1. Flo es una aplicación para el calendario de ovulación, el seguimiento de la menstruación y el embarazo
  2. Tu ciclo
  3. Salud
  4. Síntomas y enfermedades

Acné: todo lo que debes saber

Para saber cuáles son las mejores formas de tratar el acné hay que hacer una preparación previa completa. Advertencia: cuando termines de leer este artículo, serás prácticamente una experta.

La chica con acne

La mayoría de las mujeres creen que cuando pasan la adolescencia, los problemas con el acné se habrán acabado. Por desgracia, no siempre es así. Un estudio identifica el acné como el resultado de la dieta occidental, que puede afectar tanto a hombres como mujeres también después de los 30.

Los cambios en las hormonas «andrógenas» u hormonas sexuales masculinas, pueden ser causa del acné. Algunas personas son particularmente sensibles a estas hormonas. 

Aunque las mujeres tienen hormonas predominantemente femeninas como estrógeno y progesterona, también están presentes en pequeñas cantidades otras hormonas llamadas andrógenos, que incluyen la testosterona. 

Cuando hay cambios en estos niveles, puede aparecer el acné. 

Aunque el acné es normal, hay razones por las que es un problema mayor en ciertos momentos:

  • En «ese momento del mes» de las mujeres, se producen cambios en el equilibrio hormonal.
  • Los intentos para aliviar las molestias a través de la manipulación (explotando espinillas) pueden causar más acné.
  • Usar ropa no transpirable como ropa deportiva y cintas para el pelo de lycra, reduce la cicatrización de la piel. 

El acné se puede tratar. Sin embargo, antes de iniciar el tratamiento, se debe averiguar la causa de la enfermedad.

Consulta a un médico. Él o ella comprobará tu historial médico determinando si tienes predisposición genética al acné, especificando la edad a la que llegaste a la pubertad, analizando la regularidad de tu ciclo menstrual, averiguando si tienes sobrepeso, sufres de alergia, etc.

El médico también solicitará que te sometas a ciertas pruebas para comprobar la química sanguínea y los niveles hormonales, así como a una ecografía pélvica y de la glándula tiroides.

El acné puede desarrollarse debido a varios factores.

Los factores hormonales incluyen:

  • cambios hormonales a lo largo del ciclo menstrual;
  • tomar anticonceptivos orales;
  • desequilibrio hormonal;
  • trastornos del sistema endocrino, etc.

Los factores no hormonales son:

  • enfermedades gastrointestinales;
  • estrés;
  • higiene deficiente;
  • insuficiencia de vitaminas y nutrientes;
  • sistema inmunológico débil.enudo, el acné es causado no solo por una razón sino por una combinación de varias.

Muchas personas piensan que el acné se debe a una dieta poco saludable. Sin embargo, la relación entre el acné y los alimentos no se ha demostrado todavía.

Aun así, los investigadores están convencidos de que las comidas dulces, grasos, ahumadas y rápidas son un factor contribuyente que, junto con otras afecciones, puede empeorar el acné.

Los siguientes factores también pueden desencadenar el acné:

  • estrés y depresión;
  • ropa sintética ajustada que no deja respirar la piel;
  • productos inadecuados para el cuidado de la piel y maquillaje (comedogénico);
  • clima demasiado seco (o demasiado húmedo);
  • higiene insuficiente (o superflua);
  • limpieza con agua demasiado caliente, lo que aumenta la producción de sebo.

Si el acné se debe a un desequilibrio hormonal o a una disfunción gastrointestinal, la eliminación de los factores desencadenantes no mejorará la situación. En este caso, erradicar la causa de la afección será la única cura.

Las culturas con una alimentación saludable apenas sufren acné, mientras que las culturas occidentales parecen contar con la mayor tasa de incidencia del acné.

Unos de los mayores culpables en la dieta occidental son los lácteos, especialmente la leche desnatada, el queso para untar y el requesón. Por este motivo, reducir la ingesta de productos lácteos podría ayudar a mejorar el acné.

Experimenta evitando los productos lácteos durante un periodo de tiempo definido (por ejemplo, una semana o dos) y evalúa el progreso. Utiliza la aplicación para registrar los síntomas del acné y llevar un seguimiento de los cambios.

Cuanto mayor sea el índice glucémico de un producto, más rápido serán digeridos los carbohidratos y más aumentarán los niveles de azúcar en sangre. Los alimentos procesados, especialmente los que tienen un índice glucémico alto, son conocidos por exacerbar el acné. 

