1. Tu ciclo
  2. Salud
  3. Síntomas y enfermedades

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

Esa sensación constante de querer ir al baño… 17 causas de la micción frecuente en mujeres

¿Tienes ganas frecuentes de orinar? Hoy, investigamos las causas de las ganas frecuentes de orinar en mujeres e intentamos averiguar cómo orinar con menos frecuencia.

La sensación constante de micción está asociada con varias afecciones médicas graves:

Infecciones del tracto urinario

Una infección del tracto urinario (ITU) es una infección de los órganos del sistema urinario como el uréter, la vejiga, los riñones y la uretra. Las mujeres tienen un mayor riesgo de sufrir este tipo de infecciones que los hombres. Uno de los síntomas más fuertes de esta infección es la continua y fuerte urgencia de tener que miccionar.

Incontinencia

Muchas personas sufren de incontinencia urinaria en algún punto de sus vidas. Esta afección se describe como la pérdida del control de la vejiga o la involuntaria pérdida de orina. Es algo muy común y causa vergüenza muy a menudo. Las causas de la micción frecuente son: el embarazo, los cambios asociados con la edad, afecciones neurológicas, infecciones bacterianas en las mujeres, que pueden irritar la vejiga y provoca la sensación de micción y, en muchos casos, la incontinencia. A veces, si hay heces duras y compactas en el recto, esto puede provocar la hiperactividad de los nervios de la vejiga y te provoca la sensación constante de miccionar.

Menopausia

Muchas mujeres experimentan problemas de vejiga cuando entran en la menopausia. Cuando las mujeres tienen la menopausia, los ligamentos de los músculos que mantienen el suelo pélvico se debilitan. Debido a la caída de los niveles de estrógeno, estos ligamentos y los tejidos pueden perder su elasticidad y fuerza. Incluso una pequeña presión en la vejiga por reírte, estornudar o toser puede causar la pérdida de orina.

Piedras en el riñón

Las piedras en el riñón son minerales y sal en forma rocosa hechos de ácido úrico o de calcio. Se desarrollan dentro del riñón y viajan a otras partes del tracto urinario, lo que provoca incomodidad o dolor. Esto provoca la necesidad de ir al baño de forma más continua que antes y significa que la piedra está en la parte baja del tracto urinario. 

Piedras en la vejiga

Las piedras en la vejiga aparecen cuando los minerales de la orina se cristalizan. Hay veces en las que estas piedras son asintomáticas. Sin embargo, si las piedras irritan las paredes de la vejiga o bloquean el flujo de orina, esto puede provocar sangre en la orina, dolor en el bajo abdomen y miccionar con frecuencia. 

Infecciones en la vejiga

El síntoma más común de la infección en la vejiga en la urgencia de orinar. La bacteria que entra a través de la uretra y se mueve a la vejiga causa estas infecciones.

Obstrucción del cuello de la vejiga

La obstrucción primaria del cuello de la vejiga (OPCV) es una afección en la que el cuello de la vejiga es incapaz de abrirse adecuadamente a la hora de miccionar, lo que da como resultado un aumento de la actividad del esfínter estriado o la prevención del flujo urinario cuando no hay otra obstrucción anatómica, como aquella provocada por un agrandamiento benigno de la próstata en hombres o el prolapso genitourinario en las mujeres.  La obstrucción primaria del cuello vesical puede tener una variedad de síntomas, incluida la incontinencia.

Cistitis 

La cistitis es la inflamación de la vejiga y la principal causa de las infecciones bacterianas. Los síntomas de la afección pueden ser presión en el bajo abdomen, dolor pélvico y un aumento las ganas de orinar frecuente.

Uretritis

La uretritis es una afección en la que la uretra, encargada de llevar la orina de la vejiga hacia el exterior, se inflama. Su causa más común es la infección bacteriana. 

Estenosis de la uretra

La estenosis de la uretra es la formación de cicatrices en o alrededor de la uretra, que causa el estrechamiento o bloqueo de la vía por la que la orina sale de la vejiga. Esto puede llevar a una infección, a una herida o a la inflamación de la vejiga. Es más común en hombres que en mujeres. Esta afección causa problemas de querer orinar continuamente y también puede provocar complicaciones como infecciones del tracto urinario graves, retención de la orina y daño en el riñón.

Pielonefritis

Es una infección bacteriana que comienza en el bajo tracto urinario proveniente de la uretra y que se multiplica y se expande hasta la vejiga. Una mujer puede sufrir pielonefritis estando embarazada. 

La uretra en la mujer es mucho más corta en comparación con la del hombre, por eso las bacterias entran con tanta facilidad en sus cuerpos. Esto hace que las mujeres sean más propensas a las infecciones de orina y de riñón y aumenta el riesgo de sufrir pielonefritis aguda. Esa afección aumenta las ganas frecuentes de orinar en mujer.

Hidronefrosis

Es una afección caracterizada por el alargamiento y la inflamación de los riñones debido a la incapacidad de la orina de salir de los riñones por completo. Esto se debe a un bloqueo u obstrucción. Como resultado, el riñón se llena de orina y presiona a los órganos adyacentes. Si esta afección no se trata, los riñones se dañan para siempre. El orinar con frecuencia y el aumento de las ganas de orinar es uno de los síntomas de esta afección.    

Neuropatía autónoma

La neuropatía autónoma son los síntomas que ocurren como resultado de un daño a los nervios que desempeñan las funciones diarias. Esto ocurre cuando los nervios que controlan las funciones involuntarias del cuerpo están dañados. 

