1. Tu ciclo
  2. Salud
  3. Menstruación

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

Acné menstrual: causas, tipos y tratamiento del acné durante el período

Hay muchos factores que pueden causar acné. En este artículo, examinaremos las causas, los tipos y las opciones de tratamiento del acné durante el período.

Cómo influye el ciclo menstrual en el acné

El ciclo menstrual está controlado por diferentes hormonas del cuerpo. El ciclo medio dura aproximadamente 28 días, y en cada uno de estos días los niveles de hormonas pueden variar. Los cambios por los que pasa tu cuerpo en la primera “mitad” del ciclo están controlados de forma predominante por los estrógenos, y en la segunda “mitad”, influye la progesterona.

Si eres una de esas mujeres que sufre acné menstrual, es posible que te hayas dado cuenta de que, por lo general, tienes brotes entre 7 y 10 días antes de que empiece el período. Durante esta fase, estas dos hormonas descienden a los niveles más bajos de todo el ciclo menstrual. Este descenso hormonal desencadena la descomposición del endometrio y, por último, el sangrado que ocurre cada mes.

Síntomas del acné menstrual

El acné menstrual es distinto del acné común que puede aparecer en otras semanas del ciclo menstrual. Estos brotes de granos se encuentran por lo general en la zona inferior de la cara (barbilla, mejillas), la mandíbula y el cuello. Normalmente, son bultitos rojos, inflamados y elevados (pápulas) que rara vez llegan a transformarse en espinillas. Pueden ser muy frustrantes, pero intenta resistir a la tentación de apretarlos. Solo conseguirás empeorarlos y hacer que tarden más en desaparecer. 

Los cambios hormonales que vives durante la segunda parte de tu ciclo no solo influyen en el estado de ánimo, sino que también provocan cambios fisiológicos que crean el “hábitat” perfecto para que los granos crezcan. Al mismo tiempo, es posible que tengas los síntomas del síndrome premenstrual y lo último que necesitas es un grano enorme y feo en la barbilla.

Hacia la mitad del ciclo, los niveles de progesterona del cuerpo aumentan. Esto, a su vez, hace que las glándulas sebáceas de la piel produzcan más sebo. El sebo es una sustancia espesa y grasa que se acumula en los poros y en la superficie de la piel, lo que hace que sea un poco más grasa de lo normal. Esta grasa es un lugar perfecto para que las bacterias se acumulen y se reproduzcan.

Al mismo tiempo, el cuerpo está reteniendo agua. Por eso, algunas mujeres también pueden sentirse hinchadas en esta fase. Ahora bien, a algunas mujeres, este aumento de líquido en la piel les proporciona un poco más de tersura que, junto con la grasa adicional, le da un aspecto “resplandeciente” a la piel. En otras mujeres, este proceso hace que los poros se hinchen y taponen, atrapando el sebo sobrante y las bacterias. Esto produce acné menstrual.

¿El acné durante la menopausia es un tipo de acné hormonal?

Cuando llegues a una edad en la que sea posible que empieces a notar los signos y síntomas de la menopausia, seguramente no esperarás que el acné sea uno de ellos. Pero no vayamos tan rápido. El acné durante el período está provocado por cambios en las hormonas sexuales relacionadas con el ciclo menstrual, y conforme te acercas a la menopausia, estas mismas hormonas también sufren cambios drásticos.

El término “menopausia” significa básicamente la interrupción del ciclo menstrual y son los 12 meses que siguen al último período de una mujer. Sin embargo, según el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento de los Estados Unidos, la fase que lleva hasta la menopausia (la perimenopausia) puede durar entre 7 y 14 años. Durante este tiempo, los niveles de estrógeno van descendiendo. Esto puede causar sofocos, dificultades para dormir, cambios de humor y modificaciones de la piel.

Durante la perimenopausia, los niveles de estrógeno descienden en el cuerpo de la mujer, pero los niveles de testosterona se mantienen constantes. Esta variación hormonal, unida a una disminución de la regeneración de las células cutáneas, puede provocar que se taponen los poros y que las mujeres tengan acné por primera vez en años. ¡Un “regalito” más en esta etapa de tu vida! Estos brotes se suelen localizar en las mejillas, barbilla, mandíbula, cuello y espalda.

Si no estás en la edad típica en la que la mayoría de mujeres sufren los síntomas de la perimenopausia (alrededor de los 45 años) y tienes un inicio repentino de acné intenso, puede deberse a una afección más grave relacionada con un desequilibrio hormonal. Estos síntomas no suelen estar relacionados con los cambios hormonales durante el ciclo menstrual, por lo que deberías consultar a tu médico. 

Acné quístico durante el período: qué es y cómo combatirlo

El acné es más habitual durante la adolescencia. Sin embargo, el acné puede seguir hasta la edad adulta y puede ser grave. Según estudios recientes, el acné fisiológico en adultos puede observarse en el 54 % de las mujeres. 

El acné quístico puede producirse como resultado del ciclo menstrual, además de durante otros acontecimientos de la vida, como el embarazo y la perimenopausia, a causa de los cambios hormonales. 