La lista de alimentos que causan acné incluye comida rápida, comida instantánea, leche, bebidas carbonatadas, pan blanco, embutidos ahumados y patatas de bolsa.

Un estudio encontró que un grupo control que consumía más pescado y verduras tenían una tasa de incidencia de acné más baja.

Por lo tanto, adoptar una dieta de alimentos integrales y reducir la ingesta de productos lácteos puede ayudarte a reducir significativamente el acné. 

El contacto excesivo entre las manos, el cabello y la cara no ayuda a que la piel esté más sana.

El sebo, el polvo y los restos de productos de belleza se acumulan en el cabello durante el día. Cuando estos elementos entran en contacto con la piel de la cara, obstruyen los poros, lo que provoca la aparición de granos.

Si el cabello te cubre partes de la cara, recógelo en una coleta. Tener flequillo no es lo más adecuado si tu cabello se ensucia rápidamente, ya que puede hacer que aparezcan granos en la frente.

El cabello debe lavarse cuando sea necesario; el cabello graso se lava comúnmente todos los días.

Lávate el cabello y dale forma de manera tal que te asegures de que los productos para el cabello no llegan a la cara, el cuello y la espalda. Estos productos contienen aceites minerales que pueden obstruir los poros.

Por la misma razón, el cabello largo debe lavarse con la cabeza inclinada hacia adelante para que el agua y la espuma no goteen por la espalda.

El acné puede desarrollarse debido a problemas del tracto gastrointestinal causados por el Helicobacter pylori, una bacteria que se encuentra en el estómago y el duodeno.

El Helicobacter pylori se transmite a través del contacto doméstico (a través del agua, la saliva, los alimentos y los utensilios). Una vez asentada en el estómago, la bacteria puede vivir en él durante años sin manifestarse de ninguna forma.

Sin embargo, cuando el sistema inmunológico del cuerpo se debilita (debido al estrés, enfermedades, malos hábitos, etc.), el Helicobacter pylori comienza a multiplicarse, lo que causa enfermedades gastrointestinales (gastritis, úlcera, etc.).

El estómago y los intestinos no pueden digerir los alimentos, por lo que el cuerpo sufre de un trastorno metabólico y la piel reacciona con lesiones de acné.

Puedes saber si tienes Helicobacter pylori a través de una prueba de aliento.

En caso de duda, también puedes someterte a un análisis de sangre o a un examen endoscópico (cuando se toman muestras de tejido gástrico para su análisis).

Para eliminar el Helicobacter pylori, deberás seguir un tratamiento indicado por un médico y seguir una dieta saludable (reducir los alimentos fritos, grasos y dulces).

Según estudios realizados, el acné y los problemas gastrointestinales están relacionados entre sí.

El acné puede estar causado por la disbiosis (también conocida como disbacteriosis), que es cuando la flora intestinal normal se encuentra superada en número por patógenos.

La disbiosis puede producirse por una dieta poco saludable o por tomar antibióticos.

Al multiplicarse activamente, las bacterias patógenas intestinales generan toxinas que se transportan por todo el cuerpo a través de la sangre.

Una de las maneras en que el cuerpo libera las toxinas es a través de la piel.

La disbiosis ejerce presión adicional sobre la piel y reacciona con un aumento de la actividad del sudor y de las glándulas sebáceas. Con el tiempo, las glándulas dejan de hacer frente a esta sobrecarga, que se manifiesta por medio del bloqueo de los poros y el acné.

Para evitar la disbiosis es necesario tomar probióticos. Estos se encuentran en los productos lácteos fermentados y en medicamentos que puedes adquirir en farmacias.

También debes normalizar tu dieta (reducir el consumo de dulces, conservantes y alimentos grasos y picantes).

Si tus niveles hormonales son normales, no tienes problemas gastrointestinales y tienes granos, esto puede indicar que padeces demodicosis, no acné.

La demodicosis es una enfermedad causada por los ácaros Demodex. Normalmente, viven dentro de los folículos pilosos y las glándulas sebáceas de la mayoría de las personas.

Los ácaros pueden habitar la piel durante años sin manifestarse, pero en cuanto hay condiciones favorables (disminución de la actividad inmunológica, estrés, aumento de la producción de sebo), comienzan a multiplicarse, causando picor, enrojecimiento y descamación de la piel.

Para detectar la demodicosis, debes hacerte una prueba de raspado de la piel.

La enfermedad se trata con remedios externos que tienen un efecto antidemodéctico. Estos desinfectan la piel, limpiándola de residuos de grasa y de ácaros. El tratamiento es recetado por un médico.

