1. Tu ciclo
  2. Salud
  3. Síntomas y enfermedades

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

Lo que deberías saber sobre la endometritis

Lee el artículo hasta el final para aprender los síntomas de la endometritis y cómo prevenirlos.

La endometritis es la inflamación del endometrio asociada a productos de la concepción retenidos tras un parto, aborto espontáneo, aborto o por cuerpos extraños como un DIU. El material retenido en el útero promueve la infección por flora bacteriana de la vagina o del tracto intestinal.

La tasa de endometritis postparto vaginal es del 2 %, y del 6 al 27 % tras una cesárea.

Entre las posibles causas de la endometritis se incluyen las siguientes:

  • Infecciones de transmisión sexual (ITS)
  • Tuberculosis
  • Cuerpos extraños o pólipos en el útero
  • Instrumentos de la cavidad uterina (como en una histeroscopia) 
  • Los dispositivos intrauterinos (DIU) se han identificado como posibles causas. Los catéteres pueden causar una infección al superar el retén cervical.
  • Los restos de la placenta que quedan en el útero tras un parto, un aborto espontáneo o una interrupción quirúrgica del embarazo.

Algunos posibles factores de riesgo son los siguientes:

  • Parto por cesárea
  • Corioamnionitis intrapartum 
  • Trabajo de parto prolongado
  • Exámenes pélvicos repetidos
  • Monitoreo fetal interno con electrodos en el cuero cabelludo del feto o catéteres de presión intrauterinos
  • Anemia
  • Romper aguas antes del parto: la incidencia aumenta con el tiempo hasta el principio del parto.

La mayoría de las complicaciones de la endometritis están relacionadas con un ciclo menstrual con sangre y la previsión de la menstruación. Tener relaciones sexuales con el período incrementa el riesgo de contraer una ITS.

Los síntomas típicos de la endometritis son los siguientes:

  • Fiebre 
  • Sangrado vaginal anormal 
  • Subvolución del útero 
  • Útero tierno y grande en examen abdominal
  • Dolor en las relaciones sexuales (dispareunia)
  • Recuento alto de linfocitos.

Solo un médico puede diagnosticar la endometritis según los síntomas desarrollados. 

Un médico buscará signos físicos de endometritis mediante un examen pélvico. En este examen, el médico palpará varias zonas pélvicas en busca de anomalías. 

Para diagnosticar la endometritis, se toman cultivos del cuello uterino para descartar ITS o infecciones bacterianas. Es posible que el médico finalmente no pueda confirmar la endometritis, pero se pueden identificar los patógenos con una biopsia del endometrio. 

Una vez se hayan valorado los análisis de sangre y los cultivos de muestras de orina, se toma sangre y flujo vaginal y se realiza una ecografía para ver el útero por dentro.

Se obtiene una comprensión mucho mejor de los tejidos y los órganos internos con una resonancia magnética. Además, las resonancias magnéticas dan mayor cobertura al médico en caso de cirugía del endometrio y determinan la ubicación y el tamaño de cualquier implante en el endometrio. Una TC realiza algo parecido, muestra imágenes de la zona de interés, como el abdomen. Las ecografías de endometrio también pueden aportar valor para el diagnóstico.

Se realiza una histeroscopia para comprobar el estado del revestimiento uterino. Se introduce una pequeña cámara y una fuente de luz por el cuello uterino y la vagina. Generalmente se inspecciona el revestimiento y se puede tomar una muestra de tejido. 

Las complicaciones de la endometritis incluyen:

  • Infertilidad: La biopsia del endometrio juega un papel importante en la evaluación de la infertilidad.
  • Infección pélvica: abscesos pélvicos, peritonitis pélvica con salpingitis, absceso tubo-ovárico, tromboflebitis séptica
  • Shock séptico con posible riesgo vital.

El tratamiento inmediato de la endometritis requiere el uso de antibióticos para prevenir complicaciones mayores. 

Es necesario tomar antibióticos para prevenir complicaciones debidas al patógeno. Los antibióticos deben tomarse a la hora indicada y en la dosis indicada. Los síntomas y el tratamiento de la endometritis puerperal son más intensos tras un parto, requieren hospitalización y curetaje uterino. En estos casos quirúrgicos, el pus y el tejido infectado deben retirarse de inmediato.

En casos agudos, potencialmente sin relación con el embarazo, se contrae debido a ITS o procedimientos ginecológicos invasivos. No es necesario el tratamiento quirúrgico en casos agudos, pero el médico puede recomendar un curetaje y la dilatación para mantener la concepción. Si la inflamación no responde, la histerectomía es una opción posible. La cirugía del endometrio es el último recurso. 

El tratamiento de elección para la endometritis crónica es la doxiciclina. La doxiciclina se toma de manera oral y, además de tratar el acné, las espinillas y los abscesos, ataca las bacterias y los protozoos como la clamidia y la sífilis. Viene en forma de jarabe y se toma una o dos veces al día, según indique el médico.

Como a menudo la endometritis está causada por las ITS, es necesario prevenir las enfermedades de transmisión sexual. Se deben seguir prácticas de sexo seguro y hacer un uso correcto de los preservativos.

La endometritis puerperal puede prevenirse tomando profilaxis antibiótica de acuerdo con tu médico. Esto puede ser beneficioso para las mujeres parturientas al prevenir la endometritis aguda y crónica.

Hemos explicado algunos conceptos clave sobre la endometritis. Si tienes síntomas similares, es recomendable seguir un tratamiento de la endometritis y evitar infectar a terceros con una ITS. Con los tratamientos médicos disponibles, puedes estar segura de liberarte de los síntomas más importantes.

Sin embargo, si crees que puedes tener una ITS o no comprendes por qué tienes dolor abdominal, acude siempre al médico antes de investigar en Internet. Los profesionales sanitarios te darán la información más importante sobre tu afección.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12844449



https://emedicine.medscape.com/article/254169-treatment


Más artículos