Biblioteca de salud
Biblioteca de salud
Calculadoras
Calculadoras
Acerca de
Acerca de
    ¡Flo Parejas ya está aquí! Descubre por qué lo necesitas y cómo registrarte 

    Secreción blanca durante el sexo: ¿qué es? ¿Y por qué ocurre?

    Publicado el 21 de diciembre de 2022
    Datos verificados
    Revisado por profesional médico Dra. Anna Targonskaya, Ginecobstetra
    Normas de verificación de datos en Flo

    Todo el contenido de Flo Health se adhiere a las normas editoriales básicas relativas al rigor médico, la credibilidad de los datos y la vigencia de la información. Para saber qué hacemos para ofrecerte la información más fiable sobre salud y estilo de vida, consulta nuestros criterios de revisión de contenidos.

    Si te preguntas: ¿está bien tener relaciones sexuales con secreción blanca?, te contamos que el líquido blanco espeso en la mujer al tener relaciones sexuales es más frecuente de lo que puedas creer. A continuación, te contamos todo lo que debes saber.

    ¿Alguna vez has notado que tu cuerpo produce un flujo blanco después de tener relaciones con otra persona o cuando te das placer en solitario? En tal caso, no solo te ocurre a ti: una de las búsquedas más frecuentes en Google es «flujo blanco durante el sexo». Pero ¿qué es y por qué sucede?

    Seguramente has oído hablar del concepto de «estar mojada» durante el sexo en educación sexual, pornografía o charlas con personas de tu entorno. Sin embargo, el líquido blanco que expulsan las mujeres durante el sexo es la misma sustancia similar al moco que puedes encontrar en tu ropa interior en tu día a día. Puede ser más espeso y translúcido, más fino y húmedo o algo intermedio.

    Sea cual sea el aspecto del flujo blanco, es una parte absolutamente normal de las relaciones sexuales. De hecho, es la respuesta natural que tiene tu cuerpo al sentir excitación para aumentar la lubricación. 

    Solo debes recordar que, cuando se trata de salud íntima, no hay nada que sea igual para todo el mundo. Por eso, es posible que tu flujo blanco sea distinto del de cualquier persona de tu entorno. La consistencia y el color también pueden depender de muchos otros factores, de los que hablaremos más adelante.

    Si sabes qué aspecto tiene el flujo normal, podrás detectar mejor si tienes infección o si debes hablar con tu médico/a. Esto es todo lo que necesitas saber.

    Secreción blanca durante el sexo: ¿qué aspecto tiene el flujo vaginal normal?

    Como hemos mencionado antes, el aspecto, la textura y el color de un flujo vaginal normal pueden variar un poco de una persona a otra. Antes de hablar de su apariencia, hablemos de para qué sirve.

    La vagina (o la parte interior de tus genitales) en realidad se limpia sola gracias al flujo. Las glándulas de la vagina y del cuello del útero liberan una secreción para eliminar bacterias o células más antiguas que puedan provocar una infección. Debes considerar el flujo como el gel de ducha de tu cuerpo, por lo que solo tienes que lavarlo con agua. 

    Es normal empezar a producir flujo durante los meses anteriores a tu primer periodo. Por otro lado, la producción de flujo se ralentiza cuando te encuentras en la fase de transición a la menopausia.

    No existe un flujo «normal» como tal, ya que cada persona es diferente. Sin embargo, el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés) señala que un flujo vaginal normal en lo que a salud se refiere debe ser blanco o transparente y no debe tener un olor fuerte ni desagradable. 

    Del mismo modo, si tu flujo es espeso o pegajoso, no debes preocuparte. El flujo también puede ser más resbaladizo y elástico, algo parecido a las claras de huevo. Esto significa que la ovulación, es decir, el momento en el que un ovario libera un óvulo, está a punto de comenzar. 

    No entres en pánico si tu flujo deja una mancha blanca o amarillenta en tu ropa interior o en las sábanas. Es algo completamente normal y somos muchas personas las que lo experimentamos (aunque no hablemos de ello).

    Secreción blanca durante el sexo: ¿por qué sucede?

    Debes estar preguntándote qué relación existe entre el flujo vaginal que produces en tu día a día y la lubricación natural que tu cuerpo produce cuando sientes excitación. 

    Dicho en pocas palabras, el objetivo principal de cualquier tipo de flujo es hidratar la vagina. No obstante, incluso cerca de la ovulación, que es cuando seguramente notarás más flujo del normal en tu ropa interior, la lubricación puede no ser suficiente para que el sexo sea placentero. Por ello, se requiere más humedad.