En ocasiones, se pueden presentar granos durante o después de la terapia con ciertos medicamentos, en cuyo caso se conoce como acné inducido por medicamentos.

Las lesiones pueden deberse a:

  • antibióticos;
  • anticonceptivos hormonales;
  • antidepresivos;
  • corticosteroides;
  • medicamentos antiepilépticos;
  • medicamentos antituberculosos.  

El problema con el acné inducido por medicamentos es que las lesiones son iguales en forma y tamaño, mientras que con otros tipos de acné tienen un aspecto diferente.

El acné inducido por medicamentos normalmente desaparece después de suspender el tratamiento. Si esto no sucede, asegúrate de consultar a un médico.

Según estudios, la vida sexual y el acné están conectados, pero sería erróneo afirmar que mantener relaciones sexuales regularmente protege de forma fiable contra el acné.

Es solo un factor que reduce la probabilidad de desarrollar la afección.

El acné se produce por muchas razones, una de ellas es el desequilibrio hormonal. En particular, el acné puede deberse a un exceso de hormonas masculinas llamadas andrógenos.

El sexo desencadena la producción de la hormona sexual femenina estrógeno en el cuerpo de la mujer, que equilibra otras hormonas y previene las lesiones del acné.

Después del sexo, el cuerpo produce las endorfinas, conocidas como las «hormonas de la felicidad», que estimulan el crecimiento de las células epiteliales y aceleran la regeneración de la piel (cuando las células viejas son exfoliadas y reemplazadas por otras nuevas).

El sexo mejora la circulación sanguínea, lo que oxigena la piel. También se ha demostrado que aumenta la producción de colágeno, el material de construcción de la piel, lo que la hace elástica.

La piel humana está formada por varias capas.

La capa externa (epidermis) está impregnada de pequeños orificios (poros) que permiten que la piel respire.

Unos delgados túbulos (folículos) conectan los poros con las glándulas sebáceas ubicadas en la capa interna más profunda (dermis).

Estas glándulas secretan sebo, un aceite natural que protege la piel y le confiere elasticidad.

Debido a cambios hormonales, predisposición genética y otros factores, la piel puede producir más sebo del necesario. Como resultado, este no sale al exterior y termina obstruyendo los folículos, lo que lleva a la inflamación.

La superficie de la piel está normalmente poblada por bacterias, incluyendo la Propionibacterium acnes. Una vez que penetran en el sitio de la inflamación, se multiplican y causan acné, una enfermedad inflamatoria de la piel.

Las lesiones producidas por el acné se conocen comúnmente como granos. Sin embargo, este término no es del todo preciso.

Las lesiones del acné tienen nombres específicos, dependiendo de su tamaño, color y dolor.

  • Comedones: tapones de sebo que obstruyen los poros. Parecen puntos negros (comedones abiertos) o tubérculos subcutáneos blancos (comedones cerrados llamados puntos blancos). Estos son indoloros.
  • Pápulas: pequeñas protuberancias rosadas que se elevan por encima de la superficie de la piel. Se vuelven pálidos cuando los presionas.
  • Pústulas: protuberancias blancas llenas de pus. Son dolorosas y se pueden exprimir fácilmente, pero no deberías hacerlo ya que podría provocar una infección.
  • Nódulos: protuberancias sólidas de color rojo oscuro de hasta 3 cm de diámetro que se incrustan profundamente en la piel. Estos sí son dolorosos.
  • Quistes: varios nódulos situados uno al lado del otro. Se pueden conectar por medio de fístulas bajo de la piel.

El tipo y la gravedad del acné determina la estrategia que se debe llevar a cabo con el tratamiento.

El acné puede aparecer no solo en la cara, sino también en otras partes del cuerpo como el cuello, el pecho, la espalda, el estómago y los glúteos, donde hay muchas glándulas sebáceas.

El acné facial a menudo se debe a disfunciones corporales (desequilibrio hormonal, problemas del tracto gastrointestinal, etc.).

En la mayoría de los casos, el acné corporal se asocia con que la piel esté expuesta a irritantes: el uso de ropa sintética ajustada, bufandas, cuellos apretados o una mochila; la depilación; una higiene deficiente; reacciones alérgicas al detergente, ingredientes contenidos en los productos para el baño y la ducha, etc.

Sin embargo, tampoco se pueden descartar las causas internas, incluidos los problemas hormonales.

