Biblioteca de salud
Biblioteca de salud
Calculadoras
Calculadoras
Acerca de
Acerca de
    ¡Flo Parejas ya está aquí! Descubre por qué lo necesitas y cómo registrarte 

    Posturas sexuales para tener una niña: ¿qué dice la ciencia?

    Publicado el 21 de diciembre de 2022
    Datos verificados
    Revisado por profesional médico Dra. Amanda Kallen, Profesora asociada de obstetricia, ginecología y endocrinología reproductiva, Yale University School of Medicine, Connecticut, EE. UU.
    Normas de verificación de datos en Flo

    Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

    Hay multitud de afirmaciones acerca de cómo tener una niña, desde las posturas sexuales hasta programar la concepción. Vamos a diferenciar la realidad de la ficción con ayuda de una ginecóloga.

    Escrito por Allie Anderson 

    La mayoría de los futuros progenitores simplemente quieren que su bebé sea feliz y tenga salud. Sin embargo, según una encuesta que Gallup realizó en 2018, el 36 % de los estadounidenses afirmó que prefería tener un niño, mientras que el 28 % reconoció querer tener una niña. El 36 % indicó que no tenía preferencias. A pesar de que algunas personas afirmaron que les era indiferente, parece ser que muchas siguen teniendo una imagen mental de cómo será su familia. Pero ¿puedes influir en el sexo de tu bebé? 

    La idea de ayudar a la madre naturaleza a hacer su trabajo y poner determinadas posturas para quedarse embarazada de una niña no es algo nuevo. Sin embargo ¿cuál es la explicación científica? Hemos hecho esta pregunta a una ginecóloga para que nos aclare las dudas.

    ¿Cómo puede ayudarte Flo?

    Posturas sexuales para tener una niña: cómo concebir una niña

    Cada persona tiene 23 pares de cromosomas, uno de los cuales es el responsable de su sexo biológico. En un embarazo, el bebé heredará un cromosoma sexual de cada progenitor.

    Del óvulo procede un cromosoma X, mientras que del espermatozoide puede proceder un cromosoma X o un cromosoma Y. Si se unen dos cromosomas X, al bebé se le asignará el sexo femenino cuando nazca, mientras que si se unen un cromosoma X y uno Y, se le asignará el masculino. En conclusión, es el espermatozoide el que determina el sexo biológico de un bebé: para concebir una niña, un espermatozoide portador del cromosoma X debe ganar la carrera por alcanzar al óvulo y fecundarlo.

    En este punto, es importante aclarar la diferencia entre sexo y género. Tu sexo biológico es lo que tu médico/a te asigna al nacer y está relacionado con tus características biológicas. El género es la forma en la que te percibes. Para algunas personas, su sexo y su género coinciden. Para otras, no ocurre lo mismo, lo cual es completamente normal. 

    Posturas sexuales para tener una niña: posibilidades de tener una niña

    La proporción del nacimiento de niñas con respecto al de niños, se inclina ligeramente hacia los niños. De acuerdo con un informe de 2011 de la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente el 49 % de los nacimientos corresponde a niñas, mientras que el 51 % corresponde a niños. 

    Posturas sexuales para tener una niña: el método Shettles

    Si buscas posturas sexuales para concebir una niña, no cabe duda de que verás alguna mención al polémico «método Shettles». ¿Y qué es exactamente?

    En la década de 1960, el físico estadounidense Landrum B. Shettles estudió los espermatozoides y su comportamiento. Sus descubrimientos recibieron el nombre de «método Shettles», que sentó las bases de su libro superventas titulado Elige el sexo de tu bebé. A continuación, ampliamos con más información.

    Por décadas desde entonces, hay parejas que han ido programando el momento de mantener relaciones sexuales y eligen posturas concretas para aumentar las posibilidades de concebir una niña o un niño, a pesar de la abundancia de pruebas que demuestran que eso no tiene ninguna influencia (además de que el sexo biológico del bebé no tiene por qué coincidir con su género). 

