1. Tu ciclo
  2. Salud
  3. Menstruación

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

Menstruación abundante con coágulos sanguíneos: ¿debes preocuparte?

¿Es normal tener un sangrado menstrual abundante con coágulos o es una señal de que debes recibir tratamiento? ¡Encuentra las respuestas en este artículo!

Muchas mujeres padecen sangrado abundante en la regla, pero llega un momento en el que no es flujo abundante normal y se hace demasiado extremo para que puedas gestionarlo. Siempre que veas esto, debes pensar en la menorragia. 

La menorragia es el aumento de sangre menstrual (definida como > 80 ml/ciclo). En realidad, la sangre menstrual es algo que rara vez se mide. Y con mucha frecuencia, solo las mujeres que presentan un sangrado muy abundante en la regla que interfiere con su vida visitan a sus médicos. 

En mujeres jóvenes, el embarazo y el sangrado uterino disfuncional (DUB, por sus siglas en inglés) tienen más probabilidades de ser la causa de un sangrado anormal.

A medida que vas envejeciendo, también debes pensar en los dispositivos anticonceptivos intrauterinos (IUCD, por sus siglas en inglés), los fibromas, la endometriosis, la adenomiosis, la infección pélvica, los pólipos y el hipotiroidismo.

En mujeres perimenopáusicas, hay que tener en cuenta el cáncer de endometrio. Otros problemas generales de sangrado como la enfermedad de von Willebrand (vWF, por sus siglas en inglés) también pueden ser la causa. 

No es normal si tienes que utilizar 2 o más compresas en 2 horas. 

El sangrado abundante durante la regla también puede estar relacionado con los siguientes problemas:

Sangrado uterino disfuncional (DUB, por sus siglas en inglés). Este es un sangrado abundante o irregular que se da en ausencia de una patología pélvica evidente. Está relacionado con ciclos menstruales anovulatorios. La anovulación es un término médico para una situación en la que los ovarios no liberan un ovocito (óvulo) durante un ciclo menstrual. Por lo tanto, no se produce la ovulación.

Complicaciones en el embarazo. Las menstruaciones abundantes se pueden deber a un aborto y también pueden ser resultado de una ubicación anormal de la placenta (placenta previa). 

Debes buscar atención médica cuando notes uno o más de los siguientes síntomas:

  • Un sangrado menstrual extremadamente abundante que sale de la vagina y que empapa mínimo un tampón en un periodo de dos horas.
  • Sangrado vaginal irregular. Apunta cuando notes un sangrado entre menstruaciones.
  • Sangrado vaginal después de la menopausia.
  • Si tienes la regla muy abundante y ves coágulos sanguíneos más grandes que una moneda de dos euros.
  • Cólicos intensos con mucho flujo menstrual.
  • Síntomas de anemia por deficiencia de hierro.

La menorragia se puede tratar si tu médico conoce la situación.

Si eres adulta, tu médico te preguntará con casi toda probabilidad por tu historial clínico. Esto es más probable en adultas porque, de ser adolescente, la primera hipótesis del médico sería que se trata de una anovulación debido a la edad.

El médico te sugerirá que te realices algunas pruebas después de pedirte que hagas un seguimiento de tu ciclo menstrual. Este seguimiento o estas anotaciones le ayudarán al médico a realizar el diagnóstico.

Algunas de las pruebas que sirven para diagnosticar la menorragia son:

  • Ecografía o laparoscopia. Debido a que son pruebas de imagenología, muestran imágenes de tu útero, pelvis y ovarios a través de ultrasonidos o visualización directa, y pueden ayudar a detectar anormalidades.
  • Citología o prueba de Papanicolaou. Esta prueba consiste en la toma de muestras de células de tu cuello uterino. Se analizan estas células para buscar una inflamación o una infección cerca del cuello uterino y que pueden ser cancerígenas y dar como resultado un sangrado abundante durante la regla o de forma irregular.
  • Análisis de sangre. Tu médico toma una muestra de sangre y comprueba si tienes una anemia por deficiencia de hierro y otros problemas como anomalías en la coagulación o un trastorno tiroideo (con la prueba de la función tiroidea [TFT, por sus siglas en inglés]). 
  • Biopsia del endometrio. Tu médico puede tomar una muestra de tejido de tu pared uterina y llevarla a un patólogo para saber la causa por la que sigue produciendo sangre.
  • Te harán otras pruebas como la histeroscopia, la sonohisterografía, etc., dependiendo de los resultados que arrojen el primer grupo de pruebas.