Si la eliminación de cualquier factor irritante no elimina las lesiones, consulta a un médico para averiguar las razones y recibir tratamiento.

El tratamiento del acné depende de su gravedad, y para determinarla, se debe someter a la piel a una evaluación visual.

Existen tres formas de acné:

  • leve, cuando hay hasta 20 lesiones de acné cerradas o abiertas (comedones) y 15 focos de acné con signos de inflamación insignificantes (pápulas);
  • moderada, cuando hay 20–100 lesiones de acné (comedones) y 15–50 focos de inflamación (pápulas y pústulas);
  • severo, cuando además de numerosas lesiones, hay más de 5 protuberancias inflamadas (nódulos) y quistes.

Generalmente, el tipo considerado leve se trata con remedios externos. Puedes combatirlo por tu cuenta.

Las formas media y severa requieren una combinación de remedios aplicados localmente y medicamentos orales. En tales casos, es mejor que consultes a un médico.

Pruebas del acné

El desequilibrio hormonal es una de las posibles causas del acné. Para confirmar (o rechazar) la naturaleza hormonal de la enfermedad, hazte un análisis de hormonas en sangre.

La causa más común del acné es un exceso de hormonas masculinas llamadas andrógenos. Las pruebas de laboratorio determinarán los niveles del andrógeno principal llamado testosterona.

El exceso de testosterona hace que las glándulas sebáceas sean más activas, lo que conduce a la obstrucción de los conductos y a la formación de acné.

Además de la testosterona, es importante verificar los niveles de las hormonas luteinizantes (LH) y estimulantes de folículos (FSH), así como el estradiol.

Esto determinará si el sistema endocrino está funcionando correctamente ya que los trastornos del sistema endocrino conducen al acné.

La prueba de las hormonas sexuales (testosterona, LH, FSH y estradiol) se realiza mejor en el día 5–7 del ciclo menstrual.

Si los resultados de la prueba muestran que tus niveles hormonales no se corresponden con la norma, el médico te recetará medicamentos para estabilizarlos.

El acné en diferentes áreas de la piel puede indicar problemas con ciertos órganos con alta probabilidad. Analizando la localización de las lesiones del acné, la causa de su aparición puede determinarse mucho más rápidamente.

Los granos en la frente pueden ser el resultado de problemas con el sistema digestivo.

Si aparecen muchos entre las cejas, podría indicar que el hígado no está funcionando correctamente. Deberías reducir el consumo de alimentos azucarados, grasos y ahumados.

Si los granos se localizan alrededor de los ojos y los oídos, debes prestar atención a tus riñones. Tal vez, el cuerpo está deshidratado y necesita agua.

El acné en la nariz puede estar relacionado con el sistema cardiovascular. Es necesario que controles tu presión arterial y tu colesterol.

Los granos localizados en las mejillas probablemente son un signo de problemas pulmonares. Los granos del mentón a menudo están relacionados con problemas ginecológicos.

Sin embargo, no debes considerar este patrón como un diagnóstico. Cada caso debe examinarse individualmente y bajo la supervisión de un especialista.

Los granos que aparecen en ciertas partes del cuerpo pueden indicar el mal funcionamiento de algunos de los órganos.

Por ejemplo, si el acné aparece en el cuello, sería prudente revisar el sistema reproductivo.

Los granos en los hombros son un posible signo de un mal funcionamiento del sistema nervioso. En este caso, debes ajustar tu rutina diaria y tu estado emocional.

Si el acné aparece en el pecho, la espalda y las nalgas, deberías prestar atención a tu digestión. Puede que tu dieta incluya demasiados alimentos grasos, picantes o dulces.

Si observas múltiples granos en la zona de la barriga, no te vendría mal revisar tu nivel de azúcar en sangre.

Sin embargo, estos signos no deben considerarse un diagnóstico. Cada caso es diferente. Estas son simplemente maneras posibles de determinar la causa del acné.

Puedes mejorar tu acné y tu cutis haciendo cambios en tu dieta y añadiendo algunos micronutrientes.

Las investigaciones modernas muestran que los alimentos altos en azúcar aumentarán el acné. Si quieres mejorar tu piel, prueba a comer alimentos altos en zinc, ácidos grasos omega-3, selenio, vitamina A y E, y otros. 

Estos nutrientes se encuentran en los moluscos, la carne de ternera y de ave, y también en el queso, nueces y espinacas.

Monitoriza tus síntomas de acné y tus cambios de dieta durante todo tu ciclo con la ayuda de nuestra app. Puedes descubrir patrones y alimentos que van bien para reducir tu acné.

