente si te duelen los pechos. 

Por otro lado, muchas jóvenes se preguntan si puedes tener cáncer de mama de adolescente. Es poco probable que una mujer menor de 30 años padezca cáncer de mama. El cáncer de mama en adolescentes es extremadamente raro. Sin embargo, a medida que vayas creciendo, se recomienda que te explores los pechos con regularidad para detectar bultos. 

¿Cuándo deberías ver a un médico?

Los bultos en los senos en desarrollo son normales. Si tienes un bulto duro que te preocupa, acude al médico o a la enfermera de tu escuela. Lo más probable es que todo esté bien, pero no está de más comprobar si hay bultos benignos.

Los bultos benignos son protuberancias no cancerosas que se pueden extirpar con cirugía. Si notas un bulto en el pecho que te parece sospechoso, habla con tu madre de inmediato para ir al médico. 

Cómo elegir un sujetador cuando eres adolescente

Si tus yemas mamarias se notan a través de la ropa, puede ser el momento de comprar tu primer sujetador. Un sujetador puede aliviar el dolor asociado con el desarrollo de los pechos y a la vez hacerte sentir muy cómoda. En general, los sujetadores para niña están confeccionados en algodón suave, no tienen copa y son muy fáciles de usar. 

Las chicas que estén más desarrolladas deberían considerar comprarse un sujetador de copa blanda. Son similares a los de niña, pero tienen copas blandas para mantener los pechos en su lugar con comodidad. Sin embargo, no se recomienda usar sujetadores con aro y diseños más complicados para adulto. Elige un sujetador que sea cómodo y no empeore los dolores de crecimiento. 

A medida que tus senos vayan aumentando de tamaño, podrás elegir ropa interior más apropiada que te queden bien y siga siendo cómoda. Recuerda no comprar sujetadores que sean demasiado pequeños, ya que podrían oprimirte el pecho e impedir un crecimiento adecuado. Por otro lado, un sujetador demasiado grande puede resultar molesto y notarse más a través de la ropa. 

Cómo lidiar con los cambios en los senos durante la pubertad

El crecimiento de los pechos te puede emocionar y avergonzar al mismo tiempo. Sin embargo, es importante recordar que este proceso es totalmente normal y que todas las mujeres pasar por él en algún momento de su vida. Todos los cambios drásticos que se producen en tu organismo pueden hacer que te sientas cohibida e incómoda con tu apariencia, pero aprender a lidiar con los cambios de la pubertad es lo mejor que puedes hacer. 

Si te sientes cohibida debido a las burlas en la escuela o no te sientes cómoda con el tamaño de tus pechos, acude a un adulto de confianza con quien puedas tratar estos asuntos delicados. Habla con tu madre, una tía o una hermana mayor sobre tus problemas, cómo te sientes y cómo pueden ayudarte a sentirte más cómoda con el proceso. Recuerda: es mejor exteriorizar tus emociones en lugar de reprimirlas. 

En resumidas cuentas, poder hacer frente a los cambios de tus pechos se reduce a contar con un círculo de apoyo. Si te sientes abrumada por la situación, sé valiente y pide ayuda, incluso si te da vergüenza. Asegúrate de no intentar lidiar con la pubertad sin la ayuda de tu familia, ya que estos años son algunos de los más formativos de tu vida.

La pubertad es una gran transformación que nos afecta física, emocional y mentalmente. Con el inicio de la pubertad, las niñas sufren cambios intensos en el cuerpo debido a los cambios hormonales. Algunos de los más evidentes son: caderas más anchas, cintura más estrecha, vello corporal, aumento de la sudoración, acné, aumento de altura y peso, y lo más obvio: el desarrollo de los pechos. 

Si notas que te comienzan a crecer los senos, puede ser el momento de aprender más sobre la transformación que se están produciendo en tu organismo. Esperamos que este artículo te brinde suficiente información sobre los cambios fisiológicos que ocurren durante la pubertad, así como las formas en que puedes lidiar con ellos con la ayuda de familiares de confianza.

Más artículos