1. Tu ciclo
  2. Salud
  3. SPM y TDPM

Normas de verificación de datos en Flo

Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

Causas de la fatiga: Cómo combatir el cansancio antes del período

Sentirse cansada a veces es completamente normal. Todos nos sentimos agotados en algún momento de nuestra vida. Sin embargo, si te sientes agotada frecuentemente, este es uno de los síntomas principales del síndrome de fatiga crónica. El dolor de cabeza, las náuseas, la pérdida de apetito y el cansancio extremo durante el período también pueden ser señales de que tu cuerpo no está del todo bien. Veamos cuáles pueden ser las causas de cansancio y fatiga en la menstruación y qué ayuda puedes obtener para recuperar tu energía.

Hay muchos factores normales que afectan tu energía y estado de alerta. Incluso sentirte agotada ocasionalmente es algo normal.

Sin embargo, ¿tu energía siempre da un bajón cuando se acerca tu período? Si es así, puedes estar presentando fatiga debido al síndrome premenstrual (PMS, por sus siglas en inglés).

No estás sola. Muchas sufren de cansancio SPM ( síndrome premenstrual) y la confunden con depresión, pereza o retraimiento social. No te desanimes por sentirte de esta manera.

El síndrome premenstrual (PMS, por sus siglas en inglés) es un trastorno real que puede ser demasiado intenso, incluso para las más fuertes. El cansancio premenstrual que lo acompaña no se irá por sí misma, pero hay formas de aliviar los síntomas.

Lo primero que puedes hacer es darte un tiempo para alejarte de todo y relajarte. No te sientas mal por no estar activa. En todo caso, estás haciendo mucho por tu salud y por tu productividad a largo plazo.

No tienes que estar activa constantemente, especialmente en los días cercanos a tu período. Tomarte un tiempo para recuperarte y relajarte puede ser justo lo que tu cuerpo necesita para detener los síntomas de fatiga en el periodo menstrual.

  • No dormir lo suficiente (insomnio, jet lag).
  • Estrés, depresión.
  • Hábitos alimentarios poco saludables (picar entre comidas, comida basura, desnutrición, comer en exceso, consumo excesivo de cafeína).
  • Algunas enfermedades crónicas (p. ej., fibromialgia, diabetes, enfermedades cardíacas, etc.).
  • Entrenamientos rigurosos o ausencia de actividad física.
  • Deshidratación.
  • Deficiencia de hierro.
  • Algunos medicamentos, etc.

La mayoría de las veces, la fatiga puede deberse a tus rutinas y hábitos alimentarios. Llevar una dieta equilibrada ayuda a mantener las concentraciones normales de azúcar en la sangre.

Para evitar sentirte cansada cuando baja el azúcar en la sangre, intenta desayunar todos los días. A la hora de seguir una dieta para tratar el síndrome de fatiga crónica, asegúrate de que todas tus comidas tengan proteínas (carne, pescado, judías, huevos, etc.) y carbohidratos complejos (verduras verdes, cereales integrales, pastas y panes integrales, patatas, maíz y calabaza, judías, lentejas y guisantes) y trata de tomar tentempiés de forma regular.

Los tres principios para un plan de dieta saludable para la fatiga crónica son la variedad, la moderación y el equilibrio. Seguir estos principios te ayudará a evitar todas las causas del cansancio y síndrome premenstrual extremo.

Registra todas tus decisiones alimentarias y mira si hay conexiones entre lo que comes y lo enérgica o cansada que te sientes.

Si sientes fatiga, puede ser debido a la deshidratación. Por lo general, la sensación de tener sed se siente después de que tu cuerpo haya detectado que está deshidratado, por lo que es difícil recuperar el tiempo perdido de tu ingesta de agua. 

Intenta:

  • beber agua con regularidad si no hay contraindicaciones relacionadas con consumir mucha agua
  • bebe al menos dos vasos de agua al día una hora antes y una hora después de realizar actividad física intensa
  • bebe agua durante tu entrenamiento.

El síndrome de fatiga crónica (CFS, por sus siglas en inglés) es una enfermedad crónica que no está relacionada directamente con el ciclo menstrual. Pero con frecuencia, puede empeorar en algunos momentos de tu ciclo menstrual. Otro nombre para el síndrome de fatiga crónica (CFS, por sus siglas en inglés) es encefalomielitis miálgica

El síntoma principal del síndrome de fatiga crónica (CFS, por sus siglas en inglés) es una fatiga continua y una sensación de estar agotada que afectan drásticamente a tu vida diaria y no desaparece con el descanso o el sueño. 

Hoy en día, todavía se desconocen las causas exactas del síndrome de fatiga crónica (CFS, por sus siglas en inglés). Sin embargo, se considera que los siguientes factores promueven su desarrollo: 

  • Una infección viral
  • Desequilibrio de la flora intestinal
  • Problemas del sistema inmunitario
  • Estrés
  • Medicamentos hormonales

El síndrome de fatiga crónica (CFS, por sus siglas en inglés) o encefalomielitis miálgica (ME, por sus siglas en inglés) involucra múltiples síntomas, entre los cuales destacan:

  • Ansiedad o depresión
  • Hinchazón
  • Estreñimiento o diarrea
  • Pérdida de memoria o falta de concentración
  • Dolor de cabeza o migraña
  • Presión arterial baja
  • Náuseas o vómitos
  • Problemas para dormir, etc.

Mejorar la duración y calidad de tu sueño puede ayudarte a aliviar algunos de los síntomas del síndrome de fatiga crónica, como insomnio, hipersomnia, cansancio después de despertarse o alteraciones del ritmo del sueño-vigilia.

También se ha encontrado que una dieta rica en verduras mejora la salud y elimina algunos de los síntomas del síndrome de fatiga crónica (CFS, por sus siglas en inglés). Se recomienda que las personas con el síndrome de fatiga crónica (CFS, por sus siglas en inglés) o encefalomielitis miálgica (ME, por sus siglas en inglés) coman más verduras para garantizar una ingesta adecuada de nutrientes, reducir la inflamación y tener un peso corporal saludable. 

Monitoriza tus síntomas a lo largo del tiempo. Si no desaparecen en 3 meses, consulta a tu médico para que te recete los medicamentos pertinentes.

Cualquier actividad física es una «bebida» energética para nuestro cuerpo. Cuanto más activos estemos, más enérgicos nos sentiremos.

Hacer deporte nos ayuda a fortalecer nuestra salud, estar en buena forma y aumentar nuestra energía y estado de ánimo. Aunque te sientas muy agotada, intenta encontrar el momento para hacer ejercicio. Esto recargará tu energía y te ayudará a afrontar las dificultades del día a día. Además, te ayudará a estar de buen humor.

Intenta aprovechar cada oportunidad que tengas para estar en movimiento. Camina cuando estés hablando por teléfono o levántate del escritorio y camina siempre que puedas.

¡Vive una vida sana, mantente activa y disfruta del resultado!

http://www.webmd.com/sleep-disorders/ss/slideshow-fatigue-causes-and-remedies

http://www.webmd.com/women/guide/heavy-period-causes-treatments

http://www.nhs.uk/Conditions/vitamins-minerals/Pages/Iron.aspx

https://www.womenshealth.gov/a-z-topics/chronic-fatigue-syndrome

Más artículos