Si el brote es muy extenso, o si hay signos de inflamación y un estado depresivo subyacente, debes consultar a un especialista.

El acné es una condición tratada por el dermatólogo, pero dada la amplia diversidad de sus causas (incluyendo las hormonales), en ocasiones debes consultar simultáneamente a un endocrinólogo y a un ginecólogo.

El tratamiento del acné puede comenzar sólo cuando se identifican las causas de la enfermedad. Para ello, los médicos te realizarán pruebas y, en función de los resultados, elegirán una terapia adecuada.

Los métodos de tratamiento y su duración dependen de la edad, la regularidad del ciclo menstrual, las propiedades de la piel, la gravedad de la afección y otros factores. Por esa razón, la terapia se realiza caso por caso.

No utilices medicamentos que hayan sido recetados para otra persona con un problema similar, ya que esto podría empeorar la situación.

La mujer reventando los granos

El tratamiento del acné puede ser a largo plazo, y sus métodos dependen de la gravedad de la condición.

La forma leve (sin signos de inflamación) se trata con remedios aplicados externamente que destruyen las bacterias que causan la inflamación, limpian y cierran los poros, reducen la producción de sebo y secan los granos.

Las cremas, geles y otros productos médicos externos contienen:

  • Retinoides. Estos son compuestos de vitamina A.
  • Peróxido de benzoilo. Cuando se aplica a la piel, provoca la producción de oxígeno, matando las bacterias anaeróbicas.
  • Ácidos azelaico y salicílico. Estos tienen efectos antimicrobianos y antiinflamatorios.
  • Zinc o azufre.

Cualquier medicamento debe ser recetado por un dermatólogo.

El acné moderado o grave se puede tratar con medicamentos de aplicación externa que contengan antibióticos. Estos serán seleccionados por el médico según el caso particular.​​

El zinc es un oligoelemento esencial para mantener la piel, el cabello y las uñas saludables. Combate con éxito el Propionibacterium acnes. Tiene propiedades antioxidantes y ayuda a aliviar la inflamación provocada por el acné.

El zinc logra que las heridas sanen más rápido y es un buen desintoxicante porque elimina las sustancias dañinas del cuerpo.

Este nutriente se encuentra abundantemente en mariscos, carnes rojas, frijoles y semillas de calabaza y girasol.

Podrás verlo en muchos productos para la piel de aplicación externa. También existen ungüentos y medicamentos especiales a base de zinc. Sin embargo, estos solo pueden ser recetados por un médico.

Una sobredosis de zinc podría desencadenar problemas del tracto gastrointestinal y aumentar los niveles de testosterona, lo cual agravaría el acné.

¡Flo te ayudará a deshacerte del acné!

Sigue tu ciclo y registra los síntomas en la aplicación para encontrar las posibles conexiones entre tu nivel hormonal y el estado de tu piel.

El acné puede deberse a una deficiencia vitamínica. La reposición de tal elemento reducirá el riesgo de desarrollar esta afección.

El retinol, o vitamina A, es uno de los componentes más importantes para combatir la piel problemática.

Se encuentra en grandes cantidades en zanahorias, perejil e hígado. El retinol se absorbe mejor cuando se toma con zinc. Si el nivel de este último se encuentra bajo en el cuerpo, tomar vitamina A será inútil.

Las vitaminas B (B2, B5, B6 y B12) mejoran la circulación sanguínea en los vasos sanguíneos pequeños y promueven la cicatrización de las marcas causadas por el acné. La vitamina B3, o ácido nicotínico, retrasa la función de las glándulas sebáceas. Las vitaminas B se encuentran en las judías, el hígado, las setas y el pollo.

La vitamina C refuerza la función protectora de la piel y hace que las áreas dañadas sanen más rápidamente. Está contenido en frutas cítricas, bayas frescas, col y hojas verdes (espinacas, perejil, etc.).

La vitamina E ayuda a mantener la elasticidad de la piel y previene el impacto ambiental negativo. Se encuentra en abundancia en el espino amarillo, en los frutos secos (avellanas, almendras y pistachos) y en los albaricoques secos.

Recuerda: los suplementos vitamínicos para el acné deben ser recetados por un médico. Automedicarse podría empeorar el problema.

Las principales indicaciones para el uso de antibióticos en el tratamiento del acné son:

  • lesiones que afectan a una gran área de la piel;
  • numerosas lesiones de diferentes tipos (pápulas, nódulos, quistes);
  • inflamación activa;
  • medicamentos ineficaces de aplicación local.