    Sara Twogood, doctora y ginecobstetra en el Cedars Sinai Medical Group de Los Ángeles, afirma que el método Shettles está obsoleto y es impreciso. «El Dr. Shettles basó su teoría en una recopilación de datos, por lo que, en ese sentido, se trata de una teoría científica», afirma. «Sin embargo, otros muchos estudios niegan esta teoría. No hay pruebas de que al mantener relaciones sexuales en una postura concreta o en un momento determinado del ciclo menstrual aumenten las posibilidades de tener una niña».

    Profundicemos en las afirmaciones de Shettles y en otros mitos sobre la concepción para averiguar qué dice la ciencia al respecto.

    Posturas sexuales para tener una niña: diferencias en el esperma

    Shettles observó el esperma a través de un microscopio y afirmó haber descubierto dos cosas: que los espermatozoides con el cromosoma X, encargados de concebir niñas, no solo son más largos que los espermatozoides con el cromosoma Y, sino que también viven más tiempo y sobreviven con más facilidad en entornos levemente ácidos, como la vagina.

    También afirmó que los espermatozoides con el cromosoma Y pueden nadar con más rapidez porque son más pequeños y más aerodinámicos. Sin embargo, también mueren más rápido y tienen preferencia por entornos menos ácidos, como el útero y el cuello uterino. 

    Puede que te estés preguntando por qué importa todo esto. Se debe a que si quieres concebir una niña, de acuerdo con Shettles, tendría sentido intentar contribuir a que los espermatozoides con el cromosoma X fecunden al óvulo. No obstante, en los estudios realizados desde entonces se ha descubierto que los espermatozoides con el cromosoma X y los que tienen el cromosoma Y no son tan diferentes como Shettles creía.

    De hecho, la tecnología reproductiva ha evolucionado tanto en los 50 años posteriores a la publicación del libro de Shettles que, para estudiar los espermatozoides de cerca, la comunidad científica usa ahora análisis informáticos en lugar de microscopios. Se ha descubierto que no existen diferencias estructurales entre los espermatozoides de ambos cromosomas, aparte de las diferencias en su ADN (el cromosoma que portan). 

    Posturas sexuales para tener una niña: programar el sexo para concebir una niña

    Shettles también creía que programar el sexo en función del ciclo menstrual puede influir en tus posibilidades de concebir una niña. 

    «Esta teoría dice que el cromosoma X es más grande y pesado que el cromosoma Y, por lo que los espermatozoides con el cromosoma Y nadan más rápido», explica Twogood. «Los espermatozoides portadores del cromosoma X son más tenaces, por lo que mantener relaciones sexuales mucho antes de tu ovulación hará que tengas más posibilidades de concebir una niña».

    En concreto, para aumentar las posibilidades de concebir una niña, Shettles recomendó mantener relaciones sexuales en los días inmediatamente posteriores al periodo y abstenerse por completo unos tres días antes de la ovulación. Según afirmó, para el momento en el que ovules, lo más seguro es que solo los espermatozoides con el cromosoma X sigan vivos, ya que son los que suelen vivir más.

    Sin embargo, hay miembros de la comunidad científica que niegan esto. Por ejemplo, en la obra que la investigadora de salud pública Elizabeth Whelan realizó en la década de 1970, se contradecía el método Shettles e incluso se llegaba a sugerir lo contrario. Whelan advirtió que mantener relaciones sexuales entre cuatro y seis días antes de la ovulación (o, dicho de otro modo, más cerca del final de la menstruación) favorecería que se concibiera un niño en lugar de una niña.

    El epidemiólogo y doctor Allen J. Willcox y sus colegas también observaron los resultados de 192 embarazos entre 221 mujeres sanas en Carolina del Norte en la década de 1980. En su investigación, publicada en 1995, no se detectaron «diferencias sistemáticas entre los patrones de las relaciones sexuales en las que se concebían niños y en las que se concebían niñas».

    En definitiva, programar el sexo con la esperanza de tener una niña carece de fundamento científico. Lo que sí sabemos es que mantener relaciones sexuales en tu ventana fértil hará que tengas más posibilidades de quedarte embarazada, ya sea de una niña o de un niño. Descargarte una aplicación de seguimiento del periodo como Flo y usar nuestra herramienta para calcular los días fértiles de una mujer puede ayudarte a saber cuándo tienes más probabilidades de concebir.