Este tipo de acné puede ser mucho más difícil de tratar, debido a que las lesiones de la piel son más profundas, lo que produce una fuerte inflamación, dolor y dejar la piel marcada o picada. Estas lesiones pueden encontrarse en la cara, el cuello, el pecho y la espalda. Sin embargo, no hay una única causa de acné quístico. En algunas mujeres, es estrictamente hormonal y responden bien a los anticonceptivos orales o a dosis bajas de espironolactona. Otras pueden padecer acné quístico por motivos genéticos o solo por tener tendencia al acné. Para estas mujeres, puede que sea necesario un abordaje más agresivo con una forma oral de vitamina A denominada isotretinoína. Se considera que este es el mejor tratamiento para el acné quístico resistente. 

La isotretinoína actúa dirigiéndose a todas las fuentes de acné quístico. Mata las bacterias que provocan el acné, desobstruye los poros y reduce el exceso de grasa y la inflamación. El tratamiento con este medicamento de venta con receta suele durar entre 4 y 5 meses, y puede tener efectos secundarios graves, sobre todo para las mujeres.

Es necesario que las mujeres que toman isotretinoína acepten hacerse una prueba de embarazo antes de administrar la medicación para confirmar que no están embarazadas, y otras más mientras se está tomando la medicación. Además, deben utilizar al menos un tipo efectivo de anticonceptivo para evitar el embarazo. Los estudios han demostrado que esta medicación se considera teratógena, por lo que causa malformaciones del desarrollo (anomalías congénitas).

Tratamiento del acné menstrual 

En la actualidad, existe una gran variedad de opciones para que las mujeres traten esos brotes mensuales leves o moderados. Los tratamientos más habituales son los siguientes:

Cremas, geles, pomadas y limpiadores de uso externo

Estos pueden ser tanto medicamentos de venta libre (MVL) como con receta. Las marcas más comunes de MVL contienen peróxido de benzoilo o ácido salicílico. Existen muchas más opciones disponibles de venta con receta, por lo general, recetadas por un dermatólogo. Estas son:

  • Ácido azelaico. Este medicamento mata las bacterias y reduce la inflamación. Además, se ha observado que disminuye la apariencia de las imperfecciones cutáneas, ayuda a atenuar las cicatrices post acné y otras decoloraciones, afina la superficie de la piel y unifica el tono de la piel. 
  • Retinol. Está hecho con vitamina A y promueve la producción de nuevas células cutáneas para expulsar las grasas y la piel muerta de los poros obstruidos. Al hacerlo, ayuda a evitar que se formen puntos negros y espinillas. 

Antibióticos de uso externo

Estos medicamentos pueden matar algunas de las bacterias de la piel y reducir el enrojecimiento y la inflamación. Algunos ejemplos de antibióticos son clindamicina y eritromicina.

Anticonceptivos orales

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) solo ha aprobado tres variedades de la píldora para tratar el acné. Todas son anticonceptivos orales que contienen tanto estrógenos como progesterona. De hecho, los anticonceptivos con progesterona sola pueden empeorar el acné.

Tratar el acné puede ser todo un proceso de ensayo y error hasta encontrar el tratamiento que mejor te funcione. Esto puede ser especialmente difícil para las mujeres debido a los continuos cambios hormonales que sufren a lo largo de su vida.

Elsaie, M. L. (2016). Hormonal treatment of acne vulgaris: an update. Clinical, Cosmetic and Investigational Dermatology, 9, 241. doi:10.2147/CCID.S114830

Han, X. D., Oon, H. H., & Goh, C. L. (2016). Epidemiology of post‐adolescence acne and adolescence acne in Singapore: a 10‐year retrospective and comparative study. Journal of the European Academy of Dermatology and Venereology, 30(10), 1790-1793. https://doi.org/10.1111/jdv.13743

Ianosi, S., Ianosi, G., Neagoe, D., Ionescu, O., Zlatian, O., Docea, A. O., ... & Spandidos, D. A. (2016). Age-dependent endocrine disorders involved in the pathogenesis of refractory acne in women. Molecular Medicine Reports, 14(6), 5501-5506. https://doi.org/10.3892/mmr.2016.5924

Kronemyer, B. (2017). Spironolactone safe and effective for adult female acne. Dermatology Times, Retrieved from http://www.dermatologytimes.com/dermatology/spironolactone-safe-and-effective-adult-female-acne

National Institute on Aging (NIA). (2018). What is Menopause? Retrieved from https://www.nia.nih.gov/health/what-menopause.

Nguyen, H. L., & Tollefson, M. M. (2017). Endocrine disorders and hormonal therapy for adolescent acne. Current Opinion in Pediatrics, 29(4), 455-465. https://doi.org/10.1097/MOP.0000000000000515

Ramos‐e‐Silva, M., Ramos‐e‐Silva, S., & Carneiro, S. (2015). Acne in women. British Journal of Dermatology, 172, 20-26. https://doi.org/10.1111/bjd.13638

Browne, H., Mason, G., & Tang, T. (2014). Retinoids and pregnancy: an update. The Obstetrician & Gynaecologist, 16(1), 7-11. https://doi.org/10.1111/tog.12075

Más artículos