Los antibióticos pueden tener propiedades bactericidas (matar bacterias) y bacteriostáticas (prevenir la proliferación de bacterias).

Pueden administrarse localmente mediante ungüentos o cremas y por vía oral.

Cuando tomas antibióticos, el estado de tu piel puede mejorar en unos pocos días. Sin embargo, se pueden presentar efectos adversos (problemas gastrointestinales, candidiasis, alergias).

La terapia antibiótica a largo plazo algunas veces puede provocar que las bacterias desarrollen resistencia a los antibióticos.

Los antibióticos sólo pueden ser recetados por un médico en función de los resultados de los exámenes y según el caso. No se recomienda la automedicación.

El desequilibrio hormonal es una de las posibles causas del acné. En la mayoría de los casos, la producción excesiva de sebo se debe a un alto nivel de andrógenos (es decir, hormonas masculinas).

Tomar anticonceptivos hormonales puede corregir la situación ya que normalizan la producción de hormonas masculinas, ayudando a que las lesiones desaparezcan.

Cuando otros métodos de tratamiento no son efectivos en caso de acné severo, se recurre a este tipo de terapia de forma cautelosa. Entre sus efectos adversos se incluyen aumento de peso, migrañas, hipertensión, etc.

Es importante elegir el anticonceptivo correcto y la dosis adecuada.

Esto solo lo puede hacer un médico basándose en los resultados de tu análisis hormonal de sangre, edad, regularidad del ciclo menstrual, historial médico y otros factores.

La automedicación con anticonceptivos orales puede ser peligrosa.

Ignorar el acné, emplear medicamentos ineficaces (incorrectos) y exprimir los granos puede llevar a que la piel se vuelva cianótica y se marque con cicatrices posteriores al acné.

La terapia adecuada ayuda a tratar el acné con éxito, pero las cremas y los medicamentos orales resultan inútiles para minimizar las marcas posteriores al acné.

Para eliminar las consecuencias de la afección, así como para renovar y alisar la piel, se puede recurrir a:

  • el peeling químico, cuando las células muertas de la piel se eliminan con una solución débil de ácido láctico, pirúvico o salicílico;
  • el peeling mecánico, cuando se eliminan las capas superiores de la epidermis mediante boquillas especiales o productos que contienen partículas dermoabrasivas;
  • las inyecciones de colágeno, una proteína que constituye la mayor parte del tejido conectivo del cuerpo;
  • el rejuvenecimiento cutáneo con láser, cuando se elimina tejido cicatricial capa por capa y se alisa la piel.

Un dermatólogo o un cosmetólogo puede evaluar la extensión y profundidad de las cicatrices del acné y prescribir el tratamiento adecuado.

Deshacerse de las cicatrices del acné requiere de mucho tiempo y no siempre es posible. Por esa razón, el acné no debe descuidarse, sino tratarse rápidamente.

Los poros grandes se forman cuando las paredes de los folículos se vuelven más gruesas y, en consecuencia, se expanden en diámetro. Este fenómeno es causado por el sebo, el epitelio queratinizado y el exceso de maquillaje que se acumula en los poros.

No puedes reducir los poros obstruidos sin limpiarlos. Esto se puede hacer utilizando productos especiales que se adapten a tu tipo de piel, así como lavándote la cara todas las mañanas y noches.

Puedes eliminar las células muertas de la piel utilizando un exfoliante (no más de una vez a la semana) o productos que contengan ácidos de frutas.

Las máscaras de arcilla que absorben el exceso de grasa pueden ayudar a reducir los poros. Para prevenir poros grandes, bebe por lo menos 2 litros de agua al día y frótate la cara con cubitos de hielo.

Si no logras deshacerte de los poros dilatados, consulta a un médico, que seleccionará un método eficaz para ti, por ejemplo, aparatología cosmética o productos cosméticos o medicinales.

Es imposible protegerse completamente de los granos, pero las medidas preventivas pueden ayudar a reducir los brotes. Estos son algunos consejos de higiene para prevenir el acné:

  • Lávate la piel por la mañana y por la noche, usando agua tibia (¡no caliente!). Tus manos deben estar limpias. Emplea productos de limpieza apropiados para tu tipo de piel.
  • No uses paños y esponjas faciales que acumulen suciedad y puedan causar una infección.
  • El maquillaje debe retirarse antes de acostarte porque los productos de belleza obstruyen los poros.
  • A tu cara no le «gusta» que la toquetees. En nuestras manos se acumulan muchas bacterias que pueden quedarse en la cara. Lo mismo ocurre con los teléfonos móviles (no hay que apretarlo completamente contra la mejilla) y las fundas de almohada (es aconsejable cambiarlas cada semana).
  • Los artículos de higiene (toallas, cepillos de maquillaje) son solo de uso personal.

