1. Tu ciclo
  2. La menopausia
  3. Síntomas

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

Causas de los pólipos uterinos, una causa frecuente del sangrado durante la menopausia

Si mencionas las palabras «pólipos uterinos» a la mayoría de mujeres, te responderán con una mirada ausente. Esta no es una afección con la que muchas mujeres estén familiarizadas, pero los pólipos no son infrecuentes. Según algunas estimaciones, al menos el 10 % de las mujeres sin síntomas visibles se diagnostican con pólipos uterinos (también conocidos como pólipos endometriales). Los pólipos también son una causa muy frecuente del sangrado vaginal anormal.

Recibir el diagnóstico de pólipos uterinos puede ser preocupante para una mujer y es natural tener preocupaciones con respecto al cáncer. Aunque en la mayoría de casos, los pólipos son completamente benignos y no son cancerígenos, algunos pólipos endometriales sí pueden convertirse en cáncer en etapas posteriores. Por esta razón, es importante que las mujeres sean conscientes de esta afección y su tratamiento.

Muchas mujeres no saben que tienen pólipos uterinos hasta que los diagnostica un profesional sanitario. El momento del diagnóstico puede causar ansiedad y es normal tener preocupaciones sobre esta afección. Si te encuentras en esta situación o incluso si no lo estás, una de las mejores cosas que puedes hacer es conocer más sobre esta afección y sus síntomas.

Los pólipos uterinos son pequeños crecimientos de tejido en la parte interior del vientre (también conocido como útero). Debido a que estos crecimientos se dan en el endometrio (el revestimiento del útero), también se conocen como pólipos endometriales.

Los pólipos pueden variar mucho de tamaño: algunos son tan pequeños como una semilla de sésamo y otros pueden ser tan grandes como una pelota de golf. También es posible tener un solo pólipo o muchos, ya que la mayoría de pólipos se quedan dentro del útero. Sin embargo, en algunos casos, el pólipo podría salir por el cuello uterino (el cuello del útero) hasta la vagina.

Es frecuente que esta afección no presente síntomas y muchas mujeres pueden desconocer completamente que tienen pólipos.

Aunque recibir un diagnóstico de pólipos endometriales puede ser angustiante, recuerda que en la mayoría de los casos, estos son totalmente benignos (no cancerígenos). Tener pólipos no significa que tengas cáncer, pero deberías ser consciente de que algunos pólipos pueden acabar siendo cáncer.

Después del diagnóstico, tu médico te hará recomendaciones con respecto a la variedad de opciones de tratamiento para los pólipos uterinos que tienes a tu disposición. También te hablará acerca del riesgo de que se desarrolle el cáncer más adelante.

Algunos factores que pueden aumentar el riesgo de padecer de pólipos endometriales son:

  • obesidad
  • hipertensión
  • menopausia
  • tomar tamoxifeno, un medicamento contra el cáncer de mama

Aunque muchas mujeres con pólipos endometriales no presentan síntomas, el signo más habitual es el sangrado. Para las mujeres posmenopáusicas, el sangrado vaginal puede significar que han aparecido uno o más pólipos. Si te preocupa que este pueda ser tu caso, consulta con un médico en quien confíes, ya que podrá darte recomendaciones como experto sobre los exámenes más adecuados.

En algunos casos, los pólipos endometriales reaparecen en las mujeres y regresan los síntomas. Si esto sucede, tendrás que retomar el tratamiento, ya sean los medicamentos o procedimiento quirúrgico.

Todavía no sabemos exactamente cuál es la causa de los pólipos endometriales, pero los niveles de hormonas pueden influir en cómo aparecen. Durante tu ciclo menstrual, el nivel de estrógeno en tu cuerpo aumenta y disminuye, y esto es lo que causa que el revestimiento de tu útero se desarrolle en preparación para un óvulo fecundado.

La hiperactividad en el desarrollo del revestimiento resulta en un pólipo uterino. Estos afectan con mayor frecuencia a mujeres antes y durante la menopausia. Esto quiere decir que tienes más probabilidades de recibir un diagnóstico de pólipos en la década de los 40 y los 50, cuando los niveles de estrógenos en tu cuerpo fluctúan. En algunos casos, las mujeres de menor edad también pueden presentar pólipos. 

