1. Tu ciclo
  2. Salud
  3. Menstruación

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

Usar la píldora para regular las menstruaciones: cómo funciona

Más de la mitad de todas las usuarias de la píldora en los Estados Unidos la toman por motivos diferentes o adicionales a su fin anticonceptivo. Con frecuencia, los médicos recetan anticonceptivos hormonales para aliviar los cólicos menstruales o regular la menstruación.
 
Echemos un vistazo a la ciencia detrás de estos usos en compañía del Consejo Europeo y el Colegio de Obstetricia y Ginecología (EBCOG).

¿Qué contiene una píldora?

Existen dos tipos principales de píldoras anticonceptivas: los anticonceptivos orales combinados (AOC) y las llamadas píldoras de progestina sola o PPS (antes conocidas como minipíldoras). Ambos tipos contienen análogos sintéticos de las hormonas sexuales femeninas. Los AOC tienen estrógenos sintéticos y formas de progesterona sintéticas (progestinas), mientras que las PPS contienen únicamente progestinas.

Las hormonas sexuales femeninas afectan al cuerpo de distintas maneras. Esa es la razón por la que, aparte de para evitar un embarazo no deseado, las píldoras anticonceptivas pueden usarse para tratar desequilibrios hormonales o para mitigar los síntomas asociados al ciclo menstrual.

Regulación de la menstruación

Estrictamente hablando, si tomas anticonceptivos hormonales no tienes la menstruación. En su lugar, pueden presentarse dos tipos diferentes de sangrado.

El sangrado por abstinencia es habitual entre las usuarias de los AOC. Ocurre cuando tienes un descanso programado, dejas de tomar las píldoras o tomas las píldoras de placebo durante 7 días. Este tipo de sangrado es el más fácil de controlar. Se llama sangrado por abstinencia porque lo induce la abstinencia de las hormonas como resultado del descanso en la toma.

El otro tipo de sangrado se llama hemorragia transitoria. Su nombre surge del hecho que el sangrado ocurre mientras estás tomando la píldora. Ocurre cuando el revestimiento interno del útero no obtiene hormonas suficientes para mantenerse estable y empieza a sangrar.

No obstante, no es señal alguna de que haya un problema: simplemente indica que el revestimiento interno debe adaptarse a las hormonas.

La hemorragia transitoria es más típica entre las usuarias de la PPS, porque estas píldoras se toman de manera continuada, sin hacer un descanso. Es irregular por naturaleza, por lo que las PPS no son la opción más recomendable si lo que deseas es controlar tu sangrado. La hemorragia transitoria también puede ocurrir si dejas de tomar una píldora AOC.

Tu médico podría recetarte las AOC como tratamiento si experimentas menstruaciones irregulares. Al liberar al torrente sanguíneo unas cantidades correctas de las hormonas adecuadas en los momentos oportunos, estas píldoras crean en tu cuerpo un «ciclo anticonceptivo hormonal». Es parecido a un ciclo menstrual natural, pero puede ser mucho más regular y predecible para algunas mujeres.

Desde la perspectiva médica, no es necesario tener sangrado por abstinencia cada 28 días, como sugieren muchos regímenes de anticonceptivos. De hecho, es posible tomar los AOC todos los días, con un pequeño descanso cada 3 meses, o incluso con menor frecuencia. Las mujeres que así lo hacen tienen un sangrado similar a la menstruación 4 veces al año o menos, en las fechas previstas.

Gestión del dolor menstrual

Los cólicos menstruales dolorosos son otro problema que puede resolverse con la toma de anticonceptivos orales combinados. Para entender cómo funciona, necesitas saber lo que son las prostaglandinas.

Una nota importante

Aunque todos los anticonceptivos hormonales contienen hormonas sexuales sintéticas, pueden actuar de manera diferente. Esto se debe a las numerosas variaciones de dichas hormonas sintéticas, así como su diferente distribución (monofásica, bifásica, trifásica) entre las píldoras de un mismo paquete.

Según el caso, diferentes combinaciones serán la mejor opción. Por eso es importante que el tratamiento sea recetado por un médico, para que la píldora elegida sea la adecuada según las necesidades y circunstancias de la paciente específica. Por ejemplo, probablemente se recete un anticonceptivo distinto a una mujer con problemas cutáneos, como acné, del que se recetaría a una con síntomas relacionados con el estado de ánimo durante la fase premenstrual.

Esto también es aplicable a los DIU hormonales, los parches, las inyecciones, los anillos vaginales y los implantes. Consulta con un médico para elegir una opción de anticonceptivo óptima para tu cuerpo, especialmente si lo que quieres es aliviar cualquier síntoma.

Conclusión

Hay anticonceptivos orales combinados aprobados para regular la menstruación y para gestionar el dolor menstrual. Pueden disminuir tus cólicos y ayudarte a controlar tu sangrado similar a la menstruación. Acuérdate de hablar con tu médico sobre qué tipo de píldora es la mejor para ti.

Contenido creado en asociación con el EBCOG, el Consejo Europeo y Colegio de Obstetricia y Ginecología.

Más artículos