Tu piel es el espejo de tu cuerpo. Un buen descanso, una dieta saludable y emociones positivas te ayudarán a que tu piel se mantenga limpia y sana.

La piel del rostro (especialmente la piel problemática) requiere de un cuidado adecuado. Es importante que este se lleve a cabo de manera consistente.

  1. Limpieza: eliminar el sudor, la suciedad y el polvo de los poros de la piel por la mañana y por la noche. El limpiador facial debe ser adecuado para tu tipo de piel y tener un pH entre 4 y 6.
  2. Tónico: suaviza el efecto del limpiador y restablece el equilibrio del pH de la piel. Es mejor elegir tónicos faciales sin alcohol.
  3. Esta etapa puede incluir las siguientes opciones:
  • hidratar: saturación de la piel con humedad. Las cremas hidratantes (seleccionadas de acuerdo a tu tipo de piel) crean una capa que evita la evaporación del agua y mantiene la piel tensa.
  • nutrir: saturación de la piel con ingredientes esenciales aplicando mascarillas nutritivas antes de acostarte o usando cremas de noche.
  • proteger: reducción del impacto ambiental sobre la piel. Esto se puede lograr aplicando una crema de día con un factor SPF, que protege la piel de los efectos dañinos de la radiación UV.

Estallar los granos no resuelve el problema del acné. En todo caso, lo empeora. Esto provoca abrasiones a través de las cuales la infección puede llegar al cuerpo.

Algunas veces, apretarlos hará que se rompan pequeños capilares, lo cual ocasiona manchas cianóticas. Es probable que los granos que se revienten causen cicatrices (después del acné), de las cuales es difícil deshacerse.

Algunas veces, la pus sale parcialmente mientras que el resto se introduce más profundamente. Una vez que entra en el torrente sanguíneo, puede llevar a la inflamación del tejido, causando más granos.

Si aparece un grano en la piel, aplica hielo durante 20–40 segundos. Esto reducirá los poros y aliviará el enrojecimiento.

Luego aplica un medicamento que contenga ácido salicílico o peróxido de benzoilo (recetado por un dermatólogo o un cosmetólogo). Esto eliminará las bacterias y detendrá la inflamación. El grano desaparecerá en pocos días.

Para no sentir la tentación de reventarte los granos, trata de no tocarte la cara.

La extracción de poros es un procedimiento cosmético que tiene por objeto la limpieza de los poros faciales.

Implica la limpieza de la piel, la apertura de los poros (utilizando vapor o productos cosméticos), la eliminación del contenido de los poros y la aplicación de productos para reducir y suavizar estos.

El proceso puede dañar los capilares, lo cual lleva a que se presente edema, enrojecimiento y un mayor riesgo de infección.

La extracción de poros funciona en pieles no irritadas, sin pústulas ni lesiones inflamadas.

De lo contrario, se debe eliminar la inflamación en primer lugar y solo entonces extraer los elementos secos para evitar la propagación de la infección.

El procedimiento debe ser aprobado por un dermatólogo.

Las extracciones regulares no pueden hacer que la piel con problemas esté sana. Es importante descubrir y eliminar las causas subyacentes del acné.

No pasa nada por usar maquillaje si tienes acné, pero es importante que sigas ciertas reglas para no dañar la piel.

Antes de maquillarte, limpia tu rostro y aplica una crema hidratante.

Es mejor que utilices productos de maquillaje no comedogénicos porque no obstruyen los poros. Sus etiquetas dicen «no comedogénico» y «para pieles problemáticas».

Elige un maquillaje de textura ligera.

Da prioridad a las bases de maquillaje a base de agua (en lugar de aceite), que se aplican a la piel en una capa delgada.

Los productos que contienen alcohol a menudo secan demasiado la piel.

Antes de acostarte, retira todo el maquillaje, preferiblemente en varias etapas: con espuma de lavado, agua corriente o agua micelar. (Contiene micelas, diminutas partículas que eliminan los residuos de grasa que otros productos cosméticos no pueden retirar).

Continúa con tu rutina diaria de cuidado de la piel.