Los pólipos uterinos pueden causar ningún síntomas, especialmente si hay un solo pólipo o si son pequeños. El signo más usual es el sangrado, pero podrías percibir cualquier combinación de otros síntomas de los pólipos uterinos:

  • menstruaciones irregulares que varían en tiempo e intensidad
  • menstruaciones abundantes
  • sangrado o manchado entre menstruaciones
  • sangrado después de la menopausia
  • dificultad para quedarte embarazada

Los síntomas de los pólipos uterinos pueden ser idénticos a los del cáncer uterino incluso si la mayoría de los casos son benignos, por lo que es importante tomarse en serio la afección. Los pólipos tienen más probabilidades de ser un precursor del cáncer en mujeres que son posmenopáusicas.

Tu médico también tiene que examinar si hay fibromas uterinos en lugar de pólipos. Hay muchas semejanzas entre los pólipos y los fibromas, pero presentan varias diferencias importantes. A diferencia de los pólipos, que crecen desde el revestimiento del útero, los fibromas aparecen desde el músculo de la pared uterina.

Los fibromas pueden provocar sangrados abundantes, pero también se relacionan con síntomas como dolor, estreñimiento y dificultad para orinar. Se pueden examinar los fibromas mediante los mismos métodos que se utilizan con los pólipos endometriales.

Hay diferentes métodos disponibles para investigar en mayor detalle los pólipos endometriales. Tu médico podrá explicarte cuál de estos está disponible y es el más adecuado para ti:

  • Ecografía. Se inserta un dispositivo pequeño y delgado como una varita en tu vagina y este produce una imagen de tu útero. Tu médico también puede introducir un tubo delgado en tu vagina e inyectar solución salina en tu útero. Esto lo expandirá y permitirá verlo mejor durante la ecografía (esto se conoce como histerosonografía). 
  • Histeroscopia. Se inserta un telescopio pequeño y flexible, llamado histeroscopio, en tu vagina y útero. Esto permitirá que el médico vea el interior de tu útero y compruebe si tienes pólipos. Tu médico también puede extirpar cualquier pólipo que encuentre durante la histeroscopia.
  • Biopsia del endometrio. Mientras examina tu útero, es posible que el médico use un instrumento de plástico para tomar una muestra del tejido de tu endometrio. Enviará esta muestra a un laboratorio y realizará una exploración minuciosa para detectar señales de cáncer.
  • Legrado. Este es un procedimiento quirúrgico que se lleva a cabo en un quirófano. Se utiliza un instrumento metálico, llamado legra, para tomar muestras de tejido de los pólipos. La legra también se utiliza para extirpar los pólipos.

No dudes en consultar con tu médico tus dudas si no tienes claro algún aspecto de estas pruebas.

Tu médico te recomendará el mejor tratamiento para tu caso en particular. Esto puede incluir cualquiera de las siguientes opciones:

Actitud expectante. Si tienes pólipos endometriales que no te causan síntomas y que son benignos, el médico puede decidir no hacer nada. Puedes esperar y ver si desaparecen solos. Sin embargo, tu médico podría recomendarte aun así la extirpación de pólipos si estás en la etapa de la menopausia o perimenopausia o si tienes un mayor riesgo de cáncer uterino.

Medicamentos. Hay varios medicamentos disponibles para el tratamiento de los pólipos uterinos. Estos medicamentos se conocen como gestágenos y agonistas de la hormona liberadora de gonadotropina. Estos funcionan mediante el control de tus niveles de hormonas (que podrían verse afectadas por la menopausia y otros factores). Estos medicamentos pueden reducir el tamaño de los pólipos y mejorar los síntomas como el sangrado abundante. Desafortunadamente, estos síntomas suelen volver tan pronto como dejas de tomarte los medicamentos.

Además de los tratamientos médicos anteriormente mencionados, tu médico puede recomendarte opciones quirúrgicas que tengas a tu disposición.

¿Сómo se operan los pólipos uterinos? Se pueden tratar los pólipos endometriales mediante los mismos métodos con los que se hacen los exámenes. Por ejemplo, se pueden extirpar durante una histeroscopia o un legrado. En los casos en los que haya células cancerosas, puede ser necesario extirpar todo el útero a través de un procedimiento conocido como histerectomía. Esta puede ser una situación perturbadora para muchas mujeres, pero tu médico podrá ofrecerte su opinión de experto en estos casos.

La amplia variedad de opciones médicas y quirúrgicas que tienes disponibles para el tratamiento de pólipos endometriales pueden causar estrés y desconcierto en muchas mujeres. Recuerda que tu médico desea lo mejor para ti, así que no dudes en consultarle acerca de cualquier aspecto de tu tratamiento. De esta manera, puedes tener confianza de que recibirás la mejor atención médica posible.

https://www.webmd.com/cancer/cervical-cancer/uterine-polyps#1

https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/uterine-polyps/symptoms-causes/syc-20378709

https://www.nhs.uk/conditions/womb-cancer/


Más artículos