    Ese es el motivo por el que, cuando sientes excitación sexual, ocurren varias cosas para crear más lubricación. La excitación hace que fluya más sangre hacia la vulva, lo cual provoca que los vasos sanguíneos se hinchen y permitan el paso de secreciones a través de sus paredes. Las glándulas de Bartolino (que se encuentran en la vulva, justo en el exterior de la apertura de la vagina) y las glándulas de Skene (alrededor de la uretra) producen secreción adicional para ayudar a reducir la fricción e irritación del sexo con penetración. Esta secreción suele ser blanca. Por cierto, si te interesa el tema, tenemos un artículo sobre el orgasmo femenino.

    No hay una cantidad concreta de flujo que «debas» producir cuando sientes excitación. Tampoco hay una cantidad que pueda considerarse excesiva. Sin embargo, si no produces suficiente lubricación natural durante el sexo para que este sea placentero, es posible que se deba a la influencia de tus niveles hormonales, medicación que estés tomando (como anticonceptivos hormonales) o el tipo de actividades sexuales que practiques. 

    Y, hablando de los niveles hormonales, el momento del ciclo menstrual en el que te encuentres también puede influir. Los niveles de estrógeno están más bajos al inicio del ciclo menstrual, por lo que puedes notar que segregas menos flujo blanco durante el sexo. 

    Secreción blanca durante el sexo: ¿de qué forma se relaciona tu flujo vaginal con tu ciclo menstrual?

    Tu periodo, el flujo que segregas a lo largo del mes y el flujo blanco que produces durante el sexo pueden parecer sucesos independientes, pero en realidad están relacionados de forma intrínseca. 

    La pubertad provoca cambios hormonales en tu cuerpo, incluida la producción de flujo cuando se acerca tu primer periodo. 

    Durante el periodo, tu cuerpo hace que se desprenda el revestimiento uterino, que sale en forma de sangre, pero también hay un poco de flujo mezclado. Aproximadamente una semana después del periodo (unos días antes de la ovulación), el flujo es elástico, transparente y con una consistencia parecida a las claras de huevo. En esto intervienen los altos niveles de estrógeno, ya que tus ovarios se preparan para liberar un óvulo. Flo te ofrece herramientas para calcular cuándo ovulas y los días fértiles de una mujer.

    En la mitad del ciclo, durante la ovulación, el flujo puede parecer resbaladizo o más fino. Más adelante, durante la segunda parte del ciclo menstrual, tras la ovulación, puedes notar un flujo cremoso y blanco. En ese momento, el flujo vaginal normal suele ser blanco, cremoso, lechoso u opaco, y en ocasiones es espeso. 

    Siempre que tu flujo no tenga un olor fuerte y desagradable ni vaya acompañado de síntomas como picor, ardor, micción dolorosa o dolor durante las relaciones sexuales, lo más seguro es que sea normal.

    Secreción blanca durante el sexo: causas de un flujo vaginal más abundante

    Puede ser complicado identificar pequeños cambios en el flujo vaginal. Sin embargo, si notas que el color y la consistencia de tu flujo cambian, no te asustes. 

    Suelen influir factores como el momento del ciclo en el que te encuentres o que sientas excitación, y normalmente no hay de qué preocuparse.

    Por ejemplo, si se producen cambios en tu flujo antes de mantener relaciones sexuales o durante estas, simplemente puede tratarse de la respuesta natural de tu cuerpo a sentir excitación. Como fluye más sangre hacia tus genitales, el flujo sale a la superficie para ayudar con la lubricación. Puedes notar humedad tras las relaciones sexuales. 

    Del mismo modo, en los días previos a la ovulación, tu cuerpo libera más estrógeno, lo que también hace que el flujo vaginal cambie durante la ovulación. Hacer un seguimiento de tu ciclo menstrual con aplicaciones como Flo puede ser útil para comprender qué está pasando. 

    Tus niveles de estrógeno también están elevados al comienzo del embarazo, lo que significa que puedes producir más flujo de lo normal. De esta forma, tu cuerpo protege el óvulo fecundado de infecciones. Durante el embarazo, lo normal es que el flujo tenga la misma apariencia que de costumbre. 

    Secreción blanca durante el sexo: ¿es mi flujo normal?

    Hay una serie de señales o cambios que deberías conocer por si se dieran en tu flujo vaginal o en tu bienestar general, ya que podrían ser indicativos de una infección: 

    • Cambio en el color
    • Cambio en el olor
    • Otros síntomas como dolor, quemazón o picor alrededor o dentro de la vagina