El maquillaje es solo una cobertura. Un tratamiento adecuado con remedios externos y, si es necesario, medicamentos orales, te ayudará a deshacerte de las lesiones del acné.

El acné es a menudo la razón por la que experimentas un complejo de inferioridad y falta de confianza en ti misma. Sin embargo, no debe considerarse una tragedia.

Todo el mundo ha tenido granos al menos una vez en su vida. Estadísticamente, alrededor del 10 % de la población del planeta sufre constantemente de acné. Por lo tanto, no estás sola con tu problema.

Intenta pensar positivamente. En cualquier situación, trata de mantener los ánimos, sonríe y sé feliz contigo misma. Verás que así los demás no notarán los granos.

Se fijarán en tus ojos brillantes y tu sonrisa, y te verán como una persona segura de sí misma.

Deshacerse de los granos es un verdadero desafío. Trata de enfocarlo como una prueba que puedes superar.

La medicina moderna dispone de todos los medios necesarios para ello. Lo principal es encontrar la causa de la afección, elaborar un plan con tu médico y luchar por conseguir tu piel ideal.

http://www.webmd.com/skin-problems-and-treatments/acne/default.htm

http://www.webmd.com/skin-problems-and-treatments/acne/acne

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3408989/

https://dx.doi.org/10.2147/CCID.S69135

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20338665

http://www.webmd.com/skin-problems-and-treatments/acne/features/period#1

https://www.medicalnewstoday.com/articles/107146.php

https://www.healthline.com/health/forehead-acne#overview1

https://www.webmd.com/skin-problems-and-treatments/acne/understanding-acne-basics#2

https://www.nhs.uk/conditions/acne/causes/

https://www.healthline.com/health/beauty-skin-care/types-of-acne#overview1

https://www.healthline.com/health/beauty-skin-care/hormonal-acne#symptoms-and-causes2

https://www.webmd.com/skin-problems-and-treatments/acne/ss/slideshow-acne-dictionary

https://www.medscape.com/viewarticle/582896_1

https://www.webmd.com/skin-problems-and-treatments/acne/make-up#2

https://www.aad.org/public/diseases/acne-and-rosacea/makeup-with-acne

https://www.bustle.com/articles/147864-is-it-bad-to-cover-your-pimples-with-makeup-heres-the-dirty-truth

http://www.healyourfacewithfood.com/2016/02/19/tests-for-hormonal-acne/

http://www.hormonehelpny.com/column/acne.htm

http://paleoforwomen.com/hormonal-acne-where-its-coming-from-and-what-to-do-about-it/

http://jmedical.info/dermatology/can-h-pylori-cause-acne.html

https://www.dermnetnz.org/topics/helicobacter-pylori-infection-and-skin-diseases/

https://www.acneeinstein.com/the-gut-skin-axis/

http://healevate.com/why-your-acne-wont-go-away-and-what-to-do-for-fast-relief/

https://chriskresser.com/the-gut-skin-connection-how-altered-gut-function-affects-the-skin/

https://www.acneeinstein.com/demodex-acne/

http://supernaturalacnetreatment.com/do-demodex-mites-cause-acne/

https://www.facingacne.com/talk-doctor-acne/

http://upmc.com/health-library/Pages/HealthwiseIndex.aspx?qid=aa37670

https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/acne/diagnosis-treatment/drc-20368048

https://www.everydayhealth.com/acne-photos/11-proven-ways-to-treat-acne.aspx#02

http://www.ebestacnetreatment.com/acne-treatment-2/how-to-get-rid-of-acne-fast/

https://www.acneeinstein.com/zinc-for-acne/

http://www.clearskinforever.net/zinc-and-acne-does-zinc-help-with-acne/

https://www.healthline.com/health/minerals-vitamins-for-acne#VitaminA2

https://www.wikihow.com/Heal-Acne-Fast-and-Naturally

https://www.healthline.com/health/minerals-vitamins-for-acne#Overview1

https://www.naturalacneclinic.com/vitamins-to-heal-your-acne/

http://www.progressivehealth.com/acne-vitamins.htm

https://www.webmd.com/skin-problems-and-treatments/acne/make-up#2

https://www.aad.org/public/diseases/acne-and-rosacea/makeup-with-acne

https://www.bustle.com/articles/147864-is-it-bad-to-cover-your-pimples-with-makeup-heres-the-dirty-truth

Más artículos

Sigue tu ciclo con la aplicación Flo

Recibirás un único SMS. No almacenaremos ni utilizaremos tu número de teléfono de ninguna otra manera.