1. Tu ciclo
  2. Salud

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

¿Por qué es malo el tabaco? 14 razones para dejar de fumar

Para comprender por qué el tabaco es dañino, es importante entender cómo perjudica casi todos los órganos del cuerpo. Ya sea el corazón, los pulmones, los vasos sanguíneos, la boca o incluso la piel, ningún órgano es inmune a los efectos negativos del tabaco.

Sistema cardiovascular

Fumar tiene consecuencias inmediatas y a largo plazo para el sistema cardiovascular. Las sustancias químicas que contiene el tabaco dañan los músculos del corazón y hacen que los vasos sanguíneos se vuelvan más estrechos.

Esto significa que los fumadores menores de 40 años tienen cinco veces más probabilidades de sufrir un derrame cerebral o un ataque cardíaco. El monóxido de carbono en el humo del tabaco se adhiere a la hemoglobina y dificulta que la sangre transporte oxígeno a sus órganos.

Sistema inmunológico

También se ha demostrado que el consumo de tabaco debilita el sistema inmunológico, lo que merma la capacidad de combatir las infecciones. Esto te hace más vulnerable a las enfermedades y provoca que estas sean más duraderas y graves. Los fumadores también presentan de dos a cuatro veces más probabilidades de desarrollar neumonía y otras infecciones respiratorias.

Cerebro

Algunos estudios han relacionado el tabaquismo con el daño cerebral y el deterioro de la memoria. El tabaco parece acelerar el adelgazamiento de la corteza cerebral, responsable de la memoria, el lenguaje y la percepción.

Además, las investigaciones muestran que puede haber una conexión entre fumar y la demencia o la contracción del cerebro (atrofia cerebral).

Huesos

Además de interferir en la absorción de calcio del cuerpo, las sustancias químicas del tabaco pueden dañar las células óseas. Los huesos rotos de los fumadores tardan más tiempo en curarse que los de los no fumadores, a la vez que son más susceptibles a la osteoporosis y a las fracturas.

Pulmones

Fumar destruye las vías respiratorias y los sacos de aire de los pulmones, conocidos como alvéolos. Puede llevar a enfermedades potencialmente mortales como la neumonía, el cáncer de pulmón y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

El alquitrán y las sustancias químicas del tabaco se acumulan en los pulmones, lo que causa irritación y daño pulmonar.

Boca

El consumo regular de tabaco también aumenta las probabilidades de desarrollar cáncer de boca y de labios, lengua, faringe o laringe, y también fomenta la caries dental y la enfermedad de las encías.

La nicotina restringe el flujo sanguíneo a la boca, lo que significa que cualquier herida o úlcera oral sanará mucho más lentamente.

Sistema reproductor

Según los estudios, fumar puede causar problemas de fertilidad tanto en hombres como en mujeres. En los hombres, las sustancias químicas del tabaco dañan los espermatozoides y pueden provocar disfunción eréctil. En las mujeres, estos químicos afectan la producción de estrógeno, la hormona responsable de la ovulación.

Además, pueden causar periodos irregulares y menopausia temprana. En general, los fumadores son un 60 por ciento más propensos a ser infértiles que los no fumadores.

Sistema circulatorio

El monóxido de carbono del humo del tabaco se adhiere a la hemoglobina y restringe el flujo de oxígeno a través de la sangre. Esto significa que los fumadores con frecuencia tienen una presión arterial alta, daño en las arterias, coágulos de sangre y derrames cerebrales.

Estómago

Al destruir su revestimiento protector, el tabaco permite que los ácidos del estómago fluyan de regreso al esófago, lo que causa acidez estomacal y aumenta la posibilidad de tener úlceras pépticas. Los fumadores también son más propensos a desarrollar cáncer de estómago y esófago.

Piel

Los estudios han demostrado que los fumadores tienen el doble de probabilidades de padecer carcinoma de células escamosas, el segundo tipo más común de cáncer de piel. Además, el consumo de tabaco acelera el proceso de envejecimiento de la piel, ya que la nicotina impide que el oxígeno y los nutrientes lleguen a las células de la piel.

Sistema muscular

Los músculos del cuerpo también se ven afectados negativamente por el tabaquismo. Los fumadores tienden a tener menos fuerza muscular, masa muscular e incluso flexibilidad.

Niveles de energía

La mayoría de las personas fumadoras tienen niveles generales de energía más bajos. Esto se debe al deterioro de la circulación de oxígeno y nutrientes en la sangre.

Salud mental

Aunque la mayoría de los fumadores dependen de los cigarrillos para aliviar temporalmente el estrés, este hábito en realidad aumenta la ansiedad, el estrés y la depresión a largo plazo. La nicotina estimula la liberación de dopamina en el cuerpo, que es una hormona de bienestar que activa el centro de recompensa del cerebro.

Comer alimentos azucarados o refinados tiene un efecto similar. Con el tiempo, sin embargo, el consumo de tabaco dificulta la capacidad del cuerpo para producir su propia dopamina, lo que a veces crea adicción de por vida.

Salud física

Además de los muchos efectos nocivos que el tabaco tiene en los órganos y sistemas del organismo, décadas de investigación han demostrado su conexión con numerosos tipos de cáncer. Estos incluyen cáncer de pulmón, cáncer de páncreas, cáncer de boca y labios, cáncer de vejiga y más tipos.

Se ha comprobado que el tabaco tiene un efecto sumamente dañino para el cuerpo. El tabaco a menudo se relaciona con una mayor probabilidad de sufrir un ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, varias formas de cáncer y problemas de fertilidad.

La naturaleza adictiva de la nicotina hace que dejar de fumar se vuelva extremadamente difícil. Pero con el abandono del tabaco llega una gran cantidad de beneficios, sin mencionar la posibilidad de revertir gran parte del daño causado por el tabaquismo.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3686151/

https://www.cancer.org/cancer/cancer-causes/tobacco-and-cancer/health-risks-of-smoking-tobacco.html

https://www.lung.org/stop-smoking/smoking-facts/health-effects-of-smoking.html

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK53021/

http://www.ncsct.co.uk/usr/pub/smoking_and_bone_health.pdf

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3514468/#B12

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22178906

http://www.dh.gov.uk/en/Publicationsandstatistics/Publications/PublicationsPolicyAndGuidance/DH_101070Regulated

https://jamanetwork.com/journals/jamainternalmedicine/fullarticle/217624

https://www.dhsv.org.au/__data/assets/pdf_file/0015/35502/140731-Smoking_FINAL.pdf

https://www.niddk.nih.gov/health-information/digestive-diseases/smoking-digestive-system

https://www.skincancer.asn.au/page/2263/about-smoking-and-skin-health

https://www.betterhealth.vic.gov.au/health/healthyliving/smoking-effects-on-your-body

https://www.cancer.org/healthy/stay-away-from-tobacco/benefits-of-quitting-smoking-over-time.html

https://www.cancer.org/healthy/stay-away-from-tobacco/benefits-of-quitting-smoking-over-time.html