1. Tu ciclo
  2. Estilo de vida
  3. Higiene y belleza

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

Piercing genital: ¡seguro que no sabías todo esto!

La perforación genital es una forma extravagante de expresar tu estilo personal y aumentar el placer sexual. Sin embargo, te recomendamos que sopeses todos los pros y contras antes de tomar una decisión final.

Tipos de piercings vaginales

Los tipos más comunes de piercing genital femenino son: 

  • El piercing Christina, también conocido como piercing Venus
  • El piercing de clítoris
  • El piercing Fourchette
  • El piercing Princesa Diana
  • El piercing Princesa Albertina
  • Piercing horizontal en el prepucio del clítoris
  • Piercing vertical en el prepucio del clítoris
  • Piercing en triángulo
  • Piercing de los labios menores
  • Piercing de los labios mayores

Piercing vertical en el prepucio del clítoris

El piercing vertical en el prepucio del clítoris es el tipo más común de piercing genital femenino. Debido a la estructura vertical de los genitales femeninos, los piercings verticales en el prepucio son de rápida cicatrización. En el piercing vertical del prepucio, se coloca una barra ligeramente curvada a través de la piel que cubre el clítoris.

Puesto que un piercing de prepucio vertical se coloca de arriba hacia abajo, descansa cómodamente en la anatomía de las mujeres que lo usan.

El tipo de joya que se puede usar con estos piercings puede ser un anillo o una barra circular, una barra recta o una barra curva. Asegúrate de mantener la vagina limpia y de que el piercing no tenga bacterias para evitar infecciones.

Piercing horizontal en el prepucio

Un piercing horizontal es un piercing que se realiza horizontalmente a través del prepucio por encima del clítoris. Este piercing suele consistir en un anillo con una bola que descansa contra el clítoris, lo que proporciona estimulación a quien lo lleva.

El piercing horizontal en el prepucio del clítoris difiere de su homólogo de nombre similar,  el piercing vertical, en su orientación.

Para el piercing horizontal en el prepucio es necesario tener una anatomía muy particular; el prepucio debe sobresalir lo suficiente como para que el anillo permanezca plano cuando tengas las piernas cerradas.

Piercing en triángulo

Un piercing triangular es una innovación moderna y se realizó por primera vez a principios de la década los 90. En este tipo de perforación, una barra circular o de bola cautiva pasa horizontalmente a través del prepucio del clítoris, por detrás del clítoris y por debajo del tallo del clítoris.

La estimulación de este tipo de perforación genital proviene de la sensación adicional que se produce detrás del clítoris. El piercing triangular es muy diferente de otros piercings genitales, como los populares piercings verticales en el prepucio del clítoris, que entran en contacto con el clítoris por la parte delantera.

Piercings de los labios menores

El piercing de los labios menores es una perforación fácil de realizar y cicatriza rápidamente.

La perforación se realiza a través de los labios menores. Estos piercings pasan a través de los pliegues de piel sin vello en la parte posterior de los labios menores más gruesos que rodean la abertura vaginal. La piel es delgada (pero fuerte) y suave, con un abundante suministro de sangre, por lo que la cicatrización es rápida: normalmente, de 4 a 6 semanas.

Es posible que sientas una pequeña molestia o pellizco al sentarte durante la curación al principio. En este caso, es mejor evitar montar en bicicleta durante unas semanas.

Cómo hacerse un piercing genital

Los piercings genitales son una forma de embellecer el cuerpo. Se hace un agujero utilizando una aguja y se fija una pieza de joyería a los genitales pasándola por el agujero.

Los piercings genitales siempre deben ser realizados por un profesional autorizado.

Para hacer la perforación, el profesional primero limpiará la piel genital y luego marcará el lugar donde se realizará el piercing. El profesional solo debe emplear material quirúrgico y joyas estériles y sin abrir.

Con una pieza de joyería adherida a la aguja, el profesional la introducirá en la piel genital. Después de que el procedimiento haya terminado, el profesional te dará algunas instrucciones para el cuidado de tu piercing genital.

Asegúrate de quitarte las joyas genitales que lleves durante el parto.

Posibles complicaciones

Los piercings genitales femeninos pueden ocasionar graves problemas de salud, y las mujeres deben ser conscientes de las posibles complicaciones.

Algunas posibles complicaciones y riesgos asociados a la perforación genital femenina son sangrado, infección bacteriana, lesiones nerviosas, cicatrices gruesas en el sitio de la perforación, reacciones alérgicas debidas a las joyas, desfiguración y traumatismo en los tejidos, hepatitis B y C, y VIH.

Sin embargo, estas complicaciones pueden evitarse con el uso de joyas y material esterilizados y nuevos.

Como es de esperar, el parto puede complicarse con perforaciones genitales, debido a su proximidad al canal de parto.

Armstrong, M. L., Caliendo, C., & Roberts, A. E. (2006). Genital piercings: What is known and what people with genital piercings tell us. Urologic Nursing, 26(3), 173.

Armstrong, M. L., Koch, J. R., Saunders, J. C., Roberts, A. E., & Owen, D. C. (2007). The hole picture: risks, decision making, purpose, regulations, and the future of body piercing. Clinics in dermatology, 25(4), 398-406.

Caliendo, C., Armstrong, M. L., & Roberts, A. E. (2005). Self‐reported characteristics of women and men with intimate body piercings. Journal of Advanced Nursing, 49(5), 474-484.

Millner, V. S., Eichold II, B. H., Sharpe, T. H., & Lynn Jr, S. C. (2005). First glimpse of the functional benefits of clitoral hood piercings. American journal of obstetrics and gynecology, 193(3), 675-676.

Quaranta, A., Napoli, C., Fasano, F., Montagna, C., Caggiano, G., & Montagna, M. T. (2011). Body piercing and tattoos: a survey on young adults' knowledge of the risks and practices in body art. BMC public health, 11(1), 774.

Más artículos