Artritis reactiva

La artritis reactiva es una afección inflamatoria en la que se sufre dolor articular, rigidez e hinchazón por una infección en el cuerpo. Una enfermedad de transmisión sexual o una infección bacteriana en el intestino son las causas más comunes que provocan el desarrollo de esta enfermedad. También puede provocar síntomas en el tracto urinario como las ganas de orinar con más frecuencia. 

Esclerosis múltiple

Es una enfermedad en la que el sistema inmunitario daña la membrana protectora de los nervios funcionales. Los problemas urinarios son uno de los síntomas más comunes de esta enfermedad y puede tener un gran impacto en varios aspectos de tu vida diaria. La esclerosis múltiple causa la rotura en el funcionamiento de las señales del nervio que dirigen el movimiento de la orina en tu cuerpo, así que fluye involuntariamente cuando no estás preparado.

Cáncer de ovarios

El cáncer de ovarios es conocido como el “asesino silencioso” por la ausencia de síntomas en la fase inicial. Una de las señales incluye un aumento de las ganas de ir al baño. El cáncer de ovarios es complicado de diagnosticar en las fases iniciales. Normalmente se desarrolla como un bulto indoloro en el ovario que aumenta gradualmente. No presenta ningún síntoma hasta que es grave.

Cáncer de vejiga

Las células cancerígenas desarrollan tumores en el revestimiento de la vejiga y cubren las paredes musculares, lo que provoca síntomas relacionados con la micción frecuente en las mujeres. El cáncer de vejiga se caracteriza por un aumento en las ganas de ir al baño y por la sangre visible en la orina.

Cómo orinar menos: tratamiento para la frecuencia urinaria

Es importante que entiendas las causas de micciones frecuentes para que se pueda tratar. Por suerte, las respuestas están a nuestra disposición. Hemos dados muchos pasos importantes en la medicina, en el tratamiento de enfermedades y en la mejora de la calidad de vida.  Por lo que los problemas de salud como el orinar frecuentemente pueden ser tratados en el mundo del avance científico. 

Entrena la vejiga

En esta terapia, el intervalo de tiempo de ir al baño se aumenta progresivamente durante 12 semanas. Esto ayuda a entrenar tu vejiga y así tener menos presión para orinar con más frecuencia.

Cambia tu dieta

Consume comida que no irrite tu vejiga. Evita la cafeína, el chocolate, las comidas con tomate, el alcohol y la comida picante. Consume comida rica en fibra para evitar el estreñimiento y así no empeorar los síntomas del síndrome de vejiga hiperactiva.

Controla la ingesta de bebida 

Evitar beber antes de irte a la cama, ya que puede provocar la micción durante la noche.

Ejercicios de Kegel

Estos ejercicios proporcionan fuerza a los músculos de alrededor de la vejiga y la uretra, mejoran el control de la vejiga y reducen la urgencia y frecuencia de miccionar. Ejercitar los músculos pélvicos durante 5 minutos 3 veces al día mejora el rendimiento de la vejiga.

Medicamentos para la micción frecuente

Los medicamentos como la darifenacina, Noctiva, Tofranil y Ditropan son medicinas que tratan el problema de una micción frecuente.

Botox

El botox relaja la vejiga cuando se lo inyecta en el músculo de la vejiga y, además, aumenta su capacidad, lo que reduce los casos de pérdida de orina.

Estimuladores de los nervios pequeños

Estos aparatos se implantan bajo la piel y pueden manipular las contracciones de los órganos y músculos del suelo pélvico.

Aharony, S. M., Lam, O., & Corcos, J. (2017). Evaluation of lower urinary tract symptoms in multiple sclerosis patients: Review of the literature and current guidelines. Canadian Urological Association Journal, 11(1-2), 61.
Blackmer, J. (2003). Rehabilitation medicine: 1. Autonomic dysreflexia. Canadian Medical Association Journal, 169(9), 931-935.
Bradberry, S. (2007). Acetone. Medicine, 35(11), 581.
Bruce, A. W., Chadwick, P., Hassan, A., & VanCott, G. F. (1973). Recurrent urethritis in women. Canadian Medical Association Journal, 108(8), 973.
de Almeida, C. R., Carneiro, K., Fiorelli, R., Orsini, M., & Alvarenga, R. M. P. (2013). Urinary dysfunction in women with multiple sclerosis: analysis of 61 patients from Rio de Janeiro, Brazil. Neurology international, 5(4).
Hajiha, M., & Elterman, D. (2016). Urinary urgency and frequency in a 53-year-old woman. Canadian Medical Association Journal, 188(1), 59-60.
Hunt, S. (2017). Frequent Urination Treatment. Nursing for Women's Health, 21(3), 159.
Krassioukov, A., Warburton, D. E., Teasell, R., Eng, J. J., & Spinal Cord Injury Rehabilitation Evidence Research Team. (2009). A systematic review of the management of autonomic dysreflexia after spinal cord injury. Archives of physical medicine and rehabilitation, 90(4), 682-695.
Nitti, V. W. (2005). Primary bladder neck obstruction in men and women. Reviews in urology, 7(Suppl 8), S12.
Sibilia, J., & Limbach, F. X. (2002). Reactive arthritis or chronic infectious arthritis? Annals of the rheumatic diseases, 61(7), 580-587.
Venkatesh, L., & Hanumegowda, R. K. (2017). Acute pyelonephritis-correlation of clinical parameter with radiological imaging abnormalities. Journal of clinical and diagnostic research: JCDR, 11(6), TC15.

Más artículos