1. Tu ciclo
  2. Salud
  3. Síntomas y enfermedades

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

Causas de la sudoración excesiva + 6 hábitos que te ayudarán a elegir mejor tratamiento para la sudoración excesiva

El tratamiento de la sudoración excesiva no es tan fácil, ya que tiene una relación directa con el estilo de vida y el comportamiento cotidiano. ¡Descubre cuáles son las  causas de la sudoración excesiva y elige el mejor tratamiento con Flo!

La sudoración y los sofocos antes del período son algunas de las múltiples manifestaciones del síndrome premenstrual.

Estos síntomas no solo dependen de la edad, sino que están relacionadas con las fluctuaciones de los niveles de progesterona y de estrógenos durante el ciclo. (Estas hormonas influyen en el hipotálamo, el centro neurálgico de la termorregulación).

En la segunda fase del ciclo, después de la ovulación:

  • El nivel de progesterona crece, lo que produce un ligero aumento de la temperatura corporal (hasta 99,5 °F/37,5 °C), que es posible que no percibas
  • Una disminución en el nivel de estrógenos afecta al hipotálamo, que manda una señal para regular la temperatura corporal.

Si el desequilibrio entre estrógenos y progesterona es significativo, el hipotálamo se descontrola y produce sofocos y sudoración.

Esto significa que el cuerpo ha puesto en marcha los mecanismos para compensar la pérdida de calor.

Si tienes esos síntomas, evita los lugares calurosos y sofocantes, no lleves tejidos sintéticos, haz ejercicio ligero y come más fruta y verdura.

La sudoración puede aumentar por la actividad física, el estrés y los cambios meteorológicos.

A menudo se observa sudoración excesiva antes de la menstruación, especialmente por la noche.

Está causada por las fluctuaciones de los niveles hormonales del cuerpo y por un ligero aumento de la temperatura corporal en la fase lútea del ciclo. Esta afección es normal y no requiere tratamiento.

En esos días, deberías ducharte más a menudo (la ducha de contraste es buena), llevar pijama, utilizar ropa de cama confeccionada con tejidos naturales y mantener una temperatura agradable en el dormitorio.

Es probable que la sudoración remita con el inicio de un nuevo ciclo menstrual.

La sudoración es una función natural del cuerpo. Pero ¿qué puedes hacer si sudas demasiado y te hace sentir incómoda?

Hay muchas maneras de ajustar tu termostato personal y evitar el malestar. Estas son las formas de tratamiento para la sudoración excesiva:

  • Higiene diaria: puedes utilizar un jabón antibacteriano suave en la ducha, aplicar antitranspirante en la piel limpia y seca y utilizar almohadillas especiales para las axilas.
  • Tejidos naturales y vestirte en capas: siempre podrás ponerte o quitarte alguna prenda si cambia la temperatura.
  • Temperatura moderadamente baja: la ventilación regular o el aire acondicionado en la habitación en la que pases más tiempo también puede aliviar la situación.
  • Estilo de vida: la sudoración excesiva suele deberse al peso excesivo, la adicción a la nicotina, el consumo excesivo de alcohol y de comida especiada y de bebidas con cafeína.
  • Hábitos de bebida: deberías aumentar la cantidad de agua natural que bebes.
  • Reducir el estrés y controlar las emociones: la meditación, los ejercicios de respiración, el yoga, las caminatas largas, los baños calientes y la música tranquila pueden ayudarte.

Si sigues estas sencillas sugerencias, puedes reducir significativamente la sudoración y evitar los inconvenientes derivados.

En el cuerpo humano, hay alrededor de 4 millones de glándulas sudoríparas de dos tipos: ecrinas y apocrinas. Por ejemplo, las últimas se encuentran en las axilas, en los genitales externos y en las areolas del pecho.

La secreción de estas glándulas genera un olor concreto, en ocasiones desagradable, a causa de la actividad bacteriana.

Si la zona genital se ha vuelto sudorosa, puede ser por varios motivos, como el calor o un ejercicio físico intenso. No te preocupes. Esto significa que tus glándulas sudoríparas funcionan de forma adecuada.

Puedes manejar el sudor excesivo siguiendo unas sencillas reglas de higiene.

Después de ducharte, seca bien la zona genital con la toalla, ponte ropa interior cómoda de tejidos naturales y viste preferiblemente faldas y pantalones sueltos cuando haga calor.

Si haces deporte a menudo, plantéate llevar ropa especial de entrenamiento ajustada. Reducirá la fricción de los pliegues de la piel y permitirá a tu cuerpo mantenerse fresco y seco.

Si tienes los pies húmedos constantemente y huelen mal, puedes sentirte muy incómoda. Hay una serie de razones para que esto suceda: predisposición genética, estrés, deficiencias hormonales, medicamentos.

Averigüemos cómo lidiar con la situación y aliviar tu afección.

  • Es importante prestar especial atención a la higiene de los pies, en particular, en la zona entre los dedos. Usar un jabón antibacteriano es una buena idea. También puedes sumergir los pies en té fuerte o en una solución de vinagre diluido.
  • No lleves los mismos zapatos todos los días. Deja que se sequen. Con temperaturas cálidas, es mejor llevar zapatos abiertos.
  • Hay productos especiales que también pueden ayudar. Las plantillas desechables con componentes antibacterianos de plantas absorberán la humedad y evitarán el mal olor. Los calcetines especiales para el sudor hechos con bambú o lana merina, o los que tienen paneles de malla, son de los más absorbentes, eliminan la humedad y tienen un potente efecto antibacteriano, que te ayudará a mantener los pies calientes en invierno y agradablemente frescos en verano.

Si ninguna de las sugerencias anteriores te funciona, existen opciones médicas para resolver el problema: antitranspirantes especiales, inyecciones de bótox, ionoterapia y otros.

La sudoración es una función fisiológica vital del cuerpo, producida por casi 4 millones de glándulas sudoríparas. Es la principal responsable de la termorregulación.

A veces, la sudoración puede estar provocada por las emociones. Se produce como respuesta al miedo, a la ansiedad, al estrés, a la agitación y al dolor, y no depende de la temperatura del entorno.

Entonces, se activa un mecanismo de protección interno, que hace que el cuerpo trabaje intensamente. Su temperatura aumenta, lo que conduce a la sudoración. En este caso, se estimulan las glándulas sudoríparas de la cara, axilas, palmas y pies.

Estos son algunos consejos para el tratamiento de la sudoración emocional:

  • La práctica habitual de respiraciones lentas y profundas durante unos minutos al día te ayudará a relajarte y a eliminar los efectos del estrés.
  • La música tranquila reduce la frecuencia cardiaca y la tensión arterial, además de calmar la respiración.
  • Un baño caliente, nadar o cualquier actividad acuática tendrán efectos beneficiosos en el sistema nervioso.
  • Si tomas nota de los acontecimientos excitantes y estresantes del día y analizas las causas, aprenderás a controlar la situación.
  • La risa es un remedio excelente para el estrés emocional. Acaba sin problemas con las reacciones estresantes.

Si la sudoración te preocupa demasiado y no consigues lidiar con ella tú sola, pide ayuda de un médico.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2695293/


https://www.webmd.com/skin-problems-and-treatments/stress#1


http://www.drypharmacist.com/excessive-sweating---more-ways-than-one.html


https://www.thompsontee.com/blog/8-types-of-sweating-problems


http://www.pmscomfort.com/pms-pmdd-symptoms/pms-hot-flashes.aspx


https://www.everydayhealth.com/specialists/menopause/manson/qa/hot-flashes-during-menstruation/index.aspx

Más artículos