1. Tu ciclo
  2. Salud
  3. Síntomas y enfermedades

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

Lunares poco comunes y cómo tratarlos

Un lunar (o nevos) es una concentración densa de células de la piel llamadas melanocitos que se han agrupado en lugar de extenderse. Este tipo de célula es lo que le da a la piel su color. Debido a que los lunares están compuestos de células productoras de melanina, la exposición a la luz solar o las fluctuaciones hormonales pueden hacer que se oscurezcan. Algunos lunares se convierten en lunares atípicos y pueden requerir atención médica.

¿Cómo es un lunar atípico?

Un lunar atípico o lunar displásico puede ser más grande que otros lunares, de forma irregular o puede tener bordes borrosos.

Si tienes un lunar atípico, asegúrate de decírselo a tu médico. Cuando te haces un chequeo, el médico examina tu piel y detecta si hay algún lunar que tiene un aspecto inusual.

Tratamiento de los lunares atípicos

Los lunares atípicos deben ser examinados y revisados cada cierto tiempo. Si el médico encuentra uno, será necesario examinarlo cada año, y se recomienda que le avises si cambia de alguna manera.

En muchas ocasiones, cuando se producen cambios en un lunar, el médico recomendará que sea extirpado. Se enviará una muestra de las células del lunar atípico para su análisis a fin de determinar si son benignas (no cancerosas) o malignas (cancerosas).

Cuando esta muestra de tejido (biopsia) llega al laboratorio, se examina con un microscopio. Los lunares atípicos se examinan para detectar cualquier característica inusual y se clasifican como leves, moderados o graves.

Si la biopsia muestra un lunar atípico leve o moderado y ha sido completamente extirpado, no se requiere ningún otro tratamiento. Los lunares que son muy atípicos cuando se examinan con el microscopio pueden requerir una cirugía un poco más amplia para asegurarse de que no vuelvan a crecer.

Síntomas y señales de un lunar atípico

Es importante prestar atención a cuándo un lunar se vuelve atípico. Las características que se deben tener en cuenta se pueden recordar fácilmente utilizando la abreviatura ABCDE.

Características ABCDE

Entre las características de los lunares atípicos se incluyen las siguientes:

A: asimetría​

Un lunar normal tiene la misma apariencia en todo el lunar. Un lunar asimétrico tiene una porción irregular, es decir, una parte del lunar no coincide con el resto.

B: borde​

El borde del lunar atípico o los límites del lunar son desiguales, borrosos o irregulares.

C: color​

Un lunar normal es de color marrón. El color de un lunar atípico no es el mismo en todas partes o tiene tonos marrones, negros, azules, blancos o rojos.

D: diámetro​

Los lunares atípicos suelen ser mayores de 6 mm (¼ de pulgada), del tamaño de la goma de borrar de un lápiz, pero pueden ser más pequeños.

E: evolución​

Un lunar atípico podría evolucionar con el paso del tiempo. Puede cambiar de tamaño, forma, volumen y color. El lunar puede comenzar a causar dolor, hincharse, sangrar, picar, supurar o formar costras.

Si recuerdas la regla ABCDE, puedes estar al tanto de cualquier cambio en los lunares de tu cuerpo. La revisión de los lunares para detectar cambios se debe hacer cada mes, al igual que los autoexámenes de los senos. Si notas algún cambio, registra lo que ves y comunícaselo a tu médico. 

Procedimiento de eliminación de lunares atípicos

El proceso para extirpar un lunar es bastante simple y se puede realizar en un consultorio médico, clínica u otros centros ambulatorios. La extirpación de un lunar atípico generalmente se realiza de una de dos maneras.

Para la extracción de cualquier lunar, primero se anestesia la zona. Si se trata de un lunar pequeño, el lunar y una pequeña cantidad de tejido se pueden extirpar con un bisturí, generalmente sin puntos de sutura.  

Si el lunar es más grande o de forma irregular, el médico necesitará extirpar el lunar y una pequeña cantidad del tejido sano que lo rodea. Este procedimiento suele requerir al menos un punto de sutura para cerrar el área.

Prevención de los lunares atípicos

La mejor prevención para los lunares atípicos es proteger la piel de la sobreexposición a los rayos UV. Esto se puede hacer aplicando protector solar antes de salir al exterior y volviéndolo a aplicar frecuentemente, especialmente después de nadar o hacer ejercicio. También puedes usar ropa protectora para prevenir la exposición al sol. Con un examen anual de la piel se puede identificar cualquier lunar atípico.

https://www.aocd.org/page/AtypicalMoles

https://jamanetwork.com/journals/jamadermatology/fullarticle/2588561

http://www.bad.org.uk/shared/get-file.ashx?id=152&itemtype=document

https://www.aad.org/media/stats/prevention-and-care/sunscreen-faqs

Más artículos