Posibles formas de tratamiento:

  • Los dispositivos anticonceptivos intrauterinos (IUCD, por sus siglas en inglés) que contienen progesterona deben ser el tratamiento de la primera línea para las mujeres que no quieren quedarse embarazadas. Estos dispositivos reducen el sangrado hasta en un 86 % a los 3 meses y un 97 % al año. Son eficaces para tratar el sangrado uterino disfuncional y reducen el volumen de los fibromas después de 6 a 18 meses de uso.
  • La ligadura de trompas, en comparación con la inserción del dispositivo intrauterino (DIU), generalmente se relaciona con tasas más altas de efectos secundarios relacionados con el período.
  • Los medicamentos recomendados como tratamientos de la segunda  línea son los fibrinolíticos (reducen la pérdida de sangre en un 49 %), por ejemplo, ácido tranexámico, antiprostaglandínicos (reducen el sangrado en un 29 %, p. ej., ácido mefenámico).
  • La recomendación para el tratamiento de la tercera  línea son las progesteronas.
  • La resección endometrial es adecuada para mujeres que ya no desean tener más hijos y tienen úteros de un tamaño inferior a la décima semana de embarazo y fibromas con tamaño inferior a 3 cm.
  • Hoy en día, la ablación es más habitual que la histerectomía en los EE. UU. como tratamiento para la menorragia.
  • La embolización de la arteria uterina o miomectomía es para mujeres que desean conservar la fertilidad y tienen fibromas con un tamaño superior a 3 cm.
  • La histerectomía es para mujeres que no desean conservar la fertilidad, con un útero de un tamaño superior a la décima semana de embarazo y con fibromas superiores a 3 cm (la histerectomía vaginal es la vía preferida).

La menorragia es una afección tan extrema que no debes pensar que es normal. Esto es lo que tu médico puede decirte sobre las consecuencias de hacer la vista gorda.

  • Anemia. Es una consecuencia obvia. Perder más sangre de la que puedes reponer cada mes hará que te pongas pálida en poco tiempo debido a los efectos de la anemia. Esto puede ocurrir de dos formas. La pérdida de sangre da como resultado una reducción en la cantidad de glóbulos rojos que circulan. Esto te pone pálida y también reduce la hemoglobina que ayuda a transportar el oxígeno a los tejidos.

Cuando hablamos de anemia por deficiencia de hierro, tu cuerpo intenta reemplazar los glóbulos rojos que perdió usando el hierro que tienes almacenado para producir hemoglobina, la cual transportará el oxígeno a los tejidos. Esto causa que el hierro se agote.

  • Dismenorrea grave. Los cólicos menstruales llegan de forma natural con tus menstruaciones y, por lo tanto, originan menstruaciones dolorosas. Pero la menorragia hace que la dismenorrea se vea como poca cosa en lo referente a cólicos dolorosos porque, después, se vuelve muy grave debido al sangrado abundante en la menstruación  y a los coágulos más grandes que una moneda de dos euros, que te tiene que examinar un médico. 

Nadie quiere pasar por tanto dolor y, seguramente, tú tampoco querrás. Así que asegúrate de buscar ayuda médica a tiempo. 

https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/menorrhagia/diagnosis-treatment/drc-20352834

https://www.medicalnewstoday.com/articles/295202.php

https://www.verywellhealth.com/why-are-there-blood-clots-in-my-period-2721935
https://journals.lww.com/greenjournal/Abstract/2015/05001/Menstrual_Related_Side_Effects_After_Intrauterine.267.aspx

Más artículos